IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Foto: Agencias. Los problemas para llegar a estados unidos alejan a los migrantes de las drogas.

Migrantes, menos proclives a drogarse: encuesta

4 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

El Paso, Texas, EU.- Los inmigrantes son menos propensos que las personas nacidas en Estados Unidos a consumir drogas ilícitas o alcohol, aun en ciudades fronterizas como El Paso, la cual por décadas ha sido considerada por los narcotraficantes como puerta de entrada.

Esto es lo que revela un nuevo estudio elaborado por profesores de la Universidad de Texas en El Paso con datos recabados en ciudades fronterizas.

La investigación “Uso de sustancias por generaciones migrantes en la frontera México-EU” concluye con base en datos que el consumo de alcohol o drogas aumenta conforme pasan las generaciones y se asimilan las familias inmigrantes a su nueva patria.

Oralia Loza, profesora asociada del Departamento de Ciencias de la Salud en UTEP y coautora del estudio, explicó a El Diario de El Paso, que la identidad cultural actúa, de hecho, como un escudo protector contra el uso de las drogas en este país.

“Las personas que viven en regiones fronterizas pueden no enfrentarse tanto a los desafíos culturales como aquéllos que viven en otras regiones del país. La población de El Paso es más fuerte a la aculturación”, dijo Loza.

“El Paso tiene una dinámica única, contamos con una región bicultural y binacional. Tenemos una fuerte influencia mexicana y las tradiciones se conservan en este lado, el lado estadounidense de la frontera”, añadió la coautora del estudio.

Con la investigación publicada la semana pasada en línea en el Journal of Immigrant and Minority Health, Loza y sus colegas y coautores, los sociólogos Ernesto Castañeda y Brian Diedrich, tenían el propósito de determinar el patrón del uso de drogas que seguían las generaciones de inmigrantes en regiones fronterizas como El Paso, una ciudad donde se presenta el narcotráfico y sus residentes son en su mayoría de origen mexicano.

Los investigadores incluyeron en su estudio datos de 837 adultos hispanos que residen en El Paso.

Los autores encontraron que con cada generación subsiguiente de inmigrantes el consumo de drogas ilegales aumentó.

El estudio además mostró que inmigrantes que llegaron al país siendo niños, así como los hispanos estadounidenses de segunda y tercera generación, utilizan más drogas y alcohol que sus padres o los inmigrantes que llegaron a una edad más avanzada.

Igualmente se descubrió que cada generación subsiguiente de los inmigrantes originales considera menos problemático o estigmatizante el uso de drogas ilícitas.

En conclusión, los autores aseguran que los inmigrantes con menos tiempo de residencia en el país son menos propensos a usar drogas y alcohol, ya que llegan con el propósito de trabajar y enviar dinero a sus familias.

“Ellos han trabajado tan duro para llegar aquí que muchos no están dispuestos a arriesgar ese privilegio”, dijo Loza.

De acuerdo al estudio, el patrón del aumento del consumo de drogas con cada generación se rompe en la cuarta generación. Es decir, una vez que los individuos se identifican más con la cultura estadounidense que con sus generaciones anteriores, el origen inmigrante deja de ser un indicador de la conducta de consumo de drogas.

Comparte la nota

Publica un comentario