IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Jesús está vivo… en Morelia

31 de julio, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Por: Aurelio Prado Flores

 

¡Algo grande, muy grande, está pasando en la Misericordia del Señor! ¡Ven y sánate!

El padre Saúl Zavala que vino del Ecuador junto con el padre Joaquín Martínez, celebraron una “Misa de Sanación” en el templo de la parroquia de Guadalupe a las 8 de la noche que se prolongó hasta las 24 horas. Una hora antes de la celebración, todos los que estábamos presentes en la casa donde recibieron al padre Saúl y al padre Joaquín nos arrodillamos pues una hermana empezó con el rezo del santo Rosario.

Se sentía algo extraordinario. No puedo explicarlo pero “algo” me tenía con el corazón lleno de gozo. Cuando empezó el segundo misterio la hermana dijo que María, la Virgen, estaba presente con nosotros. Llevaba un vestido blanco y en su cabeza una corona de doce estrellas y un Niño en los brazos y dijo: “Mi Hijo en estos momentos está sanando a una persona que tenía un fuerte dolor en la espalda” y la hermana siguió con las Avemarías. La alegría era grande ya que en el siguiente misterio la Virgen nos dio otro mensaje: “A cada uno de los que están presentes les regalo una rosa roja para que se la ofrezcan a mi Hijo”.

En el tercer misterio se anunciaron otras sanaciones, que como todas, tuvieron sus testimonios de autenticidad. Es una alegría muy grande el saber que cuando oramos, María la Madre de Dios, nos acompaña como lo dijo en el cuarto misterio. En el quinto nos hizo saber que durante la “Misa de Sanación” que estaba por dar inicio, la misericordia del Señor sería derramada en abundancia en los presentes y así fue como sucedió.

Durante la Misa se dieron varias palabras de conocimiento que en las próximas columnas estaremos comunicándoles junto con los testimonios de las múltiples sanaciones que hizo Jesús en su Iglesia, por ahora solo los citaremos:

Una señora de tres o cuatro quistes en el ovario el Señor la está sanando.

Una mujer perdió a dos hijos pues nacían prematuros y el próximo nacerá perfectamente bien y será sacerdote. Una persona tenía artritis en las manos no las podía mover y ahora ya puede. Un ciego que empieza a ver una lucecita está recobrando la vista.

Los que vayan a “ver” esta oración cierren sus ojos y pongan atención a las mociones del Espíritu Santo. Nos unimos a la Virgen Santísima María de Guadalupe, ella nos comunica el Espíritu Santo con su hijo Jesús. Jesucristo nos pone en contacto y en comunión con el Padre por la acción poderosa y maravillosa del Espíritu Santo, persona divina que nos santifica y limpia nuestros pensamientos y sentimientos, que purifica nuestros sentidos para verle con los ojos del espíritu, para oírle con los oídos espirituales, para sentirle con el corazón.

Hoy le pedimos al Espíritu Santo que ponga en nosotros un espíritu de oración porque no sabemos que pedir ni como pedir, que él venga en ayuda de nuestra debilidad.

Vamos juntos a orar un momento con alabanza. Alcemos nuestras manos y digamos: gloria a ti Señor, te alabamos, te bendecimos, te glorificamos. Los que oren o canten en lenguas, háganlo.

Ven Espíritu Santo y envía desde el cielo un rayo de tu luz. Padre de los pobres, ven dador de los bienes, ven luz del corazón, consolador espléndido.

Fuente silenciosa del alma, renovadora unción, descanso en la fatiga, frescura en los ardores, consuelo en la aflicción. Oh lumbre bienhechora entra en lo más íntimo de nuestro corazón.

Nada hay bueno en el hombre sin tu acción interior. Lava nuestras manchas, riega nuestra sequía, se tú nuestra salud, da que seamos dóciles a tu inefable voz. Transforma las almas frías con el fuego de tu amor. Se tú en nuestro camino guía y orientación. Concede a tus fieles que confiamos en ti tus grandes dones santos. Da la virtud al mérito, danos la salvación y el gozo inacabable. Siento en mi corazón en estos momentos que hay una mujer, y algunos varones que al escuchar esta palabra, esta oración, el Espíritu Santo los ha tocado. Están llorando, sienten esa intimidad con el Señor y las lágrimas bajan por sus ojos. Están sintiendo como un bautismo en el Espíritu Santo, que no es un bautismo sacramental, sino el renovar las gracias de la presencia de Dios, de Jesús, el Señor en su corazón cuando fueron bautizados de pequeños. El Espíritu Santo les está sanando de sus tristezas, de sus angustias.

Hay esposos que se sienten esclavizados porque el alcohol les ha esclavizado y el Señor con mucho amor les pide que renuncien al alcohol. Al mismo tiempo han sentido cuando dicen “no puedo”. Hay jóvenes que han estado es la droga y sus mamás están pidiendo y el Espíritu Santo está escuchando y presentándoles a Jesús esta oración para que la haga llegar al Padre. Padre bueno, siente el gemido de tu pueblo, de las madres, de las esposas angustiadas por sus hijos en la droga.

Egipto estaba esclavizando al pueblo de Israel y el clamor llegó a los oídos del Señor. Así te dice hoy: “No temas he escuchado tus lágrimas, tus peticiones, limpio tus lágrimas y hoy serás liberado junto con tus hijos de la esclavitud de la droga, sus esposos del alcohol”.

Una mujer alcohólica que se refugia en el alcohol porque se siente decepcionada porque no ha podido llegar al matrimonio, el novio se fue y la dejó.

Jesús le dice que el alcohol no es el refugio. El corazón de Jesús está abierto,

que venga y beba de su sangre y coma de su cuerpo, que Jesús tiene pan de vida y alimento de vida eterna.

“Te doy 15 días para qué me lo sanes”. Palabras del hermanito de Abrahám a Jesús presente en la Eucaristía, quién lo sanó del “Síndrome de Wests” (no veía, no caminaba, no oía y tenía convulciones) lo sanó a los 12 días, le habló como niño y le contestó como niño, no tenía con quién jugar fútbol. Su hermanito dijo “Tomad y Bebed todos de él”, refiriéndose a Jesús. No eran sus palabras. No hablaba así. La familia quedó admirada. Como le hablas a Jesús, ¡¡¡contesta!!!

“Jesús está vivo… en Morelia” cada 7 días, en: “La Voz de Michoacán”. Es los Domingos.

“Ángeles y demonios”. Diario. En el Face.

“María Nuestra Auxiliadora”. Diario. En el Face.

“Milagros Eucarísticos 1”. Diario. En el Face.

“Milagros Eucarísticos 2”. Diario. En el Face.

“Papa Francisco” en Roma, dura 20 minutos nada más. En el Face, diario.

Pan de Vida. “Evangelio Puro”, para la comida diaria. En el Face.

Fotos en “San Pedro”, cada 7 días. En el Face cada 7 días.

¡Alabado sea Jesucristo!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evagelización

www.jesusestavivo.org.mx [email protected] [email protected]

 

Comparte la nota

Publica un comentario