IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Lolito, El Mordelon

21 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Una de animalitos, que a veces son más humanos que un humano. La soledad es buena, no es tan mala como piensan, pero es difícil enfrentarla pues si eres viejo requieres un gran cuidado de tu persona y del hogar para evitar riesgos sabiendo que no hay quien te de un trago de agua si lo necesitas. Ciertamente que cambia el comportamiento respecto a los demás, porque un rasgo es que ya no soportarás las chácharas insulsas y de crítica hacia otras personas, por ejemplo. Los psicólogos aconsejan tener una mascota y cierto, el gusto personal es por perros y gatos pero con inclinación a los segundos porque son aseados, dormilones, no requieren tantos cuidados debido a su forma de ser independiente aunque necesitan y lo exigen, alimentos y afecto, un espacio gatuno y juguetitos para morder, arañar y cazar.

Así las cosas, los nietos y la estimada nuera trajeron una gatita dijeron, de color jengibre o naranja, de esos que dicen en internet que no son una raza sino que resultan en todas las razas, siendo un 80% machos y un 20 / hembras pero como característica general, un tanto cuanto agresivillos o sea, de malas pulgas o mal genio. Como no es un nombre propio sino un mote ya que nada tiene en común con el nombre, se le puso Lolita y empezó a entender. Al recibirlo y examinarlo, surgió la duda, porque donde aseguraban lo femenino se vio señales de masculinidad, más al no ser experto en esas lides y con un animalito pequeño de dos meses, bueno. Pero oh sorpresa, al llevarla a vacunar resultó machorrón bien afirmado por la veterinaria y hubo que cambiarle una vocal, en lugar de Lolita, Lolito.

Resultó listísimo y tragón, antojado, malcriado, mordelón, todo un sádico. A la pobre dama que auxilia dos veces por semana con el quehacer, le da perfectos ejemplos de su malcriadez: brinca, pasa como rayo, se atreve a saltar una vez como ráfaga sobre la mesa del comedor, algo que enfurece al máximo y se la pasa cazándola y viendo sus expresiones de enfado. – ¡Lolito gatito lindo, precioso, bonito, calma!…cuando de repente pasa una bola de pelos con el rabo arqueado como ráfaga de AK-47 y deja dos rastros sangrientos de los colmillos en un brazo, en el otro, el ama de Lolito tiene los dos brazos llenos de moretones y cicatrices.

El cínico practica rapel en las cortinas, la auxiliar se queja…- Déjalo, no puedo vender esta casa, ya no quiero vivir aquí desde hace dos años, que acabe con todo!…Los sillones de la sala son pequeños obstáculos para su gran fortaleza física, su terrible agilidad, su rapidez. La computadora es su gusto y si se cansa, se duerme sobre la impresora:  -Prohibido molestar, no puedes imprimir…

De las comidas, ni hablar. Tiene a toda hora su recipiente de croquetas para gatito, su agua purificada que debe ser Santorini, se le compra con el marchante un elote diario cocido gustando mucho de esos horribles amarillos tal vez por ser más suaves y dulzones. Se echa unas cucharadas de gazpacho al estilo tradicional, de piña, jícama y mango con todos los ingredientes menos cebolla y bien picosito. Unas 10 changungas o nanches, que le encantan, sandía, mamey, piña, naranja, cuadritos de mango petacón, verduras de todo tipo, papas, raíz de chayote, chayote, etc. Pan que debe ser fresco, sobre todo bolillitos de leña o mariposas de El Globo. Ni hablar del de La jarochita. Su bocadito de pechuga de pollo aunque le da igual cualquier pieza menos las alas. Poca carne de res, no le gusta casi y algo de cerdo, que tampoco es su favorita.

Es intelectual, ya acabó con un libro que odia y se llama Heridas de Agua a puras raídas pero respeta la Biblia, la democracia en américa de Tocqueville, el Contrato de Rousseau, y disfruta mucho las policíacas, que le sirven de cómodo lecho. A propósito, mandó al diablo la cama de gato que se le compró y que arrastra como puede por toda la sala y sus cobijas también.

Este gato increíble, es el encanto de su dueña, él sádico y ella, masoquista quizás por soportarlo, aunque se le tiene una sorpresita que le bajará el genio y le costará perder dos atributos.

 

 

Comparte la nota

Publica un comentario