IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Que lo expliquen…

12 de mayo, 2017

Redacción web/La Voz de Michoacán

Ada Estela Vargas Cabrero

Cada vez que hay elecciones para diferentes cargos, hay una constante: la gente se llena de expectativas sobre el posible triunfador, si bien es sabido que un partido político poco examina el perfil del que selecciona como candidato, porque le interesa más la cantidad de votos que aportará, algo muy subjetivo para un buen desempeño. De esta manera, un diputado puede llegar sin saber qué hacer, como aquél famoso que en la primera sesión cometió todo tipo de irregularidades producto de la ignorancia sobre el cargo.

Alguna vez, a los candidatos triunfadores del PRI en las presidencias municipales se les aplicó una encuesta y sucedió lo …¡increíble! … solo pasó con un triste seis el de Morelia, conocido profesionista pero que en cuanto a la administración municipal era neófito.

Y surge la esperanza cuando triunfa alguien definido como “independiente” cuanto que no lo es porque antes de renunciar a un partido, militó. Desde aquí viene el fraude y la subsiguiente problemática. Añada que su gabinete se compone de cuatachos y pobre pueblo. Actualmente hay colonias que hace casi un año carecen de encargado del orden llenas de dificultades vecinales, porque abusan y se vuelven prepotentes ante la nula acción de los que deben velar por la justicia y la sociedad.

De esta manera, el pueblo tiene muchas preguntas y dudas sobre la labor del Congreso Local y la eficiencia de la administración municipal, sobre todo porque no aprueba el gasto como ése de un “parque lineal” sobre la asquerosa cloaca en que han convertido las aguas de un río donde hace años se pescaba y se vendía ese producto diario en el mercado de San Agustín. Tampoco considera condiciones para el cierre del Centro Histórico al tráfico vehicular, pero les vale un cacahuate porque por sus calzones siguen y siguen, como cuando sin necesidad cambiaron los hermosos faroles diseñados ex profeso sin necesidad y pusieron las porquerías actuales o modificaron el jardín Melchor Ocampo para hacer porquerías.

Desde la remodelación de la plaza principal, allá por principios de los años cincuentas del siglo pasado, poniendo un “toque herreriano como El Escorial de España”, quitando las bancas de hierro. Pusieron esas de cantera que se llenan de suciedad, se humedecen con la lluvia y le mojan el trasero si intenta sentarse, eliminando las palmeras y el camelloncito central, han dañado a

Morelia cada administración. No hay proyectos, no hay continuidad y todo se hace “por sus calzones”.

Sin que la gente lo percibiera, vaciaron las aguas negras de las casas en el cauce del río y ahora sólo pescan excremento y porquerías. Ahí se bañaba la gente que no tenía agua en sus casas, pues Morelia ha sido una ciudad seca y el agua de La Mintzita, que debe ser prioritaria para consumo humano, se la regalan a la papelera que además acabó con los hermosos bosques del estado.

Han destruido muchas cosas, como los árboles de zapote prieto, los cientos de árboles de capulín y de tejocote, los tunales, las nopaleras, la vegetación donde era usual recoger hongos en tiempo de lluvias para venderlos casa por casa llens cubetas de ellos. Todo, todo se acabó.

Michoacán y Morelia son ejemplo de lo que no debe hacerse; aquellos cientos de flores silvestres como las dalias (la flor nacional) quedaron en la memoria de unos pocos.

La ciudad está seca, sus cerros áridos, pero hay casas y casas que ni se venden pues como en Tarímbaro, las venden y las abandonan por lo mal que se hicieron y los materiales utilizados, pero siguen construye y construye sin necesidad. Todo sea por el pago del predial. Hay que parar estas acciones, pero… ¿cómo, sin legislación adecuada?…

Comparte la nota

Publica un comentario