IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Jesús está vivo… en Morelia

12 de febrero, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Aurelio Prado Flores

En el Día Mundial de las Misiones, (DOMUND) la Palabra de Dios nos dio el último mandamiento de Jesús a sus discípulos. Mandamiento que fue una verdadera comisión dada a todos los que creen en el Señor Jesús. A esta parte de la Palabra de Dios se le ha dado en llamar: “el gran mandamiento”. Hoy lo comentamos para mostrar que la Palabra de Dios es viva y eficaz y cumple lo que contiene.

Jesús les dijo a sus discípulos: “ID” por todo el mundo y “PROCLAMAD” la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.”

Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios.

Ellos salieron a predicar por todas partes, COLABORANDO el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las SEÑALES que la acompañaban. Mc 16,15-20

“ID” y “PROCLAMAD”, son dos palabras imperativas. No dijo Jesús; vayan cuando puedan, vayan cuando quieran, vayan después de ver la televisión o su partido preferido. NO. Jesús ese día dio la ORDEN más importante a sus discípulos. Por eso este mandamiento es más fuerte que no matarás, no  mentirás, no deseará la mujer de tu prójimo… Hasta el día de hoy, que se sepa, nadie se ha acusado en el confesionario diciendo: padre, me acuso de no evangelizar… me acuso de no llevar la Buena Nueva de salvación a mis hermanos…

Cuando nosotros evangelizamos sucede que Jesús COLABORA con nosotros con SIGNOS prodigios y milagros. Jesús es nuestro SOCIO. Nosotros oramos y él sana. Hacemos buen equipo.

El mismo día que predicamos esta cita bíblica en la oración por los enfermos, nuestra hermana Rosalía empezó a orar en lenguas.

Al Espíritu Santo le pareció bien darle este regalo de sonidos inefables, que hace que alabemos a Dios de una manera nueva, como dice el versículo 17: “Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas”.

¡Gloria a Dios!

A los ocho días nuestra hermana Yolanda llegó a la oración de las 5 de la tarde dando su testimonio de que a partir del “Domund” ella también empezó a orar en lenguas. Y delante del Santísimo alabó a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo en lenguas, con los sonidos inefables prometidos por Jesús hace ya dos mil años.

¡Gloria a Dios!

Más tarde nuestro hermano Jaime dio su testimonio de que estaba muy enfermo de sus intestinos y que durante la predicación del “gran mandamiento” experimentó un fuerte calor en su parte enferma y sintió que algo se le acomodaba en su interior. Desde ese día su dolor se le quitó. Después de comunicar su vivencia añadió: “es que tampoco podía hablar”. Ya estaba hablando sin ninguna dificultad. Lo único que podía decir antes era unos balbuceos que no se entendían. Jesús lo sano de dos cosas: de sus intestinos y de la comunicación con sus hermanos. Ahora alaba a Dios en voz alta sin ninguna dificultad.

¡Gloria a Dios!

Un domingo al salir de misa, mi hija se encontró con una amiga y después de dialogar un momento le informó que su mamá tenía cáncer. Lo empezó a padecer hace tiempo y aparentemente quedó sana. Pero en el último estudio se le diagnosticó un cáncer en fase terminal. El médico que hizo el diagnóstico le dijo que verdaderamente era un milagro que estuviera viva, que lo que más sentía era que su hija se quedaría sin su maestra de inglés. Esta expresión tan dura hizo que se derrumbara física y espiritualmente.

Mi hija le comentó lo de la oración y le dijo que se haría oración de sanación por su mamá en su casa. Empezamos a orar y todas las veces que nos reunimos participó su hermana Cristina que sufría fuertes depresiones. Después de varias oraciones Cristina nos comentó que las visitas al siquiatra a la ciudad de México se habían espaciado tanto que en vez de ir cada ocho días, y a veces, hasta dos veces por semana, ahora la próxima cita sería en seis meses. En la siguiente oración nos comunicó que ya tenía permiso para manejar. No lo podía hacer por los medicamentos tan fuertes que tomaba y la hacían sentirse con sueño.

Cristina, que viene de Cristo, ya no padece depresiones y alaba al Señor por los favores recibidos.

¡Gloria a Dios!

Después de la sanación de Cristina su hermana Rosalba nos dijo que se le hicieron una serie de estudios para determinar la realidad de su estado físico. El resultado por varias fuentes fue: Completamente sana. El cáncer que tenía, se lo llevó Jesús de Nazaret. Ahora ella también alaba a Jesús vivo.

¡Gloria a Dios!

Quiero manifestar que Jesús Eucaristía es un alimento y una medicina, que realmente sana. Solo necesitamos acercamos a Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida. (Jn 14,6) Invito a quienes se den cuenta de esto, que se alimenten de Jesús Eucaristía, es la medicina más eficaz, es él mismo sanando.

Ahora quiero decir que “ya no creo por lo que me contaron, sino porque lo he visto, oído, sentido y sé que Jesús es verdaderamente el Salvador del mundo”. (Jn 4,42)

Desde ahora Jesús, tú serás mi Dios y yo tu pueblo”. (Ez 11,20)

¡Alabado sea Jesucristo y su Santísima Madre!

-Cuando se le impusieron las manos a Roberto, su esposa Gisela experimentó la fuerza del Santo Espíritu de Dios y esto muestra que en el matrimonio ya no son dos sino uno solo.

¡Alabado sea Jesucristo!

Quiera Dios que el próximo testimonio de sanación sea el tuyo. Que después de leer estas líneas el Santo Espíritu de Dios te conduzca al Manantial de Agua viva que está vivo y recibas lo que el Padre Todocariñoso te ha querido dar desde hace mucho tiempo y no has ido a recibir.

Jesús te quiere entregar tu sanación por medio de su Santo Espíritu que anda aleteando en el consultorio más grande de Morelia.

¡Alabado sea Jesucristo!

BUENAS NOTICIAS PARA EL HOMBRE Y LA MUJER DE HOY

Grupo Apostólico Nueva Evangelización

[email protected] [email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario