IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Archivo El Universal. Migración fue uno de los temas que dialogó Peña con el vicepresidente de Estados Unidos.

Sigue violencia hacia migrantes

22 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- A pesar de la disminución de migrantes mexicanos a los Estados Unidos (EU) en fechas recientes, los problemas que enfrentan estos al entrar de manera irregular al vecino país continúan: desde la violencia que sufren en su trayecto a manos de la delincuencia, violaciones a sus derechos humanos en México y EU, y las leyes antinmigrantes que criminalizan su entrada ilegal.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM, 2006) no existe una definición universalmente aceptada de la migración irregular. Para los países de destino significa que el ingreso, estadía o trabajo son ilegales, puesto que el migrante no tiene los documentos requeridos por las autoridades de inmigración. En tanto que para los países de origen la irregularidad se da cuando las personas atraviesan una frontera internacional sin documentos de viaje o no cumplen con los requisitos administrativos exigidos para salir del país.

A partir del uso de la Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte de México se determinó que el flujo de migrantes mexicanos sin documentos hacia los Estados Unidos ha disminuido de 2005 a 2014 en un 85.20%, en tanto que el flujo de migrantes con documentos ha tenido una disminución de 51.66%, no obstante, como se puede apreciar en la gráfica estas disminuciones han provocado que los flujos de personas que tratan de cruzar a EU con y sin documentos sean cada vez más similares.

Es importante tomar en cuenta que por su entorno de ilegalidad la estimación del número de migrantes resulta difícil de cuantificar, en un principio por que la EMIF considera desplazamientos y no personas, por lo que puede estar considerada una personas más de una vez, por otro lado la ilegalidad de la migración puede darse posteriormente a la entrada en el país receptor, por diversas razones, entre estas que la persona permanezca más tiempo del que su visa señale o porque no cuente con una visa de trabajo pese que se encuentre laborando en el país receptor. Por tanto para fines prácticos los datos presentados únicamente toman en cuenta los desplazamientos de personas que indicaron que cruzarían a los EU y no contaban con documentos para realizarlo.

Respecto a las zonas de cruce para la migración ilegal mexicana, la mayor parte del flujo migratorio sigue siendo por Sonora (más del 50%) tal y como lo muestran las encuestas de los últimos 10 años, no obstante su participación porcentual ha disminuido y entidades como Chihuahua y Tamaulipas han experimentado crecimientos respecto al total nacional, cabe destacar que varias de estas entidades presentan graves problemas de inseguridad para los migrantes, debido a que las rutas que utilizan son también usadas por los grupos criminales para el trasiego de drogas, el tráfico de armas y de personas, por lo que pueden ser víctimas de ataques por parte de grupos criminales, además de que como lo registran diferentes medios de comunicación y organizaciones suelen ser extorsionados y/o secuestrados por la delincuencia, dentro del territorio nacional.

Pese a la disminución del flujo migratorio en particular de los migrantes sin documentos, el porcentaje de cruces ilegales donde las personas indicaron que harían uso de un intermediario para cruzar de forma clandestina es significativo, por arriba del 50% del total hasta 2014, cuando este disminuyó a 44.39%, el nivel más bajo de los últimos 10 años. Si bien décadas atrás el cruce ilegal a los EU resultaba menos complicado y peligroso, en la actualidad el aumento de las medidas de seguridad en la frontera, los peligros y la probabilidad de ser atrapados por la patrulla fronteriza, hacen que muchos de los migrantes contraten a “coyotes” o “polleros” que les ayuden a ingresar, sin importar los riesgos que implica como: rutas de transito de mayor peligro, el abandono por parte de los intermediarios en el desierto o su colusión con grupos del crimen organizado quienes entregan a los migrantes para ser extorsionados o usados como “mulas” para el trasiego de drogas.

Comparte la nota

Publica un comentario