IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Agencias. El programa México en Wapato terminó esta semana; participaron 77 familias mexicanas.

Conservan niños raíces mexicanas

19 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Wapato, Washington.- Atrapados entre dos culturas, los niños mexicoestadunidenses que viven en Estados Unidos tienen que esforzarse por mantener contacto con las raíces de sus padres. Por esto, hace siete años los padres y miembros de la comunidad de Wapato empezaron un programa de verano llamado México en Wapato, lugar en el que más de la mitad de la población es de ascendencia mexicana.

El programa, que enseña a los niños sobre su herencia cultural. “Tenemos niños que vienen de hogares de inmigrantes o que son de segunda o tercera generación y muchas veces pierden esa parte de su cultura”, dijo Verónica Guizar, la directora del programa.

Una cultura que los padres no quieren que sus hijos olviden. “Si crecen con nuestras raíces, nuestra cultura, ellos nunca van a olvidar de dónde provienen”, dijo María Antonia Delgado, una madre que llevó a sus hijos a participar en el programa. Cada año, un grupo de maestros de Zacatecas pasa cinco semanas en el estado de Washington para ayudar a los niños a entender y apreciar las tradiciones guardadas con gran estima por sus antepasados. Este año, el grupo que cruzó la frontera estuvo conformado por 11 maestros.

“Poder acercarlos a sus ascendencia es muy gratificante”, dijo David López, un maestro. Durante el programa, de un mes de duración, los niños, de entre cuatro y 14 años de edad aprenden danzas típicas, canciones y juegos que sus padres jugaban en la escuela, así como otras tradiciones comunes en la cultura mexicana. “Lo que tenemos aquí es un altar, de uso típico enMéxico para el Día de Muertos en noviembre”, mostró Paz Sánche, otra maestra.

El programa también se enfoca en un tema específico cada año; este año el tema fue el medio ambiente. Quizá la lección más grande de todas es el idioma, pues todas las clases del programa se dan en español. Desde 2008, el programa ha tenido impacto en 700 menores.

Quienes apoyan el programa desean que se alcance a más niños y familias, pero los recursos son limitados. “Dependemos completamente de las donaciones de los padres y los miembros de la comunidad”, dijo Guizar. Padres y miembros de la comunidad que esperan que este programa ayude a que sus niños siempre recuerden su lugar de origen. “Queremos plantar una pequeña semilla, que esperamos crezca por el resto de sus vidas”, dijo Sánchez.

Comparte la nota

Publica un comentario