IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Foto: Agencias. Pedro probó suerte en Estados Unidos, pero con la recesión económica del 2009 volvió.

‘Sueño americano’ de Pedro terminó

3 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Ciudad de México.- Pedro Tobón se dedica al oficio de la carpintería, y desde hace cinco años decidió trabajar por su cuenta para conseguirse clientes. Puede ganar desde mil hasta más de 10 mil pesos por trabajo, depende de lo que le encarguen. En 2003 su situación era muy diferente.

Se dedicaba a trabajos de mantenimiento en una iglesia y sólo recibía mil 600 pesos quincenales, más lo que pudiera generar trabajando tiempos extra. Con un sueldo que no le alcanzaba para mantener a sus dos hijos y a su esposa, tomó la decisión de ir a Estados Unidos. Dos de sus primos vivían en Gary, Indiana, y lo convencieron de que era la mejor decisión.

“Es más difícil de lo que uno cree. Me fui de aquí (Distrito Federal) en autobús hasta Chihuahua, de ahí a Agua Prieta y pasamos (la frontera) caminando. Caminamos 12 horas”, relata. A sus 25 años se convirtió en uno de los millones de mexicanos que vivían en Estados Unidos sin documentación. Estos registros tuvieron su punto más alto en 2007, pues de los más de 12 millones de inmigrantes de diferentes países, seis millones 950 mil eran de México.

Seis años después de haber llegado al país norteamericano, Pedro también decidió volver. El “sueño americano” ya no es lo que era antes. “Uno se va porque quiere estar mejor y no es cierto. Cuando llegué ganaba menos que aquí.

Durante dos años siempre me arrepentía de haberme ido”, recuerda. Rodolfo Cruz Piñeiro, profesor e investigador del departamento de Estudios de Población de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), comenta que este fenómeno fue result a d o , principalmente, de cuatro factores.

Por un lado las medidas adoptadas por Estados Unidos para impedir el paso a inmigrantes ilegales como “una mayor contratación de agentes de la patrulla fronteriza —los cuales actualmente son cerca de 20 mi— para vigilar el borde, más equipo tecnológico y el incremento del número de kilómetros de barda”, explica el académico.

Las deportaciones masivas fue el otro factor. De aproximadamente 20 mil inmigrantes indocumentados deportados en 2003, cinco años después la cifra llegaba a los 160 mil y en 2011 aumentó a 180 mil. El tercer elemento fueron las leyes anti-inmigrantes aprobadas en Estados Unidos. Empieza a disminuir porque se corre la voz de que los están atacando en ciertos estados, y de que los están encarcelando sólo por ser inmigrantes indocumentados, dice el investigador.

Pero el fenómeno no se explica por completo con estos elementos, ya que estas fueron medidas que se empezaron a implementar desde 1990 y no habían generado que bajara el flujo de inmigrantes indocumentados.

Rodolfo Cruz comenta que el factor decisivo pudo haber sido la crisis hipotecaria que provocó una recesión muy fuerte en la economía estadounidense. Así como en 2003, Pedro sabía que tenía que irse. A finales de 2009 supo que era tiempo de volver.

Lleva casi cinco años en México, pero no olvida algunos trucos que aprendió en Estados Unidos. Su ropa casi siempre tiene residuos de material con el que trabaja, “es algo que aprendí allá, a dejarme la ropa así. Si la policía te agarraba y ve que estás trabajando, ya no te dicen nada”, dice.

Comparte la nota

Publica un comentario