IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.65

22.00

El muro de nopal

11 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Algo pasa porque todo está descontrolado; hace años existía orden natural y social y se han roto ambos. Los fuertes vientos que azotan la ciudad han dejado un amargo sabor con la destrucción de bienes y viviendas… habrá que ser pacientes.

Es necesario seguir las invitaciones a protestar todos contra el Donald para no lamentar después, este señor es un peligro para los mexicanos y para los estadounidenses, un país que ha sido ejemplar en muchas cosas, aunque con sus asegunes, pero nunca había tenido un émulo de Hitler, aunque el ku kux klan fue una lacra y asimismo otras tendencias. Pero empoderar a un zafado en la presidencia es algo increíble, aunque alguien haya manifestado que las masas son eso, pura masa despectivamente. Pero son las masas las que lo respaldan.

Los mexicanos no tienen la culpa si uno de ellos le puso cuernos en algunos deberes conyugales. No fue satisfactorio y ni modo, eso es común. Esta versión circula en las redes sociales, no se responde de ella, pero a lo mejor dan en el clavo para tanto odio racista.

Que ellos van a construir un muro de unos trescientos kilómetros en la frontera que como presidente, obligará a los mexicanos a pagar en su costo. Si chulis, ¿cómo no?

Señor Donald, si usted quiere un muro de ese gran kilometraje, es mejor que lo deje en manos de los mexicanos para hacerlo: se dispone de un material invaluable para construirlo: los nopales. Además de ser una planta comestible y deliciosa por sus pencas y sus frutos, es hermosa de aspecto y sus flores alegran el corazón; es medicinal  y protege con sus agudos pinchos de todo mal, impidiendo el contacto de unos con otros. Aparte, como beneficio adicional, pue’que las cochinillas se decidan a vivir entre sus raíces y produzcan la preciada grana, tinte real.

Imagine usted que está leyendo esto, un muro espeso de unos cuarenta metros de purititos nopales como esos que hay por Tiripetío, bien picudos y con tunas taponas, esa alegre tunilla pequeña y de color morado o si quiere, se pueden combinar los colores: morado unas chiquitas y otras grandotas; de color amarillo bien mazacotudas y las frescas y ricas tunas blancas, tan refrescantes.

Tres mil metros de largo y cuarenta de ancho, en la torre, nadie pisará de un lado al otro por ahí. Las preciadas esposas mexicanas tan sufridas y solicitadas por sumisas frente a las bravas estadounidenses, nunca más y los galanes con cueritos de rana, serán un sueño inalcanzable. Pobres exesposas del Donald que tuvieron que soportar a un hombre espantoso aunque cargado de billuyos un tiempo  y otro no. ¡Vade retro, Satanás!…

Hasta que le salió el coraje al Presidente de México, pero hay que seguir esa línea, que no es contestar los ataques sino atacarlo. El mexicano tiene mucho ingenio para los grandes chistes, sobre los altos personajes de la política, extraña que ahora calle.

Si el Donald asumiera la presidencia de Estados Unidos, este país perdería el respeto que como potencia mundial se ha ganado: este hombre es un títere de la ambición y el sensacionalismo; narcisista y enfermo mental, porque carece de uso de razón que como diría la abuela Lucita: no importa tanto la escolaridad como el buen uso de la razón.

Así que nada de muro de acero, apenas uno de nopales bien espinosos que es lo que se merece, incluso con la oferta mexicana de poner material y mano de obra, al fin y al cabo hay valiosos ingenieros especializados en Alemania para hacer  túneles, que podrían cobrarse en su trayecto hasta detrás de la raya, pues serían como los túneles del amor entre ambos países. Entre tanto odio, debe haber amor.

Comparte la nota

Publica un comentario