IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Internet. Historia con final feliz para familia mexicana tras tres años de separación.

Familia mexicana se reúne tras tres años de separación

21 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Agencias.

Manhattan, Nueva York.- Han pasado tres años desde que la mexicana Mirna Lazcano burló a la muerte en el desierto de Arizona, en cuyas entrañas cayó por el desespero por reunirse con su familia en la Ciudad Nueva York, y aunque en ese entonces fue deportada, finalmente logró lo que parecía imposible.

Las autoridades migratorias le permitieron ingresar a Estados Unidos para cuidar de sus hijas Heidy, de 14 años, y Michel, de 9. “No hay fronteras para el amor de una madre. Jamás me resigné a vivir lejos de la razón de mi existir”, dijo Lazcano, quien este domingo fue recibida por la feligresía de la Iglesia Luterana de Sion, en Manhattan.

Luego de que Mirna quedara detenida en Puebla, México, sus dos hijas nacidas en Nueva York permanecieron al cuidado de su padre, Miguel Animas.

“No me cabe tanta alegría en el pecho”, expresó Miguel con emoción. “Muchos dijeron que esto no pasaría. Aún así luchamos contra viento y marea y ahora estamos viviendo lo que tanto soñábamos”.

Mirna viajó con la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia desde Guatemala hasta Monterrey. Al otro lado, en el puente fronterizo de Laredo, la esperaban Heidy y Michel, quienes estuvieron acompañadas por el pastor Juan Carlos Ruiz, defensor de los derechos de los inmigrantes.

La madre ingresó a territorio estadounidense y se entregó a las autoridades migratorias para clamar por un perdón y así viajar a Nueva York, pero su futuro era incierto.

“Sabíamos que lo arriesgábamos todo. Mirna pudo ser arrestada y recluida en un centro de detención, como la última vez que cruzó la frontera”, explicó el padre Ruiz, de la Iglesia de Sion. “Fue inesperada la resolución de las autoridades migratorias”.

Dijo que fue la mano de Dios la que tocó el corazón del oficial Campos, quien permitió a la madre reunirse con sus hijas. Durante los tres años de separación, los parroquianos de la Iglesia de Sion brindaron apoyo moral a la familia Animas Lazcano, y a unos días de que la Caravana llegara a la frontera, iniciaron una cadena de oración de hasta 5,000 personas.

“Otros niños pueden saber que hay esperanza”, dijo Heidy Animas, quien en todo momento abrazó a su madre. “Es una victoria para todas las familias que han sido separadas”.

La madre entró a Estados Unidos con la Libertad Condicional Anticipada (Advance Parole), que se otorga a las personas que están en proceso de regularizar su estatus. En este caso, Mirna está solicitando el asilo político, debido a las represalias del crimen organizado que sufrió durante su estancia en Puebla.

“Nunca le prometí a mis hijas que regresaría con ellas a Nueva York. No quería ilusionarlas sabiendo que podía ser encarcelada”, dijo Mirna. “El amor de una madre no es un crimen. Ningún niño debe ser privado de estar con su madre”.

La madre explicó que tiene un permiso para permanecer en el país al menos por un año, lo que implica otra lucha para prolongar su estadía.

“Nuestra labor sigue. Estamos planeando una campaña para que Mirna pueda quedarse, sin temor, en Estados Unidos”, dijo Ruiz.

Comparte la nota

Publica un comentario