IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.65

22.00

Jesús está vivo… en Morelia

5 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

¿Has visto a Jesús vivo y resucitado qué camina?

¿Has visto a un ciego que vuelve a ver?

Aurelio Prado Flores

Los ciegos ven ¡Jesús resucitó y está vivo! ¿Qué representa para ti esta gran verdad? ¿Qué tiene que ver contigo? Cuando Jesús resucitó a cada persona se nos quitó un peso que traíamos en nuestra espalda y ahora, ya podemos caminar rectos sin jorobas porque gracias a su resurrección ahora ya no somos ganadores, somos ¡más que vencedores! Te vamos a comentar lo que representó a tres de nuestros hermanos de comunidad el hecho de decir a los cuatro vientos esta proclamación de fe.

El jueves pasado, hace unos días, tuvimos nuestra Asamblea de Alabanza con el templo lleno. Es hermoso proclamar la Palabra de Dios con los hermanos deseosos de escuchar el mensaje que Jesús tiene para cada uno. Todo se desarrolló normalmente salvo que no tuvimos tiempo para preguntar por los testimonios o sea la acción de Jesús en la comunidad. Cuando terminamos, el Sr. Cura se reunió con nosotros en el atrio y me dijo que había allí una señora que estaba solicitando un lugar donde pasar la noche pues venía de fuera y no tenía donde dormir. Llamé a varios lugares que podrían dar este tipo de servicios y no contestaron. Le dije al Sr. Cura que un día antes había llevado el Santísimo a una casa que se dedicaba a cuidar de la mujer y que precisamente así se llamaba: “Casa de la Mujer”, y me pidió que la llevara. Como no llevaba automóvil tuvimos que irnos caminando, orando y caminando. Le pregunté que de donde era y a qué había venido, es de Uruapan y había venido a la Asamblea de Oración del templo de la Resurrección. Le seguí preguntando y le dije que cual era el problema que la había hecho venir, es que casi estoy ciega, me respondió. Eso es fácil, le dije, nomás le pedimos al Señor que te sane y ya. ¿Tú crees que Jesús que está vivo te pueda sanar? ¡EL ES EL ÚNICO! me respondió. Por lo que le acabas de decir a Jesús eres buen prospecto para que él te sane, le contesté. Íbamos caminando y orando. Le dije a Jesús que tenía poco tiempo para sanarla porque, él sabía que no había muchos testimonios para esta columna.

Una hermana me dice que soy muy bruto para orar pero que a pesar de eso el Señor me escucha y responde, yo le contesto que él es el Único al que le puedo pedir y que si cuando estaba recién nacido tenía que llorar para que le dieran de comer, ahora le “lloro” a Jesús para que me sane a los enfermos. Pedí la protección de María para mi hermana Lolita, le dije: mira María, hace ya casi 2,000 años tu le pediste a tu hijo Jesús por un matrimonio que todavía no vivían juntos y ya se les había acabado el vino, a Lolita ya se le acabó la vista, mira, no puede ver, la tengo que ayudar a cruzar la calle. ¡Pídele a tu Hijo que tenga misericordia de ella!

Pasamos varias de las calles orando y Lolita llevaba sus manos vueltas hacía arriba como esperando “algo”. Al verla así le dije a Jesús: tú no puedes dejarla con las manos esperando, que va a decir la gente de Uruapan; que Lolita vino a Morelia a la oración y se regresó igual, sánala Señor, tú tienes todo el poder en el cielo y en la tierra y al decir tu nombre todo lengua confiesa que tu eres el Señor y toda rodilla se dobla en el cielo, en la tierra y en los abismos.

Le dije al Señor que si la sanaba todos salíamos ganando; Lolita estaría feliz porque podría ver los colores, las flores y todo lo que le rodea, yo, tendría un testimonio para compartir en la comunidad y el que más ganaría sería él, mi Jesús, porque se cumpliría la profecía mesiánica que él hace ver a los ciegos.

Ve la cita donde se nos dice “El Espíritu de Dios está sobre mí, porque me ha ungido para dar buenas noticias (para el hombre y mujer de hoy) a los pobres; me ha enviado a anunciar a los cautivos su liberación, y su curación a los ciegos; a aliviar a los oprimidos, a anunciar un año favorable del Señor”. Lc 4,18-19

Seguimos caminando por la Avenida Madero. Allí fue donde le impuse las manos y oré en lenguas. A 100 metros de la “Casa de la Mujer” le pregunté que había sentido en sus ojos, me contestó que mucho calor, le dije que Jesús la estaba sanado, empezó a llorar y me dijo que podía distinguir a las personas. Le pregunté que decía en una lámina, me contestó que no sabía leer pero que había una “a” y una “d”. ¡Mi hermana Lolita estaba viendo! Me dijo de qué color era cada puerta que veía, los colores de los carros que estaban estacionados, ¡veía todo y lo veía bien!

Nos detuvimos y empezamos a dar gracias al Señor por esta primera sanación que hizo en la calle, bueno, caminando. Ahora podemos decir: “Jesús está vivo… y caminando en Morelia”. ¡Gloria a Dios!

Llegamos a la “Casa de la Mujer” y cuando entramos le dije a Virginia, que es la encargada, que si podía dar asilo a mi hermana que venía de Uruapan y me contestó que sí. Le platicamos que el Señor le acababa de regresar la vista y ahora podía ver como antes, o mejor dicho, mejor que antes, porque ella había puesto toda su fe en el “Único” que la podía sanar.

Virginia me preguntó que traía en mi mano, le dije que eran las peticiones que nuestros hermanos dejan a Jesús en la Asamblea de Alabanza de los jueves, que los lunes oramos por todas ellas. Tenemos varios testimonios de diferentes sanaciones que ha hecho el Señor por este medio. Le expliqué que Jesús lee las peticiones y también las  contesta, o sea que sabe leer y sabe escribir. Virginia quiere ir el próximo lunes a llevar una petición a Jesús por un serio problema de salud que tiene. Lolita ya está viendo y esto le pasó por CREER que Jesús está vivo… y caminando en Morelia.

Doy gracias a Jesús que ese lunes me mandó sin automóvil, porque ¿cómo podría haberle impuesto las manos a mi hermana si iba manejando? La oración no podría haber sido igual y me hubiera perdido una de las más maravillosas sanaciones que mi Jesús tiene para esta su comunidad.

¡Gloria a Dios!

Entra en comunicación con nosotros:

“Cantos” de Melba y Martín los tenemos en www.jesusestavivo.org.mx Para tu celular. Totalmente sin costo.

“Bendiciones”: Santísimo, vídeo. Papa, colores y tamaño originales. Aquí. Basta que las pidas a nuestra dirección electrónica.

“Audios” de evangelización. Comunícate con nosotros. Pregunta: ¿Cuántos evangelios hay? Nada más hay uno.

Somos amigos de S. S. Francisco. Puedes verlo todos los días en sus producciones. Tengo un hermano que trabaja con él.

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evangelización

 

Comparte la nota

Publica un comentario