IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 30 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. La investigadora describió las condiciones como “campo de trabajos forzados peligroso y antihigiénico".

“Dueño de granja tiene a mexicanos en condición insalubre”

17 de mayo, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Agencias

Miami, FL.  El dueño de una granja en Arizona está acusado de albergar a unos 70 trabajadores agrícolas mexicanos en condiciones peligrosas e insalubres y pagarles salarios ilegales, según una demanda presentada ante un tribunal federal por el Departamento del Trabajo.

Los trabajadores llegaron a Estados Unidos bajo el programa de visas H-2A, que permite a los productores de los Estados Unidos importar obreros temporales, reportó el diario LA Times.

Los empleadores que utilizan el programa están obligados a pagar el salario mínimo establecido por el gobierno, así como transporte gratuito y la vivienda, que debe incluir 50 pies cuadrados de espacio por persona en sus dormitorios.

Las autoridades dicen que Santiago González, dueño de G Farms en El Mirage, Arizona, se comprometió a alojar a los obreros agrícolas en un hotel cercano, pero los tenía viviendo en cuatro autobuses escolares amarillos y dos remolques, donde tenían menos de un pie de espacio entre cada cama, dijo Kristina Espinoza, investigadora del Departamento del Trabajo. Las normas federales requieren tres a cuatro pies.

Los remolques no tenían ventanas, y los trabajadores alojados en los autobuses no tenían dónde poner sus pertenencias, por lo que sus artículos estaban esparcidos en el área de dormir llena de basura, dijo Espinoza.

La investigadora describió las condiciones como “campo de trabajos forzados peligroso y antihigiénico”, según documentos judiciales.

González había instalado duchas en nueve puestos dentro de un contenedor de carga. Al no existir un sistema de alcantarillado, las aguas residuales se acumulaban debajo del contenedor, dijo Espinoza. El cable eléctrico utilizado para encender la instalación estaba expuesto al agua estancada, lo que representa un riesgo de electrocución, según documentos judiciales.

Los trabajadores compartían un inodoro en el remolque y tuvieron acceso a orinales.
El propietario de G Farms había recibido aprobación para contratar a 70 trabajadores destinados cultivar y cosechar papas, sandía y cebollas en semanas laborales de 40 horas, del 2 de abril al 31 de julio, según registros federales. La solicitud de González, fechada el 31 de enero, fue aprobada a una tarifa horaria mínima de $ 10.95.

En lugar, González pagó $ 0.13 a $ 0.70 por bolsa de recolección, dijo Espinoza.

Después de que los investigadores federales e enfrentaron a González, este trasladó a los trabajadores a dos hoteles. Pero la semana pasada uno de los obreros llamó al Departamento de Trabajo y reportó que González estaba cobrando por la comida y transporte.

Ahora el departamento ha pedido una orden de restricción temporal para obligar a González a pagar a los trabajadores lo que se les debe y “para asegurar que estos trabajadores estén a salvo de condiciones que amenacen la vida”.

Comparte la nota

Publica un comentario