IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

22 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por:Aurelio Prado

Al principio de su ministerio, Jesús, estando en la sinagoga se levantó y le entregaron el pasaje del profeta Isaías que dice: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la ‘liberación’ a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la ‘libertad’ a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”. Lc 4,18-19

En este pasaje el Señor Jesús hace un bosquejo de lo que será toda su vida entre nosotros. El Espíritu de Dios lo llevará por todas las partes donde haya que proclamar la Buena Nueva de salvación a todos y cada uno de los que crean que él es verdaderamente el Hijo de Dios vivo, dará la vista a los que no ven física y espiritualmente, proclamará un año de gracia del Señor y sobre todo dará la liberación a los oprimidos por los espíritus inmundos. Allí Jesús pone mucho énfasis y usa dos veces la palabra, liberación que quiere decir libertad.

Jesús sigue expulsando demonios y esto lo podemos ver en el templo de la Resurrección donde nuestra hermana Lulú nos da su testimonio y nos dice que la Palabra de Jesús se debe cumplir porque es viva y eficaz: Mi nombre es Lourdes y quiero agradecer a Jesús el haber sido la liberación total en mi vida. Hace diez años había renunciado a los demonios, a la hechicería, al ocultismo, pero no fue una liberación completa porque yo todavía creía en los amuletos disfrazados porque me dejé engañar por el Enemigo a través de una persona. Me decía que el salmo, que esto, lo otro, me darían buena energía. Esto es bueno para tu casa, pon un triangulito, unas velitas, pon las esferitas, esas que dan buena energía. Todo esto trajo más demonios a mi vida porque empecé a trabajar con esos fetiches y hubo un momento en que le pedí al Señor que me empezara a liberar mental, física, espiritual, emocional y económicamente. Ahora comprendo que hay que tener cuidado con lo que pides a Jesús porque él trajo una renovación total a mi vida, no nada más espiritualmente sino física, mental y económicamente.

Para mí, la economía era un dios, un dios muy grande. La lujuria y la avaricia habían hecho su casa en mí junto con la gula, esos demonios estaban muy penetrados en mí vida y esto causaba una desunión familiar y en el momento en que empecé a renunciar a ellos, el enemigo me empezó a atacar fuerte, tan fuerte que hasta mis hijos sufrieron las consecuentes, pues también a ellos los llevé a las limpias, los llevaba a que se pusieran el amuleto y ellos también estaban contaminados. Así me di cuenta que no nada más en mi vida adulta estaba ligada a esto sino que desde que estaba en el vientre de mi madre ya también iba a todo este tipo de cosas y desde allí me empecé a contaminar.

Cuando entré al templo de la Resurrección me di cuenta que el Señor Jesús estaba rompiendo esas cadenas no nada más a mí, sino también a los míos a través de su Sangre bendita. Desde ese momento se fueron rompiendo las cadenas que había con mi familia, con mi familia política, con toda la gente que a través de mi vida me había dado ese tipo de amuletos, todo ese tipo de dizque ayuda, pero era el enemigo que se viste de esas personas para seguir derrotando a todo el que crea en esas cosas, especialmente a mí. Pero hoy le doy gloria a Dios porque Jesús está en mi vida y con su Sangre bendita me ha limpiado a mí, a mi familia, a mi hogar y todas mis pertenencias.

Mi liberación ha sido total, en todas las áreas de mi vida, Ahora puedo decir que me considero una mujer que volvió a nacer. Desde ese día de mi liberación volvió a mí la paz que había perdido. Los miedos, angustias, temores, estrés, me han desaparecido. Cuando se hizo la oración de renuncia a las acechanzas del Enemigo las hice mías. Le entregué a Jesús como nunca a mi vida y el resultado es que Jesús se llevó todos los demonios, porque no era uno sino varios, que me tenían atrapada y cautiva. Soy libre porque Jesús que está vivo me ama. Después mi esposo me acompañó a un retiro junto con mis hijos. Ahora puedo decir que soy feliz.

¡Gloria a Dios!

El Señor Jesús me dio la gracia de ver cuando nuestra hermana Lulú llegaba por primera vez a la iglesia a la oración de sanación. Se bajó del auto que la llevaba y tenía una cara de angustia, miedo y desesperación. Otra hermana, que la invitó, la recibió y juntas y abrazadas lloraron. Ahora, si preguntas por ella y su familia, te darás cuenta lo que hace Jesús con los que se dejan amar por él.

Después de muchos minutos nuestra hermana Lulú se acercó a la misericordia de Dios y después de acusarse y entregar su carga, cadenas, creencias, culpas, pecados, y todo lo que se le parezca se levanto de allí completamente renovada. Así como Jesús le quitó a María Magdalena siete demonios y la dejó completamente nueva, nuestra hermana Lulú fue absuelta de su pasado y halló gracia a los ojos de Dios.

La paz que ahora tiene Lulú se le nota por todas partes, no deja de hablar de la misericordia de Jesús sobre todo este año qué fuimos invitados por el Papa a reconciliarnos y pasar por la puerta de Catedral, invita a todas tus amistades a la reconciliación con Dios. Recuerda que cuando experimentas paz, viene de Dios, cuando no tengas paz, no viene de Dios.

Si tú estás atrapado con amuletos, fetiches, horóscopos, ouija, tarot, lecturas de cartas, de cigarro, de manos. Si tienes un buda, elefantes en la entrada a tu casa viendo hacia la puerta, si barres hacia afuera y no hacia dentro, si crees en supersticiones, en la buena y mala suerte y todo lo que se le parezca, es hora que busques un encuentro personal con Jesús y te dejes llevar por los caminos nuevos que tiene para ti y toda tu casa. Si crees que hay dos tipos de magia, magia blanca y magia negra, date cuenta que solo existe una magia y esta es de Satanás. Renuncia a todo eso y vive la vida nueva que Jesús te trae.

Cuando ponemos nuestra limitación, enfermedad, debilidad, fractura, duda, miedos, pasado, y todo lo que se le parezca, en las manos de Jesús, nuestros problemas tienen los minutos contados.

¡Alabado sea Jesucristo!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evangelización

www.jesusestavivo.org.mx [email protected]

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario