IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Leer… es un placer

13 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Ada Estela Vargas Cabrero
Más complicado que simplemente encender un botón y ver televisión o explorar Internet para conocer el mundo, la lectura es agradable en el sentido de que percibes a través de los sentimientos de otros, puedes sacar tus conclusiones o adherirte a las de ellos, los autores. Hace años, era criticado leer solo periódicos o revistas y fue algo erróneo. Por ejemplo, durante muchos años antes de que existieran los diarios locales, en casa se recibió la suscripción al periódico nacional Excelsior y los artículos eran de lujo. Cada domingo había una reseña de casos difíciles del Hospital Juárez, una serie de buenos reportajes sobre el socialismo de la URSS y el estilo de vida. En la revista Mujeres y Deportes había importantes artículos de tipo histórico (Fotos y la historia por ejemplo, del golf)  y en Sucesos para Todos una gama de conocimientos increíble. Hubo una gran revista argentina llamada Leoplán de excelente contenido, pero las cosas cambiaron y en México las revistas se hicieron  de morbo y amarillismo.

La mejor herencia recibida fue el no prohibir cosas que en la niñez no dejaban leer, con ello se formó prontamente un criterio más o menos objetivo y funcional. Eso recuerda la crítica aquella a una profesora que hizo leer Aura a sus alumnos, por lo cual fue satanizada. Las personas  mojigatas abundan en México, donde la doble moral es común.

El gusto se inclinó por las novelas policíacas donde el ingenio de sus autores estaba a prueba para tramar historias truculentas y descubrir ingeniosamente, las rutas del horror. La verdad es que lo romántico no iba y si acaso, alguna historia excepcional de autores sobresalientes. Entre la literatura de otros países, también se optó por los grandes literatos americanos con varios premios Nobel y excelentes narraciones como Las Viñas de la Ira, etc. Los dos tomos de Bicentenario están de lujo, así como algunas novelas de Irving Wallace de moda en los años sesentas. La literatura inglesa y francesa fue en lo individual, menos impactante. Al grado de que la preferencia por literatura y música americanas creo problemas de amistades.

La gente siempre está impulsando a los jóvenes y niños a leer, pero las formas de adquisición del conocimiento han cambiado, sin embargo, los ojos son el sentido principal. Al contrario, se impacta más cuando las cosas se pueden captar al momento en que suceden con todo lujo de detalles que proporciona ese botoncito mágico y esa conexión: los héroes son los camarógrafos que te lo transmiten y son anónimos en su mayoría, ya casi nadie recuerda cómo ganó Loret de Mola por ejemplo, su sitio en la empresa donde presta sus servicios y piensan que es favorecimiento.

Hoy debes tener cuidado, hay muy malos escritores (La referencia no es al estilo, sino al contenido y a la narrativa) y los libros cuestan una pequeña fortuna. Hay “novedades” que te encajan y ha ocurrido que son para la basura. Las fluctuaciones del dólar elevan los precios y falta ese magnífico caudal de los escritores de las tierras frías de Europa que se hicieron de fama con sabrosas historias de crímenes dando incluso fama a ciudades como lo hizo con su pequeña localidad Camila Lackberg. Pero de esos libros preciosos, son un remanso para el intelecto leer Río Amur del realismo literario de la extinta URSS;  Más fuertes que el Amor de Domenique LaPierre. El Legado de Nueva Orléans, etc.

Claro que no puedes olvidar Matar un Ruiseñor, ni a Truman Capote que es un clásico de las investigaciones de hechos reales. De igual manera, las obras del premio Nobel chino son bellas pero son las más caras del mercado. Asusta pagar más de 600 pesos por una novela. Pero en literatura, hay una serie de opciones amplísima, solo hay que tener dinero y encontrar las editoriales que son extranjeras en su mayoría. De México, no es posible que no hayan leído la serie de novelas de la Revolución Mexicana publicada en tomos por la Editorial Aguilar o Los Bandidos de Río Frío, de lo que está de moda, la obra del hijo de Pablo Escobar Gaviria, para que sepas que el Chapo es chapo junto a él.

Comparte la nota

Publica un comentario