IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

‘Jardines’ sin flores

11 de diciembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Hace años, la ciudad de Morelia se caracterizó por las flores que cuidadosamente cultivaron en lo que hay es la colonia Ventura Puente, las de sus espléndidos jardines y esas tan preciosas que adornaron la subida a Santa María. Las escaleras viejas se iniciaban con una fragante mezcla de intensos colores: el azul del cielito lindo, el amarillo o rojo o ambos combinados en los mastuerzos trepadores que subían y subían, el panalillo de olor a miel y muchas otras que absorbían la humedad de una caída de agua y la correría del arroyito que formaba. Más al oriente la vegetación preciosa de encinos y otros árboles destacando el madroño y su tronco caprichoso, las uvas silvestres, el granicillo, el zapotillo, comida para la gran cantidad de pájaros cantores que hubo.

La plaza principal tenía una gran variedad de plantas floridas: belenes, panalillo, alhelí, violetas, margaritas, pecho de gorrión, atmosféricas, jacarandas, magnolias, y en el interior de catedral, pasando la reja hubo naranjos y limoneros que desgranaban los pétalos de sus azahares y llenaban el ambiente de aromas deliciosos que competían con el de las ceras y el incienso. Hubo prados floridos en la ahora encuerada Plaza Juárez con exquisitas rosas desde la luto de Juárez y su rojo casi negro, hasta algunas color de rosa que en racimos crecían para provocar a los adolescentes que las cortaban y las daban a la novia o a la muchacha de su agrado.

Sus jardines eran maravilla de aromas y colores pero inexplicablemente se fueron acabando; talaron muchos árboles, cortaron como i fueran placitas de rancho las ramas de los frondosos laureles de la india que ya no dan sombra y hacen más fría y húmeda la cantera de ese dizque “estilo herreriano como El Escorial de España” con el que malos arquitectos destrozaron tanto la plaza principal como el menjurje híbrido que es actualmente la plaza Melchor Ocampo.

La ciudad desde que la hicieron cacariza en el bicentenario del nacimiento de Morelos ordenando eliminar sus aplanados que destacan los detalles arquitectónicos, luce fría y desangelada, aspecto que se consolida con la falta de plantas con flores en los jardines, llenos de pasto o de plantas de colores feos que para nada adornan.

La ciudad debe tener flores en esos prados, hace años Tuxpan y Zitácuaro eran como paraísos llenos de flores y frutos, desde ls tradicionales gladiolas y nardos, hasta muchas otras más exóticas aunque en  menor cantidad. Ya ni las hojas del acanto, las begonias, los claveles, las hortensias, etc. se cultivan.

Morelia debe tener jardines llenos del color de las flores y de sus aromas, como existen en lugares menos hermosos, como las hay en los camellones de calles y jardines de otros países donde orgullosamente cultivan desde los humildes mirasoles rosa, morado o blanco hasta unas tímidas cempasúchiles que intentan crecer y adaptarse a climas.

En lo personal no importa quien ocupe el cargo de director de parques y jardines, lo que si es necesario es que cumpla y se luzca.

Comparte la nota

Publica un comentario