IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Wendy Rufino. Pedro Dimas Aparicio sabe que a finales de los años cuarenta la música lo llevó a su seno y desde muy temprano en su vida, se vio atraído por ella.

Pedro Dimas Aparicio, el rumbo de la música

25 de diciembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Por Neftalí Coria
Cuando los hombres son tocados por la misteriosa mano del arte, están destinados a no escapar de sus bienes o al menos de probar las mieles de sus favores en los que vive la belleza como inigualable atractivo humano.

En nuestras tradiciones y en esta extremadamente rica cultura purépecha, la música ha tenido importantes exponentes; Los Erandi, Las hermanas Pulido, Los hermanos Dimas de Santa Fe de la Laguna, entre otros ejecutantes de esa armonía hermosa, triste, profunda y amorosa que es la música de estas regiones michoacanas.

Y así como en otras culturas, la música ha cautivado a los subordinados suyos y de manera inesperada, aparece en nuestra historia, como una manifestación natural que elige a los suyos y los convierte en sus diestros ejecutantes. A don Pedro Dimas Aparicio, aunque no recuerda el año exacto (sabe que a finales de los años cuarenta, tal vez el año cuarenta y ocho), la música lo llevó a su seno y desde muy temprano en su vida, se vio atraído por ella. Fue cuando se compró una mandolina y en ella comenzó a tocar; él aprendió solo de inmediato. Tocaba sonecitos de oído y al parecer, aunque aún no se daba cuenta, su destino hacia el rumbo de la música ya se estaba escribiendo.

Para más información consulte la edición impresa de este 26 de diciembre

Comparte la nota

Publica un comentario