IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Los adorables gatos

14 de octubre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Ada Estela Vargas Cabrero
Dicen que son originarios de Egipto, donde había una diosa gato. ¿Quién sabe?… lo que importa es que entre los animales se destacan. Nada tan gracioso, elegante, sofisticado como estos animales que también son formidables psicólogos respecto a los humanos, a quienes conocen a la perfección y con quienes juegan. Los perros te siguen y te son leales, los gatos hacen que los sigas. Son pulcramente limpios: se bañan varias veces al día con su lengua rasposa y su saliva, es muy gratificante ver cómo se tallan la cara. Son muy educados y desde muy pequeños usan su caja de arena. Los perros se orinan donde y cuando les dan ganas, salvo unos pocos medio educadillos. Si quiere tu gato, va a refregarse a tu pierna, ronronea, se echa sobre tus rodillas y se duerme la bola de pelos. Si hace frío y lo has dejado subir a la cama, te calienta deliciosamente los pies. Si te pasas de horario para despertar, lo más probable es que sientas las caricias de una garrita para que te levantes. Generalmente no les gusta el agua, pero les encanta trepar a los lavabos y echarse en esa frescura cuando hace calor. Les puedes dar bocaditos de otros alimentos como algunas frutas, verduras, elote, camote, calabaza, etc.  agradecidos las comen.

Hace muchos años en Morelia reinaban los llamados barcinos, hoy no los encuentras por parte alguna. Los hay blancos, negros, color jengibre, grises, pintos de dos colores, los siameses con hocico, orejas y rabo negros o cafés; lo curioso es que sin son de tres colores (Amarillo, negro y blanco) siempre son hembras. No quieras escucharlos cuando entran en celo porque son muy escandalosos pero son unos cuantos días al mes o algo así.

Solo necesitan lo mínimo: su plato de croquetas o el alimentos que les des, un poco de carne, bien sea comercial como alimento preparado para ellos o de la que consumes que debe ser cocida para eliminar parásitos, agua fresca en su platito cambiada con frecuencia. Su caja de arena que debes limpiar frecuentemente cuando sea necesario, pues odian la negligencia y lo sucio. Si así lo quieres, un cojín de gato par dormir o puedes dejarlo deambular por sus sitios favoritos del hogar, ellos elegirán dónde estar. Sus poses dormidos sobre todo cuando son pequeños, son absurdas pero graciosísimas. Algún ratón de tela, un bolita, algo para jugar y para rascar, venden pedazos de madera o puedes proporcionárselos porque les encanta rasguñar y afilarse las uñas. Cuidar de ponerles sus vacunas a tiempo. Son muchas entre otras contra la leucemia felina que no se pega a los humanos. Si no quieres llenarte de gatos, debes castrarlos tanto a hembras como a machos, es un procedimiento cruel por ello es recomendable llevarlos al veterinario y dejarlos unas horas hasta que estén regularmente repuestos y cuidarlos hasta que sanen sus heridas. Debe elegir un especialista en pequeñas especies, lógico, la carrera no es especialidad.

Si ingresa a las redes sociales, se dará cuenta de que existe en Japón la isla de los gatos, Ahoshima donde hay cientos de ellos y ciertamente que de los pueblos más amorosos y respetuosos con ellos están los japoneses y los rusos. Usted debe aprender y saber cuándo su gato quiere que lo acaricien y cuándo no lo acepta, se saben fastidiar como cualquier otro ser. Hay gatos que son felices en los interiores de las casas, los hay que extrañan y necesitan salir a donde haya espacios, aire y sol, lo ideal es combinar estos elementos, pero ellos son los que deciden su vida, usted es su esclavo.

Nunca maltrate a un animal, menos a un gato: recuerde que en el fondo son salvajes y lo pueden herir muy feo. Tampoco tenga uno de mascota si no s paciente y que su saliva no le provoque alergia, casos de cierta frecuencia que impiden los amores humano-gato.

El hombre tiene cientos de años de convivir con ellos pero no cometa el error de dejar bebés o nenes cerca de ellos, los pueden maltratar sin querer y ellos reaccionar con furia. Cuando no quieren a una persona suelen silbar como las serpientes, FSSSSSSSS; FFFFFSSSSSSS…. no se acerque, no lo  soportan. Ellos intuyen si una persona que se dice amiga de su dueño, no lo es y lo expresan con desagrado, queriendo alejar al intruso.

Puede ser que se haya querido a un hombre otros tiempos, no hay seguridad. Pero si de amar a todos los gatos, una cosa es querer y otra, amar.

Comparte la nota

Publica un comentario