IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Foto: Agencias. Autoridades migratorias pueden detener a cualquiera si sospechan que es mexicano.

Sobreviven a la ley SB 1070 en Arizona

1 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Arizona, Phx.-Arizona es el más grande laboratorio de Estados Unidos en materia de migración. No sólo es la Ley SB1070 que en abril cumplió cinco años de vigencia, también cuenta con el más grande destacamento de la “Border Patrol” (Patrulla Fronteriza), con más de cinco mil elementos en Tucson, con la ruta más mortal para los migrantes y con una añeja tradición antinmigrante y antimexicana.

Recorrer las calles, los parques, los centros comerciales, los supermercados, incluso los de comida mexicana de Phoenix y Tucson para tratar de hablar con los paisanos sobre su experiencia ante estas políticas antiinmigrantes, es prácticamente imposible. Simplemente eluden cualquier pregunta. Hay un evidente temor a demostrar su idioma, la nacionalidad.

De acuerdo con el consulado en Phoenix, en Arizona viven entre 350 mil y 400 mil mexicanos sin documentos. Originarios principalmente de Sonora, Sinaloa, Oaxaca, Michoacán y Guerrero, trabajan en el área de servicios como jardineros, en hoteles, casinos, comercios o bien como mecánicos.

La abogada y activista pro migrante Isabel García dijo a Notimex que la SB1070 “ha sido un asalto completo a nuestra comunidad”, ya que no sólo separó familias, deportó mexicanos, provocó muertes por la separación y su intento de regresar a EU, los llevó ante cortes federales acusados de delincuentes sólo por cruzar la frontera, “hemos visto el trauma de la familias, de los niños”. “Hemos sufrido en nuestra cultura.

Antes teníamos fiestas masivas del 15 y 16 de septiembre, era algo natural; después de la SB1070 todo eso acaba, la gente no podía salir a los parques, a comer. Tenemos una población que no se quiere mover”, expuso. “Aunque no vivimos bajo (el poder del alguacil del condado de Maricopa) Joe Arpaio, nosotros vivimos aquí bajo la Migra, vivimos bajo la sede de la Migra más grande.

Tenemos más de cinco mil agentes de la Patrulla Fronteriza”, abundó. En su oficina en Tucson, la activista estadounidense de origen mexicano comentó que bajo la llamada “sospecha o duda razonada”, que ha sido usada por policías federales, estatales y locales para detener por el color de la piel a mexicanos o por su apariencia, los uniformados de inmediato llaman a la Patrulla Fronteriza para su detención, enjuiciamiento como delincuentes o deportación.

Don Bulmaro es un hidalguense que todos los días vende empanadas prácticamente a escondidas en sitios que frecuentan mexicanos en Phoenix. Conduce un viejo automóvil sin licencia, sin documentos migratorios, siempre con la preocupación de ser detenido y deportado. Gana a la semana 300 dólares que sólo le ayudan a sobrevivir con el apoyo de su hija y de su familia.

El cónsul de México en Phoenix, Roberto Rodríguez Hernández, reconoció que lo que ocurrió con la SB1070 en Arizona contra los mexicanos “fue una especie de terrorismo social”. La gente empezó a dejar de salir a la calle, de dejar de llevar a los niños a las escuelas; después empezaron a llevar una vida normal, pero siempre con el temor de ser detenidos por las redadas que se llevaron a cabo.

Comparte la nota

Publica un comentario