IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 18 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Wendy Rufino. El saxofón se convirtió en el instrumento favorito de Juan Alzate y hoy lo coloca como uno de jazzistas más importantes de nuestro país.

La música, inspiración de vida de Juan Alzate

20 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Neftalí Coria / La Voz de Michoacán.
Oficio complejo y de paciencia es la música, perseverancia y habilidad para agudizar el oído y aprender lo que dicen los sonidos del mundo, lo que las palabras del aire significan en el corazón del hombre que despierta a su propio mundo sonoro y en él irrumpe con un instrumento en sus manos para intervenir y vencer al propio aire. A ese oficio le apostó la vida Juan Alzate Núñez, quien desde los ocho años, estaba decidido a tocar el clarinete, pues nunca dudó que la música sería el camino por el que iría en la vida suya.

Después de haber escuchado a Benny Goodman, se sintió cautivado por aquel tejido sonoro de uno de los emblemas de Jazz y el Swing del siglo XX. Sin dudarlo, la música estaba escrita en los sueños de su niñez y en las tempranas decisiones compartidas en las conversaciones de la buena relación que Juan llevaba con su madre desde siempre.

El clarinete estaba en el centro de sus sueños, porque Goodman lo había emponzoñado. Mientras conversaban madre e hijo, ella propuso que mejor se inclinara por el saxofón y en un viaje a Estados Unidos, sin más le trajo uno, aunque no era el que Juan hubiera querido. Su mamá le había traído un saxofón tenor y el hubiera querido un soprano. Fue la mejor equivocación, porque Juan descubriría que allí se completaba su destino y aquel era el saxo en el que Juan no había imaginado lo que allí descubriría. La partida y las cartas estaban ya sobre la mesa y Juan comenzó el juego. Llegaría la adolescencia madura y su maestro de literatura Gaspar Aguilera, le dio a leer “El perseguidor” de Julio Cortázar, esa historia demencial de Charlie Parker, y la balanza seguiría inclinándose hacia el Jazz, quizás por la libertad que provoca escucharlo y explorar en un instrumento como ejecutante.

Para más información consulte la edición impresa de este 21 de noviembre.

Comparte la nota

Publica un comentario