IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Foto AP. Las autoridades atribuyen el alto número de muertes al ardiente y húmedo clima de verano.

Van más de 100 muertes de inmigrantes en Sur de Texas en 2016

4 de septiembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Agencias.- Autoridades fronterizas reportan haber rebasado ya la cifra de los 100 migrantes encontrados muertos este año en los ranchos y entre la maleza del Sur de Texas.

Las autoridades atribuyen el alto número de muertes –es la segunda mayor cantidad en la historia del sector Sur– al ardiente y húmedo clima de verano, así como al robo de suministros de agua y comida por parte de los traficantes de seres humanos.

Otro factor es que, parece que la inmigración indocumentada ha repuntado en los parajes remotos entre Laredo y Brownsville.

‘Hay más muertes pero es porque ha aumentado el número de personas atravesando la frontera’, dijo Urbino ‘Benny’ Martínez, sheriff del Condado de Brooks.

En entrevista con El Diario de El Paso, Martínez dijo que es obvio que más gente se está internando clandestinamente a Estados Unidos, aunque es difícil cuantificar la cifra. La Patrulla Fronteriza sólo tiene datos de los migrantes que detiene, no de los que no logra detectar.

El sheriff denunció que los contrabandistas o ‘coyotes’ roban a la gente una vez que los cruza y los privan de elementos como comida y agua, o el grupo que los acompaña –los guías– los abandonan en medio del clima hostil, caliente y los migrantes mueren deshidratados.

‘Aunque hemos colocado zonas de contenedores de agua a lo largo del trayecto, las personas no llegan por agua, por miedo a que sean trampas’, expresó Martínez, quien asegura que están ahí por una sola razón: para evitar muertes y proveerles agua.

‘Estamos trabajando para que no se presenten más muertes, pero la gente no quiere llegar a zonas de ayuda por miedo a ser interceptados’, agregó.

Dejando a un lado las condiciones climáticas o austeras, también se cree que las tácticas de los coyotes han cambiado y se han trasladado a lugares más cerca del río.

Según Martínez, cuando la Patrulla Fronteriza los intercepta, ellos tiran sus cosas, las dejan en el piso y corren sin nada hacia lado mexicano y se vuelve imposible capturarlos.

‘Además, los coyotes se han enfocado en no ser detectados, utilizando celulares ‘fantasma’ con señales (bloqueadas) que no pueden ser registradas por sistemas de localización de los agentes de la Border Patrol’, dijo Martínez.

Martínez enfatiza a los migrantes en cualquier punto de la frontera México–Estados Unidos que no expongan su vida.

‘El calor es extremamente peligroso, no se pongan en peligro, no es cualquier cosa caminar en estas zonas. El resultado puede ser la muerte’, advirtió.

‘Una clara emergencia’

Las muertes de los inmigrantes son un ejemplo de la necesidad de que las personas que cruzan la frontera tengan zonas seguras a dónde llegar si se ven en peligro, dijo Melissa López M., directora y abogada de Migrantes y Refugiados de la Diócesis de El Paso.

‘Aunque existe este peligro, estas personas van a seguir viniendo, es clara la emergencia de Estados Unidos de tener más cuidado de la gente que viene huyendo de violencia, especialmente los países centroamericanos, y esto va a seguir pasando hasta que Estados Unidos tome más en serio la necesidad de proteger a la gente’, dijo López.

Aclaró que la comunidad inmigrante tiene que sentirse segura. Argumenta que es bueno tener los refugios que habilita la Patrulla Fronteriza, pero que si ellos no tienen la intención de detenerlos, que se sepa.

‘Tienen que hacerle saber a las personas que son para su ayuda, y se tiene que cumplir que no los van a detener’, expresó López.

Este año, la Patrulla Fronteriza también ha duplicado su número de rescates a más de mil desde el 1 de octubre del 2015 a la fecha, en comparación con el mismo período del año anterior. Un rescate puede ser una detención en zonas aisladas de grupos, familias o individuos extraviados o en situación de peligro.

Muchas de las personas rescatadas se encuentran encerradas en las cajuelas de los vehículos o remolques de tractor. Algunos también se han encontrado en el desierto –en el caso de Arizona, Nuevo México y el Oeste de Texas–, o en la maleza o ranchos, en el caso del Sur de Texas, después de haber sido abandonados por el grupo que los acompañaba.

Comparte la nota

Publica un comentario