IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. Deportados, con problemas mentales

Deportados, con problemas mentales

9 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Dieciséis por ciento de los repatriados de Estados Unidos a México presenta algún problema de salud mental que requiere atención especializada, detectó un estudio realizado por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) y el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM).

Con la aplicación de un cuestionario validado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), identificaron que un porcentaje de las personas que ingresan al país por esa causa experimenta manifestaciones emocionales como tristeza y ansiedad; físicas como fatiga y dolor de cabeza, o del pensamiento como confusión y dificultad para concentrarse.

El estudio Problemas de salud mental y factores asociados en personas deportadas a través de la frontera internacional en Baja California fue realizado en el segundo trimestre de 2013 y tuvo el propósito de analizar la prevalencia de los problemas de salud mental de esas personas al momento en que eran deportadas por la frontera norte del país.

En ese año, detalla un informe del Instituto Nacional de Migración (INM), más de 322 mil inmigrantes mexicanos fueron deportados de Estados Unidos, de los cuales casi 17 mil fueron menores de edad. Este flujo migratorio se realizó a través de los nueve puntos de repatriación en Baja California, Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas y Sonora.

La doctora Ietza Bojórquez Chapela compartió que los resultados permitieron calcular el volumen de la necesidad de atención a problemas de salud mental en ese sector de la población, los cuales pueden aparecer con la deportación o en un tiempo posterior.

Los resultados muestran que en las mujeres, 40 por ciento presentó dichos problemas; mientras que en el caso de los varones, 12 por ciento.

También indican que las mujeres son quienes tienden más a estos estados emocionales, pues al ser expulsadas de Estados Unidos dejan lazos familiares que les provocan ansiedad o depresión; aunque no es una situación exclusiva de ellas.

Destaca que 8 por ciento de las encuestadas reconoció haber pensado quitarse la vida; en el caso de los hombres representó 2 por ciento. En entrevista, Bojórquez Chapela subrayó que la encuesta no les permite diferenciar si estas personas presentaban problemas de salud mental previos a la deportación o si los tenían de tiempo atrás.

Esta investigación fue publicada en la revista científica Journal of Immigrant and Minority Health y presentada en el Congreso Internacional de Salud Pública en el Instituto Nacional de Salud Pública a principios de 2015, entre otros foros.

 

Estudio pionero

 

Para conocer

el estado emocional fue incluido un módulo de salud mental en la Encuesta de Migración de la Frontera Aplicada (Emif-Norte) en 2013 en 11 estados fronterizos.

En los tópicos buscaron

20 indicadores de problemas de depresión y ansiedad, por lo que preguntaron a las personas deportadas si en los últimos 30 días habían tenido dolor de cabeza, pérdida de apetito, insomnio, si habían sentido cansancio o tristeza, perdido el interés por las cosas e incluso pensado en quitarse la vida.

Si el entrevistado dijo

experimentar siete o más de las manifestaciones, se consideró que presentaba un problema de salud mental que requería de atención clínica.

Con apego a la Emif-Norte

fueron aplicados mil 618 cuestionarios a personas mayores de 18 años y de ambos sexos.

Comparte la nota

Publica un comentario