IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.65

22.00

Foto: Agencias. La frontera con Arizona es para miles de migrantes indocumentados su última morada.

Forense de Pima, la última aduana

10 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Tucson, Arizona.- Estampas de santos, fotografía familiares, escapularios, cartas y notas deseándoles suerte, dibujos hechos por sus hijos, pero también amuletos como “colibríes” o juguetes son parte de los objetos que se han encontrado en la ropa y mochilas de más de dos mil 500 migrantes que han sido encontrados desde el año 2000 en el desierto de Arizona, en la frontera con México.

La Oficina del Condado Pima del Médico Forense, a unos 24 kilómetros de Tucson, es un edificio de una planta, construida de ladrillo naranja, rodeado de mezquites y cactus, que no es la imagen del american dream.

Aquí llegan, en promedio, cada año en la última década entre 150 y 170 cuerpos de migrantes en bolsas. Es para muchos mexicanos y centroamericanos su última aduana en Estados Unidos. Las 144 kilómetros de desierto y montañas que separan la frontera de Nogales con Tucson, travesía que puede durar hasta cinco días, es un reto mortal.

Mochilas, ropa, carteras, bolsas y otras pertenencias que acompañan cráneos y esqueletos secados por el calor suelen ser la única pieza del rompecabezas forense para identificarlos.

Los más de 40 grados de calor en el desierto prácticamente desintegra los cuerpos, sumado a la rapiña de animales, lo cual dificulta la tarea de médicos forenses, patólogos, antropólogos y equipos multidisciplinarios de sociólogos y geógrafos quienes cuando el ADN no es suficiente recurren a las pertenencias de los migrantes para tratar de encontrar a sus familias en México.

“Puedo recordar de un hombre que tenía la estampa de un santo. Pudimos saber por ello de un pueblo llamado Acandela de la Cruz. También tenía una foto de una niña, que era su hija y así enviamos la fotografía a autoridades de ese pueblo y pudimos ubicar a su familia e identificarlo”, comentó Chelsea Halstead, investigadora del Colibrí Center, organización no gubernamental que trabaja dentro del Forense de Pima.

La directora de Colibrí Center, Robin Reineke agrega que “es probable que una tarjeta de oración de la Virgen de Juquila pertenezca a un viajante oaxaqueño, porque es venerada en ese estado mexicano” y lamentó que durante los últimos 10 años, alrededor de 2000 migrantes han muerto cruzando el desierto de Arizona.

Explicó que Colibrí Center lleva ese nombre porque el verano de 2009, un colibrí fue encontrado en el bolsillo de un inmigrante. Sus restos nunca fueron identificados. Para muchas culturas indígenas en México el pequeño pájaro simboliza la suerte y unmensajero entre el mundo de los vivos y los muertos.

En el estudio “Una continua crisis humanitaria en la frontera: Indocumentados en la Frontera Registrados por la Oficina del Condado Pima del Médico Forense, 19902012”, la Universidad de Arizona añade que el número de mujeres migrantes examinadas por el Forense de Pima aumentó de 13% de todas las muertes entre 1990-1999 a 23% del año 2000 a 2005. Luego se estabilizó en 16%

Comparte la nota

Publica un comentario