IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 4 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

20.05

20.80

Jesús está vivo… en Morelia

13 de noviembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Aurelio Prado Flores

En el Evangelio según Mateo en el capítulo 10,8 Jesús da lo orden a sus discípulos de resucitar muertos, y no se refería únicamente a la muerte que consiste en la lejanía con el Padre, como en la parábola del hijo prodigo: tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, (Lc 15,32) sino también a la resurrección física como lo hizo con la hija de Jairo: “Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva”; (Mc 5,22) o como lo hizo con el hijo de la viuda de Naím: “Y sucedió que a continuación se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con Jesús sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad; (Lc 7, 11-12) o lo que sucedió con el mismísimo Lázaro: “le dijo Marta a Jesús: Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano”. (Jn 11,21) Mientras a uno le quita la sábana con la que cubren a los muertos a otro le abre la tapa del féretro y lo deja libre, y al tercero lo libera de la loza sepulcral y lo pone a dar testimonio con los que lo vieron muerto. Este último milagro fue la causa de que se decidiera dar muerte al Señor de la vida. Y por eso murió Jesús para dar vida a quien más la necesita.

Jesús resucitó a una niñita de apenas 12 años, también a un joven y a un adulto mayor. Esto nos da a entender que tengamos la edad que tengamos seremos resucitados por el Señor de la vida.

Jesús sigue resucitando muertos. A unos les regala el don de pedir perdón por sus pecados y a los otros los rescata de la muerte física anticipada. Hoy tenemos el testimonio de una persona que se accidentó y lo daban por muerto pues ya no tenía signos vitales. El Señor de la vida quiere que el  “muerto” tenga valentía al dar su testimonio que le va a ser muy útil a Jesús en la evangelización.

El pasado domingo se presentó María Elena con su hija y nos pidieron oración por un familiar que acababa de sufrir un fuerte accidente y estaba en el hospital en estado de coma. Los médicos no dieron ninguna esperanza de vida, uno de ellos que es familiar del accidentado dijo que su estado era terminal. No se podía hacer nada por él. Y añadió que si sucede un milagro y no muere, quedará mal de su cabeza por el resto de su vida. María Elena en una ocasión sufrió fuertes dolores reumáticos y nos llamó al pidiendo oración por su enfermedad y desde ese día que Jesús le dio la sanación no ha vuelto a sufrir ningún dolor. Por eso, se hizo acompañar de su hija para pedir oración por su sobrino Pascual. Hicimos oración por Pascual. Durante una de las oraciones se dijo que si Jesús había resucitado al tercer día, era un anticipo para que todo aquel que crea en Cristo Jesús también resucite. Se les pidió que se fueran a ver al enfermo y que por el poder y amor de Dios, se tenían que levantar. Ellas se fueron y al llegar al hospital grande fue su sorpresa al ver el que ya no tenía signos vitales, estaba levantado y platicando.

Los médicos no se explican cómo fue esta recuperación total de Pascual.

Todos los diagnósticos fracasaron. Ni quedó muerto, ni quedó dañado por el resto de sus días. Ahora, el que no tenía signos vitales, está vivo y habla de la misericordia de Jesús que le brinda una nueva oportunidad de alabar a Dios y de bendecir su nombre que está sobre todo nombre.

Pascual se encuentra en casa de un familiar reponiéndose de una pequeña parálisis en su labio y ya da gracias a Dios por esta segunda oportunidad que Jesús le brinda para proclamar a tiempo y a destiempo el amor de Cristo Jesús para los que confían en su Nombre.

Los médicos le recomendaron a Pascual que durante dos años no fume, no tome vino ni café, ni mucho menos refrescos de cola.

El jueves pasado tuvimos la oportunidad de platicar con la mamá de Pascual.

Evangelina nos comento que en realidad fueron dos golpes muy fuertes los que vivió en estos últimos días: el primero cuando le informaron el estado de su hijo: estaba grave, a tal punto que no tenía opción de vida, eso fue para ella un golpe que le desestabilizó por completo su vida. El segundo cuando le informaron después de asistir a misa el domingo que su hijo estaba de pie y recordaba casi todo lo pasado. Después de esta noticia su vida ha cambiado y como dijo: no dejo de agradecer y alabar a Dios por lo que hizo con mi hijo y con toda la familia pues Pascual volvió a nacer.

Le pregunté a ella qué le quería decir Jesús con lo recién sucedido, contestó: para mí fue resurrección lo que pasó con mi hijo, pues ya no tenía signos vitales y de un momento a otro contra todo diagnóstico médico está restablecido casi totalmente. Los médicos no saben a que se debió ese cambio tan radical.

Para mí no solo es un milagro sino que Jesús le está haciendo un llamado a mi hijo para evangelizar.

Pascual terminó su bachillerato y quiere estudiar Ciencias Políticas por eso toda la familia va a cambiar su residencia para que él inicie sus estudios profesionales.

Probablemente Jesús le de la luz como quiere que trabaje para llevar buenas noticias al hombre de hoy y después Pascual nos dirá como van sus dos futuras actividades.

Aurelio tiene mi teléfono y lo ponemos a continuación: 4 45 12 96 es de casa.

La siguiente semana te daremos su domicilio donde lo podrás localizar.

Para terminar, el Doctor de doctores les recomienda al neonato y sus familiares que se alimenten con su carne y beban de su sangre para que su restablecimiento y vida futura sea agradable a los ojos del Padre.

El que no está con Dios es el único que se debe sentirse mal, el que está con Dios se debe levantar y dar testimonio que Jesús nos quiere de pie. Cristo Jesús es el más interesado en vernos levantados, dando testimonio que su muerte y su resurrección no fue en vano, que creemos que realmente está vivo y escucha y responde a nuestras peticiones y plegarias.

Cuando Jesús resucitó a Lázaro la muchedumbre buscó a quien lo había resucitado, después trataban de encontrar al resucitado, cuando no lo localizaban, mínimo querían platicar con un familiar o amigo para que les comunicaran la noticia de su resurrección. Hoy sucede lo mismo, todos queremos conocer más a quien le regresó la vida al que la había perdido: a Jesús de Nazareth.

¡Gloria a Dios!

¡Alabado sea Jesucristo

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y MUJER DE HOY

Grupo Apotólico Nueva Evangelización

Comparte la nota

Publica un comentario