IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto: La Voz de Michoacán. Felipe Calderón Hinojosa, expresidente de México.

Somos lo que hemos hecho: Calderón

8 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Neftalí Coria / La Voz de Michoacán
Las personas que se transforman en personajes de sí mismos, siempre tendrán un halo que los convierte en imágenes de la empresa que emprendieron y la imagen de aquello que se les dio ser. Imágenes de lo que lograron consolidar en sus obras y/o en sus desempeños profesionales.

Somos lo que hemos hecho, lo creo fielmente, en cualquiera que sea el campo donde los hombres crezcan y se desarrollen. Somos lo que la vida hizo con nosotros y seremos lo que la vida siga construyendo o destruyendo de nosotros irremediablemente. No hay más, nuestro desempeño en el mundo nos modela. En el caso de Felipe Calderón Hinojosa (Morelia, Mich. 1962) su carrera política –vertiginosa y afortunada–, pronto lo llevó al escalón más alto que uno y mil políticos aspirarían. Cuando he conversado con él –a sus cincuenta y dos años de edad– ya es expresidente. Su desempeño en el cargo, su actividad partidista y los calificativos que la historia le vaya otorgando, serán responsabilidad y autoría de la historia. No me toca a mí hablar de su obra política, ni es el objetivo. He de escribir de lo que se habló en la conversación que amablemente concedió a La Voz de Michoacán, en la ciudad de México en su oficina de la Colonia Los Alpes. Y fue de su vida de lo que hablamos, pero es más exacto decir que hablamos de los actos sencillos y simples que forjaron a un hombre y a su obra en el mundo.

Felipe Calderón es una persona que conserva mucho el modelo de comportamiento y, hasta en los ademanes, de un hombre de mi generación y aún más me parece familiar, porque hay resabios de esa manera que tenemos en Morelia de expresarnos. Como todos, ha visto el imbricado tejido de la historia reciente de este país con los ojos que -sus ideas y creencias política- le dio su formación. Yo mismo, con mi decepción por las diversas creencias político–partidistas, y mi lejanía para estar en tales ejercicios, me senté a conversar con un moreliano que hace poco fue Presidente de mi país, de un país que él como yo, hemos visto como se desmorona y se levanta, como le sangran las heridas más profundas y cuántas cosas le duelen al México que nos tocó pisar, a la sombra de los sueños que poco a poco, se fueron desvaneciendo de nuestro juvenil dominio con el paso del tiempo. Somos de una generación, que en pleno uso de una conciencia, nos hizo testigos de cómo el neoliberalismo y los nuevos modelos de la globalización se apropiaron de nuestro momento en la historia.

Para más información consulte la edición impresa de este 9 de enero

Comparte la nota

Publica un comentario