IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. Agentes de tránsito de Georgia no aceptan la licencia internacional para conducir.

Indocumentados, con pocas opciones

13 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Washington, DC.- Ante la imposibilidad de obtener una licencia de conducir de Georgia, muchos latinos se han visto en la necesidad de buscar otras alternativas, una de las cuales podría meterlos en serios problemas legales. Antes viajaban a estados lejanos, como Washington y Nuevo México, entre otros, que sí emitían el anhelado permiso para manejar sin tomar en cuenta el estatus migratorio de los solicitantes.

Sin embargo, cuando las autoridades descubrieron ciertas irregularidades, como una sola dirección utilizada en un mismo año por más de un centenar de personas que tramitaron la licencia, modificaron el proceso drásticamente.

Debido a ello, muchos inmigrantes indocumentados ahora están optandomás que nunca por comprar un carné que se vende en diversas tiendas y oficinas del área metropolitana de Atlanta, el cual es conocido como “licencia internacional”.

Oficialmente estos documentos no son reconocidos por el Estado como prueba de identidad, y menos como licencia de conducir, por consiguiente no tienen validez alguna, de acuerdo con las autoridades de Georgia. “Yo le recomiendo a la gente que no los use, ya que es mejor que presenten sus pasaportes o Matrículas Consulares, que sí sabemos son documentos verdaderos de sus países”, explicó a MundoHispánico la detective Arelys Rivera, del Departamento de Policía de Norcross.

En Georgia hay registros de hispanos que han sido arrestados bajo el cargo de conducir sin licencia, aun cuando presentaron a los patrulleros esta ‘credencial’. Algunos hasta han sido acusados de uso de papeles fraudulentos, un delito serio con consecuencias mayores.

“Es que no hay forma de que los oficiales sepan si contienen información real del conductor”, agregó Rivera. Carlos Vásquez fue una de esas personas que tuvo un lío legal por usar una de esas “licencia internacionales” que compró por $150 en un negocio de Doraville. “Me acusaron de usar documentos falsos y tuve que gastar miles de dólares para aclarar mi caso”, contó el guatemalteco.

Comparte la nota

Publica un comentario