IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 16 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.29

21.48

Foto: Wendy Rufino. Cuauhtémoc Cárdenas habla sobre su infancia y sobre la Izquierda en México.

Cuauhtémoc, un hombre de pensamiento crítico

18 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Texto: Neftalí Coria

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano es una figura fundamental en la política mexicana; indudable la importancia de su participación en las últimas décadas de la historia reciente y sus oscilaciones políticas. Una figura que ha marcado rumbos en los procesos de una izquierda que sigue su destino incierto, como todas las ideologías a las que, invariablemente, el tiempo las hunde o las hace renacer. Un hombre de pensamiento crítico. Hijo de un ícono en la historia de México y perseverante personaje en el escenario de la política mexicana. No se puede olvidar su participación en las elecciones de 1988, como candidato al puesto que su padre ocuparía cuando él fue niño y donde por vez primera estuvo a punto de hacer salir de Los Pinos, al partido que él había abandonado años atrás.

En la breve entrevista que tuvimos en las oficinas de la coordinación de asuntos internacionales del Gobierno de la Ciudad de México en el Centro histórico; Cuauhtémoc se mostró amable y con la disposición que es común en los hombres públicos de hablar ante las cámaras. Vestía traje color oscuro y con la seriedad legendaria que le hemos visto desde los años ochenta cuando fuera Gobernador de Michoacán, se dispuso a escuchar las preguntas como la figura pública que sabe de entrevistas y conversaciones para los medios de comunicación.

1 de mayo en el diario de su padre

De principio, hago un comentario respecto al conocido escrito del candidato Lázaro Cárdenas del Río en su diario, mientras estaba en campaña y buscaba la presidencia de la República que en aquel 1934, arrasaría con su triunfo. El General escribió: “Amalia dio a luz un niño y se llamará Cuauhtémoc Lázaro Cárdenas Solórzano”. Era primero de mayo y su padre daría por la radio un saludo a los trabajadores, dada la fecha conmemorativa, la cual también mencionaen su diario.

Al momento del triunfo para la presidencia de la República, antes del 30 de noviembre que tomara protesta del cargo, el General Lázaro Cárdenas del Río habló para los medios, y se conserva el video. Dijo a la letra: “Momentos antes de  asumir la presidencia de la República, mi esposa y yo, enviamos a todos los elementos revolucionarios del país, nuestro más cariñoso saludo, haciendo votos por la prosperidad de esta nación.” Junto al nuevo presidente, a las afueras de la casa donde hasta entonces vivían, estaba Amalia Solórzano y tenía a su inquieto primogénito en brazos. Aquel pequeño –testigo de las palabras de su padre tan significativas–, era Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. En el video (por muchos conocido), aparece una escena simbólica y un momento de alto contenido histórico; llegaba al poder uno de los presidentes más significativos de la historia de este país, y para aquel niño–testigo y visto desde las postrimerías del siglo, el símbolo de su destino.

Meses después, con el arribo a la presidencia del General, se cambiarían de casa. Cuauhtémoc, contaba meses de edad cuando se convertiría en inquilino de Los Pinos; su padre había ganado la presidencia de la República: se trazaba un nuevo destino para el país. Allí, en la residencia presidencial creció y tiene sus primeras memorias. Cuauhtémoc Cárdenas recuerda cómo era el jardín inmenso de sus juegos.

–No había barda como la que existe ahora –dice–, antes no existía; había una malla ciclónica, como se le conoce y un seto de truenos, que era lo que circundaba el predio. Había una alberca de agua muy fría… (Sonríe).

En aquellos seis años que no sólo fueron importantes para el niño Cuauhtémoc, sino para el país, sucedieron acontecimientos históricos como la expropiación petrolera y el reparto agrario.

Los primeros años de la vida de Cuauhtémoc los pasará en la casa presidencial que desde entonces se llamaría “Los Pinos”, y a la que consideraba naturalmente como su casa,pues allí sucedieron los juegos de la niñez y el despertar al mundo. Recuerda con mucha claridad que allí, en esos años, en aquella alberca de agua fría, aprendió a nadar. Recuerda también los viajes a donde lo llevaron sus padres, entre ellos, Cuernavaca y a donde iban, siempre había oportunidad de albercas.

La importancia de su padre

Siendo su padre, el presidente de la República Mexicana, al niño, no le parecía algo extraordinario en principio, pero poco a poco cobró conciencia que su padre tenía una dimensión distinta a la de los demás; Cuauhtémoc describe a su padre como una persona muy cariñosa, muy cercano a él. Y cree que el momento en que logró dimensionar la importancia del hombre que era su padre, se debió a su madre. Escuchaba lo que ella platicaba con otras personas y ante la presencia de Cuauhtémoc. Su padre tenía cualidades que lo distinguían de los demás, de manera que con el tiempo pudo saber de su importancia con claridad.

Durante el sexenio que vivió en Los Pinos, Cuauhtémoc en su convivencia diaria jugaba con niños de su edad quienes eran primos e hijos de funcionarios que también habitaban aquella residencia, y se acuerda especialmente de un grupo de muchachos de diferentes partes del país, a quienes su padre había invitado a vivir en Los Pinos para que pudieran ir a la escuela y aunque eran un poco mayores que él, también convivía con ellos. Cuauhtémoc se acuerda que aquellos niños ya iban a la escuela y él aún no, porque para el último año de gobierno de su padre él apenas estaba ingresando al Jardín de Niños.

Con su padre, había una conversación abierta y franca. El General siempre tuvo para él una respuesta abierta a las preguntas que su hijo le hacía y que se compartían con la familia y amigos cercanos.

El Colegio de San Nicolás

Después que su padre dejara la presidencia, Cuauhtémoc Cárdenas vivió en Michoacán (entre Jiquilpan y Pátzcuaro). Le tocó por edad escolar, cursar el primer año de la escuela primaria en Jiquilpan y en Pátzcuaro, aunque terminó ese año lectivo en Jiquilpan.

Luego vendría la Segunda Guerra Mundial, y su padre se haría cargo –por invitación de Ávila Camacho– de la región militar del Pacífico y con su madre, tuvieron que moverse a Mazatlán, ahí comenzó el segundo grado de primaria,  después irían a Ensenada, donde lo terminó. Más tarde regresaría a la Ciudad de México. Ante estos cambios de residencia, él pudo hacer amigos en distintos lugares; algunos los conservó por muchos años, aunque hoy muchos ya faltan.

En su niñez, Cuauhtémoc Cárdenas leyó biografías de héroes y caudillos  latinoamericanos, libros sobre pintores, navegantes y cuentos. Recuerda las ediciones para niños más comunes en esa época, eran argentinas y españolas. Sin duda, ha sido un lector de libros diversos, entre ellos, libros de política e historia.

Como suele ser, para Cuauhtémoc, fue muy significativoque la etapa de la escuela preparatoria la cursara en el Colegio de San Nicolás. De allí partieron sus amistades entrañables, quienes además colaborarían con él cuando fue Gobernador de Michoacán. Una etapa formativa, advierte, y aunque corta muy significativa, pues es la etapa de las vacilaciones, de las grandes decisiones y del inicio de un destino en su vida profesional.

Haber estudiado el bachillerato en el Primitivo Colegio de San Nicolás, fue un privilegio, para el fundador del Partido de la Revolución Democrática, dado el significado histórico y cultural que tiene el propio edificio.

Ingeniería civil para construir

Más tarde estudiaría Ingeniería Civil, al preguntarle la razón de tal decisión, inevitablemente encuentro en su respuesta algo que vislumbre: “construir” era el verbo que presentí..

–Es una actividad Constructiva –respondió–, es una actividad que permite estar en contacto con la gente, se construye para algo, se construye para la gente de forma directa o indirecta, cuando se organiza una obra, pues participa uno con equipos de distintas disciplinas para poder llevarla a cabo.

Su preparación en el extranjero, principalmente en Francia, incluyó estudios de desarrollo regional, aprovechamiento hidráulico y desarrollo urbano.

Entre sus aficiones al deporte, se cuenta el beisbol y el frontenis, que precisamente jugó durante sus estudios preparatorianos en Morelia y una de las actividades deportivas que siempre ha estado presente en su vida, es la natación.

–Siempre he nadado –recalca–, siempre he sido un aficionado a la natación.

La visión del presente de México

En relación a su visión del presente, su mirada a este tiempo convulso de nuestro país, su opinión –como sabemos– ha sido invariable. Al momento de la entrevista –meses antes–, había  sucedido la polémica ruptura con su partido, que otrora, hubo fundado. Y ante mi pregunta, de cómo ha visto el país y qué cosas faltan para que estas convulsiones sociales puedan ceder, no dudó en decir, que le preocupa mucho que después de una etapa de desarrollo, de crecimiento, de mejoramiento, las condiciones de vida de la gente durante los treinta y tantos años, han ido para atrás.

–Y esto aparte de irritante –asegura–, es sumamente preocupante; porque está a la vista que crece el número de pobres, se incrementa la violencia y la economía no crece…

Y cree con toda claridad que es la falta de una política de Estado la que nos ha llevado justamente a esta situación.

Cuauhtémoc Cárdenas asegura que hace falta la educación cívica. Hace falta –dice– que haya en México una educación de mayor calidad, porque en ese aspecto hemos retrocedido. El Ex Gobernador de Michoacán, está seguro que esto es lo que hace falta para cambiar este país, y ve con preocupación que a los jóvenes mexicanos se les cierran las puertas para mejores oportunidades, porque como es evidente, no sólo en la Ciudad de México, sino en toda la República y en la propia Universidad Michoacana, los jóvenes son rechazados, jóvenes que quisieran seguir estudiando una carrera profesional. El que también fuera Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, deja en claro que el Estado no ha atendido las necesidades de ampliar las capacidades de nuestras universidades en todo el país:

–Veo con preocupación –asegura con suma firmeza– que a los jóvenes se les están cerrando oportunidades, cuando una sociedad responsable y un gobierno responsable tendrían que estar haciendo justamente lo contrario, garantizar que el joven tuviese las condiciones y oportunidades para desarrollarse y así servir mejor al conjunto de la población.

La divulgación de la cultura y las artes

Es imposible dejar de lado y no mencionar, que en su gestión como Gobernador de Michoacán –1981 para ser exactos–, sucedió el Festival Internacional de Poesía que con el tiempo se convertiría en uno de los más importantes del mundo, dada la importancia de aquellas figuras que participaron en el inolvidable Festival; Jorge Luis Borges, GünterGrass, Thomas Tranströmer, SeamusHeaney, W. S. Merwin, IvanMalinowski, Allen Ginsberg, Vasko Popa, AndreiVoznesenski, sólo por mencionar figuras centrales entre los que se cuentan tres Premios Nobel.

Al respecto Cuauhtémoc Cárdenas, antes de despedirse, me dice que en ese ámbito debe haber oportunidades para el acercamiento a la cultura, porque el Estado tiene la obligación de ofrecerla y de abrir todas las vías posibles para la divulgación de la cultura regional, nacional e internacional. Además de promover la formación en las artes, cualquiera que sea la disciplina.

Las oportunidades que los mexicanos deben tener para acercarse a la cultura y las artes, deben comenzar desde el Jardín de Niños. Y agrega, también en la otra parte del desarrollo humano que es el deporte, debe suceder lo mismo.

Comparte la nota

Publica un comentario