IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: AP. Una juez determinó que niños migrantes no pueden ser retenidos en centros sin licencia.

Analizarán centros para la detención

19 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

San Antonio,Texas, EU.- Una agencia de Texas inspeccionará 2 de los centros de detención familiar migrantes más grandes de Estados Unidos para determinar si les concede licencia para cuidado y alojamiento de menores, en esfuerzo por mantener las instalaciones en marcha pese a una batalla legal.

Una juez determinó en agosto que los niños migrantes no podían ser retenidos en los centros que no tienen licencias para alojar o atender a menores. El estado, que antes había considerado los centros federales como fuera de su autoridad, creó entonces una nueva categoría de licencias que los amparase. Si se rechazan los permisos el gobierno federal podría sobrepasar la fecha límite del 23 de agosto dictada por la juez del distrito Dolly Gee para que aplique su decisión, y por tanto afrontar nuevas preguntas sobre el futuro de la detención familiar.

Los centros del sur de Texas abrieron en 2014 en respuesta a la llegada de decenas de miles de madres y niños de Centroamérica. La política de detener niños ha recibido críticas de defensores de migrantes.

Los activistas citan informes sobre atención sanitaria inadecuada y otros problemas como motivos por los que el Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas no debería otorgar licencia de cuidado de menores a esas instalaciones. Es probable que la inspección sea este mes, indicó Patrick Crimmins, portavoz de la agencia texana.

Si se cumplen los estándares el estado concedería licencias provisionales de 6 meses. “El proceso de licencias es riguroso”, dijo; pero defensores demigrantes lo ven insuficiente. El Estado introdujo de urgencia un cambio en normas para permitir que las instalaciones sean “centros residenciales de familias”, una nueva categoría.

Los activistas señalan que esa maniobra permitirá a los centros funcionar con numerosas excepciones a los protocolos habituales, como permitir que haya más de 4 personas por habitación, que los adultos puedan compartir dormitorio con niños y permitir alojamiento de niños y niñas juntos. “Para dar licencia a las instalaciones de detención de familias tienes que bajar los estándares mínimos”, dijo Cristina Parker, coordinadora sobre migración para la agrupación de Austin Grassroots Leadership.

“Estas son instalaciones que desde el principio no fomentan el bienestar de los niños”. Activistas abogados y profesores firmaron una misiva enviada aq la agencia estatal y al gobernador, republicano Greg Abbott, pidiendo que no se otorguen las licencias. Además, Grassroots Leadership demandó a la agencia estatal alegando que se había saltado el proceso habitual para cambiar reglas por impedir el periodo para que el público hiciera comentarios.

La oficina del fiscal general de Texas, que representa a la agencia demandada, señaló que no hacía comentarios sobre demandas pendientes, indicó. Los centros de detención son supervisados por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) y gestionados por empresas privadas de prisiones, que han solicitado licencia. Según solicitud presentada por Corrections Corporation of America, el centro de 2 mil campas en Dilley ofrecería servicios de atención a menores que podría incluir la gestión de niños que supongan un peligro para sí mismos o para otros y la retención física de los menores.

Comparte la nota

Publica un comentario