IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 19 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

La Voz de la Fe

28 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Entre las actividades que tuvo el Papa Francisco en Morelia el pasado día 16 de febrero, hubo dos encuentros privados que no se pasaron por televisión pero que fueron altamente significativos. Antes de saludar a los niños en la Iglesia Catedral, el Obispo de Roma se detuvo en la sacristía para saludar a algunos pocos Ministros Evangélicos y a un grupo de Rectores de Universidades estatales y privadas.

Con suma atención y amabilidad saludó a cada uno y dialogó con ellos. En el intercambio con los representantes de confesiones religiosas compartió su experiencia como Arzobispo de Buenos Aires, recordando cómo de vez en cuando tenían reuniones ecuménicas de oración y diálogo fraterno, y también llegaron a realizar juntos algunos eventos con jóvenes, alternándose en la predicación y en las alabanzas.

Nosotros le platicamos al Papa que desde hace años hemos podido promover jornadas de reflexión sobre la libertad religiosa y sobre la paz, algunas acciones de tipo social y encuentros de oración con espíritu ecuménico. Nos felicitó y animó a seguir adelante en plan fraterno como Consejo Inter Religioso.

En seguida, pasó a otro espacio de la misma Catedral en el que estaba esperando un grupo de quince Rectores y Rectoras de Institutos de educación superior. El Papa tuvo la delicadeza de detenerse con cada una y cada uno de ellos, escucharlos y felicitarlos por su compromiso educativo y por el ambiente de colaboración que se da entre las Universidades.

En repetidas ocasiones mencionó el Santo Padre la importancia del deporte, de la música y el teatro, de la acción social, de la creatividad y energía que son propias de los jóvenes, en fin de una verdadera educación integral basada en la confianza y el optimismo dada la dignidad y nobleza originarias de todo ser humano.

Estoy seguro de que, con esta motivación tan especial, se acrecentará el clima de diálogo y el compromiso efectivo en ambos grupos, respetando las autonomías institucionales, con la convicción de que, por encima de las diferencias, coincidimos en grandes objetivos como son: la preservación de nuestras raíces culturales, el cuidado del medio ambiente, el servicio a las personas, la construcción de la paz, en fin la dignificación de las personas en la libertad y la justicia, en la apertura a la verdad y a la trascendencia.

Por todo esto doy gracias a Dios y también reconozco la buena voluntad de todos los participantes y la gran generosidad del Papa Francisco quien dejó una huella indeleble en nosotros.

 + Alberto Cardenal Suárez Inda

Arzobispo de Morelia

Comparte la nota

Publica un comentario