IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Enfrentando 300 enfermedades juntas

15 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Hace tiempo nos pidieron oración por una hermana que padecía una enfermedad terminal por necesidad. Las primeras veces que asistimos a su casa nos dimos cuenta de la dimensión del problema y dijimos a Jesús que él es experto en casos difíciles, es más, es el único que la podía sanar. Para Jesús vivo no existe ningún problema, todo es completamente fácil.

Nuestra hermana nos comenta el testimonio de su sanación: mi nombre es Delia, siempre fui una persona con mucho trabajo, no estaba tranquila ni un momento y se me juntó mucha tensión. Y me vino mi enfermedad: cáncer. Yo estaba desesperada, quería morirme, no quería vivir porque esa enfermedad es como si dijera uno: muerte

Los médicos que me atendieron fuera del país me dijeron que mi cáncer eran “trescientas enfermedades juntas”. Y no me dieron ninguna posibilidad de sanación. En eso vinieron a casa unos hermanos con una buena noticia: “Dios me ama”, me dijeron. Yo sabía que Dios ama a todos pero desde ese día me di cuenta que Dios me ama a mí, esa es la diferencia. Experimenté que causaba interés a los ojos de Dios. Un día cuando estaba más deprimida, cuando quería yo morirme, cuando no encontraba la salida, sentí una llovizna que me cayó en la cabeza, era el mismo Espíritu de Dios el que llegaba a mí y me sanó, en ese momento viví mí sanación. Hay que recordar que Jesucristo relacionó el Espíritu Santo con el agua, veamos el pasaje de “La Samaritana” o cuando Jesús dijo: ríos de “Agua Viva” correrán por los que crean en mí. Allí recobré todos los movimientos que antes tenía. Me sentí completamente sana.

Gracias Señor. ¡Bendito seas Señor!

De esto hace aproximadamente tres meses y mi mejoría va en aumento, estoy sana, porque el Señor así lo quiso. Está es la verdad, este es mi testimonio, a mí me sucedió, yo soy testigo del poder de Jesús. Cada día me siento más sana y le pido a Dios que esté conmigo hasta que complete su obra ya que mi enfermedad era muy pesada, era cáncer. Yo me siento física e interiormente curada porque el Señor me tocó. Me han sucedido otras cosas aparte de mi enfermedad y en todas el Señor me ha ayudado, se que tengo que seguir hasta terminar completamente con la enfermedad. ¡Bendito sea mí Señor Jesús que me sanó!

En una reunión de oración pedí perdón al Señor por mis faltas, que él me liberara de mis culpas, sentí la presencia del Señor. Y todavía es increíble pero desde que me sanó, siento la presencia de él, como que se quedó conmigo, así lo vivo, cada vez que le pido algo se que me está escuchando, he tenido problemas con mis oídos, con mis ojos, y le he confiado todo, absolutamente todo.

Cuando me traían a Jesucristo para comulgar con él, no veía nada, ahora veo, no al 100% pero me estoy recuperando y cada día veo mejor, y me estoy integrando a mis actividades normales.

En su testimonio Delia añadió: dos médicos me atendían en la ciudad de México, uno de ellos me puso la radioterapia y el otro la quimioterapia. En mi última visita se quedaron sorprendidos, no daban crédito a lo que veían.

Dijeron que esto no era obra de ellos, que no era obra humana. Nosotros no tenemos nada que ver con su recuperación, volvieron a asentar, porque yo no debía de estar así como estaba, me dijeron que yo debía estar muerta. Me empezaron a preguntar que si no sentía mal el estómago. No, fue mi respuesta, me dijeron que el pelo no me iba a volver a salir, ya tengo pelo, y me esta saliendo más. Además dijeron que no creían en Dios pero que ahora lo estaban viendo en mí y que eso hacía que creyeran en Dios, que Dios existe, ¡que está vivo!

¡Gloria a Dios!

En nuestra oración de los lunes estaremos en primer lugar en adoración, reconoceremos que Jesús  es Dios y no solo eso, le diremos que es ‘nuestro’ Dios y también nuestro ‘único’ Dios. Parte esencial es creer en Dios, esperar en El y decirle que lo amamos. La presencia del Espíritu Santo es nuestra fuerza.

Recordemos en esta preparación a la resurrección que fue precisamente él quien resucitó a Jesús y está vivo para nunca más morir, esa fue la decisión de mi Papá Bueno.

Parte esencial de la oración es nuestro reconocimiento pecador, pediremos la gracia de ser perdonados, de esta manera nos sentiremos ‘pecadores perdonados’.

Invocaremos también la presencia de Mamá María y que así como formó a Jesús y lo hizo un gran Hombre, nos ayude a todos y cada uno como lo hizo con su amado Hijo, hermano nuestro. La alabanza será el cable de alta tensión que nos comunicará con Papá Bueno, Jesús junto con nosotros, lo aremos en espíritu y en verdad. En la acción de gracias mostraremos nuestra gratitud por los beneficios recibidos y que ha veces ni nos damos cuenta que ya los tenemos.

En la lectura de la Palabra de Dios viviremos como se repiten hoy los milagros de hace dos mil años y confirmaremos que Jesús es el mismo de ayer,  hoy, de siempre. Además le diremos que en la Hostia consagrada está carne de su carne y sangre de su sangre. Los testimonios se darán después de haber puesto en la oración toda nuestra confianza en Aquel que es la resurrección y la vida.

El mismo Jesús que resucitó a Lázaro, que calmaba las tempestades, que limpiaba a los leprosos y multiplicaba panes, estará contigo en la oración. Pediremos al Padre Bueno en el nombre de su amadísimo hijo Jesús por la salud integral de los más necesitados. Papá Dios no le niega nada a su Hijo, y la voluntad de Cristo Jesús es que tú y toda tu familia estén sanos en el cuerpo, sanos en el alma y sanos en el espíritu.

Jesús quiere sanarte y que tú testimonio de sanación salga en esta columna, desea hacer sus milagros igual que en el Evangelio. Atrévete a sanar.

Y para terminar, que no es lo último les diremos que fuimos informados que dijo el Gobernador, que S. S. Francisco visitará Morelia el próximo 15 o 16 de Febrero de 2016. Estas son las palabras textuales que pronunció el Gobernador cuando dio el informe: Confirma Silvano Aureoles visita del Papa a Morelia.

El Gobernador de Michoacán indicó que por el momento sólo está confirmada la visita a la capital michoacana, por lo que la Tierra Caliente, queda descartada.

Será el próximo 15 o 16 de febrero de 2016, cuando el Papa Francisco visite la capital michoacana.

Estamos en el templo la “Resurrección” los lunes a las 5 de la tarde donde adoramos a Jesús vivo,  colonia López Mateos, nuestro Sr. Cura don Miguel Contreras López, nos acompaña. Además tenemos Oración por los Enfermos.

¡Alabado sea Jesucristo!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Comparte la nota

Publica un comentario