IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Jesús está vivo… en Morelia

12 de junio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Aurelio Prado Flores

En el ministerio de oración por la salud de los enfermos del que formamos parte, el Señor Jesús nos ha regalado infinidad de gracias que ha derramado en los corazones de los que creen que verdaderamente él es el Hijo de Dios y que tiene todo el poder en los cielos y en la tierra.

Nos ha tocado ver como un hermano que estaba imposibilitado para poder valerse por si mismo, que lo tenían que levantar, acostar, bajar, subir, en una palabra: hacerle todo; en el momento en que se proclamaba que Jesús está realmente presente en la Hostia consagrada, él dejó la silla de ruedas y quedó de rodillas ante Jesús Eucaristía. El Señor lo sanó en su casa. Existen en nuestros registros innumerables testimonios de sanaciones de cáncer, de riñón, migraña, herida de bala. Hace más de 7 años nuestro hermano Juan nos dio su testimonio cuando el Señor lo sanó de SIDA.

Nuestra hermana Miryam también fue sanada de leucemia. Ella es médico y un día se nos pidió oración pues se desvanecía hasta quedar sin sentido. Los médicos sabían que era leucemia, pero era una leucemia muy rara.

La primera entrevista que tuve con ella fue por teléfono y le pregunté que cuanto tenía sin confesarse. Como que es muy atrevido hacer ese tipo de preguntas pero sentí la necesidad de hacerlo, me contestó que tenía mucho tiempo sin confesarse. Prometí llevar a su casa el ministerio de oración por los enfermos pero que ella también se comprometiera a reconciliarse con Dios.

Además le pedí que en una hoja de papel escribiera el nombre de la persona que más daño le hubiera hecho en su vida, la persona que más la hubiera ofendido, la que más se hubiera burlado de ella. Y después de hacerlo le pedí que le perdonara. Pero que no lo hiciera como lo había hecho en otras ocasiones sino que perdonara en el nombre poderoso de Jesús, que si no tenía fuerzas para hacerlo se las pidiera a Jesús y que él se las iba a dar. Después tenía que poner a otra persona que le hubiera hecho mucho daño en su vida y también la tenía que perdonar en el nombre de Jesús. Así le dije que pusiera a todas las personas que le hubieran ofendido y a todas las debía perdonar en el nombre de Jesús. Ella asombrada me preguntó: ¿todas?, le contesté, todas las que te acuerdes y si no caben en una hoja, escríbelas en un cuaderno.

Al reverso de la hoja o del cuaderno debía poner los nombres de las persona que ella había ofendido y a ellas debía pedir perdón por las ofensas que les había hecho. Me volvió a preguntar: ¿todas?, le volví a contestar, todas las que te acuerdes. Pero recuerda debes pedir perdón en el nombre de Jesús quien tiene todo el poder en los cielos y en la tierra.

Cuando llegamos a su casa para iniciar la oración comenzó a llorar y dijo que no había podido confesarse pues no había encontrado sacerdote. Una hermana le preguntó que si había hecho su “papelito” y contestó que sí.

Hicimos la oración de sanación en el nombre de Jesús y ella prometió confesarse

lo antes posible. De esto hace más de nueve años y a nuestra hermana que le daban unas semanas de vida, ahora alaba a Dios en espíritu y en verdad.

Jesús la sanó en su casa. Los médicos no saben donde se quedó la leucemia.

Nosotros si sabemos, se quedó clavada en la cruz de Cristo donde deben estar todas nuestras enfermedades.

¡Gloria a Dios!

Si tú estás enfermo, corre a reconciliarte con Jesús y vive con él. Goza como Jesús arroja tus culpas al fondo del mar, y como te libera de tus enfermedades.

Jesús no se conforma con perdonarte sino que te hace sentir que te ama y que te ama tanto que murió y resucitó por ti. Además Jesús te capacita para que no vuelvas a pecar.

¿Existe algún pecado que Jesús no te pueda perdonar? SI. Hay un pecado que Jesús no te puede perdonar y ese pecado que no te puede perdonar es el que no le pides perdón. Confiésate pecador y prepárate a recibir las gracias que ya Jesús ganó para ti con su muerte y resurrección, porque Jesús quiere estar vivo… en ti.

Recuerda que Jesús es el amo de lo imposible. El puede sanar a quien él quiera,

como él quiera y a la hora que él quiera.

¡Alabado sea Jesucristo!

Comunícate con nosotros:

Programa “La Palabra”. Viernes a las 12:30 Tu enfermedad tiene los minutos contados. Es con el Papa. Llámanos.

“Y La Palaba… es Dios”. Mensaje diario de Aurelio Prado Flores. Por www.jesusestavivo.org.mx a la hora que quieras.

“Un versículo del Evangelio”, con explicación por Aurelio Prado Flores, diario, en el Face.

Entrevista al “Sr. Cura don Miguel Contreras López”. Diario, en el Face.

“Oración”, en la calle. Nos juntamos en la calle. Diario, en el Face.

“Evangelio Hoy”, Evangelio y predicación todos los días por persona autorizada, Mons. Fabio Martínez Castilla, en el Face.

“Misa de Sanación”, con El Sr. Cura Don Miguel Contreras López, en la “Resurrección”, los jueves a las 12:00 medio día. En el Face, cada 7 días.

“Misa”, en San Pedro, con Monseñor Rafael Chávez Ponce de León a la una de la tarde. Los domingos, en el Face.

“Diario de Santa Faustina”, diario, en el Face.

“Evangelio hoy”, predicación con vídeo, en el Face. Con Palabra de Dios. Con Aurelio Prado Flores. Diario.

Domingo de Resurrección con el “Papa Benedicto XVI”, lo estimo mucho, me mando unas palabras, una bendición, unas oraciones y su generoso donativo, me dijo: “ovejuela enferma”, desde Roma, dura poco más de 2 horas, en el Face, diario.

“Entrevista” a María. Diario. En el Face.

No nos sana hierba ni emplasto alguno, sino tu “Palabra”, Señor que TODO lo sana. Mis papás viven en su casa verdadera.

“Preguntas”, si no sabemos… Investigamos, pero te contestamos bien. Mándanos tu lista de enfermos. Pide por ellos.

“Teléfonos”: 44 31 98 75 86 Aurelio 44 34 09 87 96 Daniel. (443) 445 12 96 casa Aurelio. Oración por los enfermos. Pide por ellos.

“Te doy 15 días para qué me lo sanes”. Palabras del hermanito de Abraham a Jesús presente en la Eucaristía, quién lo sanó del “Síndrome de Wests” (no veía, no caminaba, no oía y tenía convulsiones) lo sanó a los 12 días, le habló como niño y le contestó como niño, no tenía con quién jugar fútbol. Su hermanito dijo “Tomad y Bebed todos de él”, refiriéndose a Jesús. No eran sus palabras. No hablaba así. La familia quedó admirada. Como le hablas a Jesús, ¡¡¡contesta!!!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y LA MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evangelización

www.jesusestavivo.org.mx [email protected] [email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario