IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.73

21.85

Foto: Agencias. Indocumentados piden al presidente Obama una oportunidad para quedarse en los EU.

‘Somos padres de estadounidenses’

17 de diciembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Washington, DC.- Francisca Ajtú es madre de tres ciudadanos estadounidenses. “El mayor tiene 8 años, el otro 4 y la bebé 10 meses”, cuenta orgullosa, alegre, como cualquier otra madre cuando habla de sus hijos. Segundos después recobra la tristeza de todos los días. “Soy indocumentada y mi esposo fue deportado.

No nos vemos desde octubre del año pasado”. Ajtú entró a Estados Unidos en 2004 por la frontera entre México y Texas. Huyó de la violencia y la pobreza que asolan el campo en Guatemala, con la ilusión de alcanzar el sueño americano.

“No pensé que vivir sin papeles iba a ser tan difícil”, dice. “Pero ha valido la pena aunque ahora no tengo a mi esposo a mi lado. A él lo deportaron el año pasado, unas semanas antes del anuncio” de la Acción Ejecutiva.

El 20 de noviembre de 2014 el presidente Barack Obama comunicó que había tomado una Acción Ejecutiva para amparar de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos y residentes permanentes (DAPA, por su sigla en inglés), y dreamers protegidos por la Acción Diferida de 2012 (DACA, por su sigla en inglés).

El plan protege a indocumentados que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales. También permite el regreso de deportados que cumplen con estos requisitos.

Miedo a flor de piel

La Acción Ejecutiva iba a entrar en vigor el 18 de febrero pero un fallo cautelar emitido por una corte de Texas la detuvo.

Dos fallos posteriores dictados por la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Distrito en Nueva Orleans confirmaron el freno. “Fue difícil la noticia”, dijo Ajtú. “Tenemos tiempo aquí y también la esperanza de que, quizás un día, vaya a pasar. Solo tenemos que esperar”.

La inmigrante apuntó que su esposo fue deportado de Estados Unidos en octubre de 2014 tras batallar varios años en una corte de inmigración. “A él lo agarraron en agosto y estuvo dos meses detenido. El 1 de octubre lo expulsaron cuando le dijeron que por decisión de la corte no podía quedarse. Fue una noticia muy triste para todos nosotros”, dijo.

El marido de Ajtú entró a Estados Unidos siendo menor de edad. “Tenía 17 años cuando lo agarraron en la frontera. Lo llevaron a la corte sin tener antecedentes criminales. Nosotros no somos delincuentes, somos padres de ciudadanos americanos.

Pero eso no le sirvió porque igual lo echaron”. Si la orden de expulsión de Ajtú hubiese esperado hasta después del 20 de noviembre de 2014, es probable que no hubiera sido ejecutada de acuerdo a las nuevas prioridades de deportación emitidas por Jeh Johnson, el jefe de la seguridad nacional de Estados Unidos.

“El no tiene antecedentes criminales. Lo deportaron con más de 20 años en Estados Unidos y siendo padre de tres hijos. Eso es muy triste”, dice su esposa.

Intento fallido

El esposo de Ajtú trató de volver al poco tiempo de ser deportado. “Pero lo agarraron en la frontera con Texas, cuando fue la crisis de los niños”, contó la inmigrante.

La crisis referida fue reconocida por la Casa Blanca después que la Patrulla Fronteriza había detenido en la frontera a más de 68,000 niños migrantes solos cuando intentaban entrar indocumentados al país.

Comparte la nota

Publica un comentario