IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

¡Hey, taxi, taxi por favor…!

14 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Los cartílagos destrozados, las piernas se niegan a caminar y el sobrepeso, algo fatal, horrible aunado a la bola de años. “Edad dorada”, si, cómo no, ese eterno caminar de tantos años se acabó: ir de Abasolo a Santa María y viceversa hasta cuatro o cinco veces al día cuando no había camiones ni pavimento en la Calzada Juárez o por capulines a las afueras de la ciudad, tunas en el rastro viejo, adiós a esos lindos días. De aquellas flacas columnas sólo quedan unos débiles y escurridizos chorrillos de agua, dolor y dolor a cada paso.

Pero en Morelia hay ángeles que Nuestro Señor mandó para consuelo de los afligidos, amables, atentos, serviciales, con niños que llevan a las escuelas, con amas de casa apresuradas, con oficinistas o trabajadores retrasados, con paquetes de envíos, documentos, mandados de todo tipo pero sobre todo, son invaluables sus servicios a los ancianos.

Tomas el teléfono y llamas a tu sitio favorito de taxis o abordas alguno en esas calles de Morelia tan poco atractivas para el gran tráfico y tan incómodas por los baches y los ángeles sin alas te esperan, transportan, soportan y auxilian. Es raro en Morelia encontrar taxistas malhumorados o poco profesionales, claro que los hay según las notas de este periódico, pero en todo arroz hay prietitos. Son personajes sin moral ni ética y que denigran a esos profesionales del volante.

No se baje maestra, yo llevo al gatito hasta el doctor para que lo vacune, permítame su cajita… No se baje maestra, yo le compro lo que necesita … Permítame, bajo sus bolsas del mandado, dígame dónde las pongo… A ver, deje bajarme y la ayudo a abrir la puerta…. Caramba, a ellos se les deben más favores que a la familia que está lejos y siempre ocupada.

Los paros, tomas, plantones y cierres los mortifican y les impiden ganar el dinero de “la cuenta” si no son dueños de la unidad; las máquinas realizan esfuerzos adicionales, se quema gasolina de balde, etc. Pero son pacientes y dicen que esto es a diario, aunque se previenen si traen radio. Es uno de los trabajos de mayor riesgo y peligro, la mayoría quizás por eso no tienen Seguro Social porque las cuotas son elevadas debido a ello.

A veces tienen una esposa con algún problema y piden cortésmente disculpas por llevar algún niño que no tiene quien lo cuide, salvo el papá que no puede dejar el trabajo porque no pueden quedarse sin ingresos ni un día. Estos hombres, si no administran su dinero, tendrán  una ancianidad difícil.

Y los encargos: desde carnitas, tacos, tamales, etc. y vas descubriendo puntos de venta y de interés público para deleite de la panza o de la compra.

Si un político o un criminal llena espacios y tiempos por largos días en las noticias un buen servidor público debe hacerlo y como este caso, es probable que sea más importante en la vida cotidiana de un ser, que los citados al principio que nada dejan o incluso roban o hacen mal su tarea.

Porque las notas repiten el tema hasta la saciedad claro, con criterios personales o comunes. Pero no consideran estos servicios y servidores que pese a lo cotidiano, frecuente, humilde, dejan la satisfacción de alcanzar un logro, satisfacer una necesidad y te dan un precioso momento de descanso y de bienestar. Por eso, los buenos taxistas son ángeles sin alas, que el Todopoderoso proteja y guarde.

Comparte la nota

Publica un comentario