IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Jesús está vivo… en Morelia

24 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Hace unos años yo era muy conocido porque tenía mucha facilidad para la mecánica automotriz, para las carreras de autos y motos. No hubo ningún automóvil o camión que no pudiera arreglar. En la calle y carretera era reconocido.

Siempre regresé con el auto o camión que estaba descompuesto. Era satisfactorio poder hacer un servicio.

Ahora es muy diferente: ya no me reconocen por algún negocio que pueda hacer, o por algunos dulces que pueda elaborar o vender, ahora la identificación es por la oración a los enfermos. Si vamos al Seguro Social a orar por un hermano, todavía no terminamos y ya nos están invitando a otra sala con más pacientes. Resulta que siempre oramos por más personas porque al vernos y oírnos nos invitan para ir con sus parientes. En el ISSSTE nos han sacado a los enfermos a una sala para hacer oración por todos. Siempre nos invitan a regresar al sanatorio que vamos. Ahora mi vida es diferente. Es mucho más hermoso transmitir el amor de Dios que componer la más sofisticada máquina.

¡Gloria a Dios!

El pasado 18 de mayo tuve una de las más bellas situaciones que me han pasado en la vida. Frente a Catedral una hermana me detuvo y me dio el testimonio de la sanación de su hijo que tenía ataques epilépticos.

Aquí en Morelia se repitió lo que sucedió hace ya casi 2,000 años cuando Jesús bajaba del monte con tres de sus discípulos y los otros nueve no habían podido sanar al muchacho que sufría ataques epilépticos. Jesús fue a la casa de Christian y le quitó esa terrible enfermedad. Margarita nos relata la historia de la enfermedad y sanación de su hijo Christian Luis. Hace como 5 años se le manifestó a nuestro hijo la enfermedad de epilepsia. Un día en la tarde nuestro hijo tuvo su primera crisis. Mi esposo lo encontró pataleando en su cama y vomitando, sus ojos los tenía extraviados. Mi esposo me gritó diciendo que se nos moría el niño. No sabíamos de qué se trataba.

Hablé a Rescate y a mi concuño que es médico y lo llevamos al sanatorio de la Inmaculada. Estuvo un día en observación y después el médico nos llamó a mi esposo y a mí para informarnos que el niño tenía epilepsia. Sentimos que nos volvíamos locos, pero poco a poco fuimos teniendo fuerzas para afrontar la enfermedad y atenderlo adecuada e inmediatamente. Se le hizo una tomografía y gracias a Dios salió limpia, sin tumor, luego un encefalograma, salió pésimo, al grado que el médico creía que tenía encefalitis.

Nos recomendaron a otro neurólogo pediatra. Le llevamos al niño y los estudios que examinó minuciosamente. Después de un tiempo nos dijo que nuestro hijo estaba enfermo del cerebro. A mí se me partió el corazón porque mi hijo sabía de qué estaba enfermo.

Christian tuvo un tratamiento de 5 años de medicina Tegretol. El médico confiaba en el tratamiento y nos lo hizo saber. La medicina tenía que ser ininterrumpida porque podía presentarse una crisis severa. Efectivamente, en una ocasión se nos pasó darle una dosis y la crisis no se hizo esperar.

Llevé a mi hijo con el Señor de la Sacristía y le pedimos que lo aliviara. Chiristian quiso hacer efectivo aquello que dijo Jesús: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. Allí me di cuenta que Jesús ama a mi hijo. Le pedimos a la Madre de Jesús en la advocación de Virgen Inmaculada de la Salud de Pátzcuaro que lo pusiera bajo su manto y oramos por su salud.

Hace un año un grupo de hermanos vino a la casa a orar por la salud de nuestro hijo. Fue precioso. Sentimos la presencia de Jesús en casa. Jesús se interesaba por nuestro hijo y lo sanaba. Ese día sentimos verdaderamente el amor de Dios.

El niño ha mejorado hasta su sanción total. Lo han checado cada seis meses y se le ha tomado varios encefalogramas ahí se muestra la obra de Dios.

A fines del año pasado el médico le bajó la dosis de la medicina hasta que se la quitó por completo. Ya no sucedió lo de la otra vez y el niño está perfectamente bien.

Agradezco a mi Señor Jesús y a su Madre que también es nuestra madre por la sanación que le regaló a mi hijo.

Gracias por todas las oraciones ofrecidas al Padre para que mi hijo recobrara su salud.

¡Gloria a Dios!

Nos han llegado testimonios de algunos hermanos que el Señor ha sanado en diferentes oraciones en sus casas.

Nuestra hermana Hilda G. nos relata lo que hizo Jesús en su vida: desde el año de 1989 me diagnosticaron artritis reumatoide. Empezó por el tobillo izquierdo, la muñeca y la mano del mismo lado. Después me invadió la rodilla derecha para luego atacarme todo el cuerpo. Me daban unos dolores mucho muy fuertes así como fiebre. Estuve casi inmóvil durante más de un año. Los tratamientos médicos no me produjeron una mejoría notable. Fueron los cinco años más difíciles de mi vida.

Un día unos hermanos vinieron a mi casa a orar. Impusieron las manos en mi cabeza y a partir de ese día empezó a obrar en mí una fuerza que me hizo levantar. Sentí como que algo era arrancado desde dentro de mí, me pude mover y el dolor de nuca que nunca se me había quitado, desapareció. Empecé a tener movimientos y luego caminé apoyada en muletas. Ahora vengo por mi propio pie a alabar a Papá Dios a la oración. Jesús me fue a sanar a mi casa.

¡Gloria a Dios!

– Mi nombre es Rubén Flores y quiero dar el testimonio de lo que hizo el Señor por mí. Hace tiempo me dio un infarto y quedé muy dañado del corazón.

Estuve en tratamiento médico durante ese tiempo y no obtuve buenos resultados.

Por el mes de abril vinieron unos hermanos a la casa a orar por mi recuperación

y nos abandonamos en la misericordia de Dios. Le dijimos al Señor que creemos en el, que nuestra fe es poca, que nos la aumentara. En ese mismo instante sentí “algo” dentro de mí que era sacado con fuerza. Me hicieron nuevos estudios y estoy perfectamente bien. Lo más importante es que yo me siento bien, me siento como nunca y lo más maravilloso es que lo hizo mi Señor Jesús.

¡Gloria a Dios!

Estamos en el templo de la Resurrección en la oración por los enfermos de los lunes a las 5:00 horas de la tarde.

¡Alabado sea Jesucrito!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evengelización

www.jesusestavivo.org.mx [email protected] [email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario