IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Televisión por cable

8 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

En lo personal y al contrario de mucha gente, la televisión es un poderoso instrumento del saber, de la comunicación porque al instante sabes lo que pasa a muchos kilómetros de ti y lo ves en el momento preciso si se puede porque hay condiciones imposibles en ciertos casos como una guerra. La radio te deja escuchar las impresiones de otros, la tele te las muestra directamente. Claro que hay televisión comercial que presenta programas absurdos, nocivos pero hay un botón que se pica y cambia el canal.

Sin embargo, contratas un servicio de tele por cable y te mete lo que no quieres: un montón de canales deportivos, canales religiosos, canales del Congreso que maldita falta que hacen, canales con recetas de cocina, con mejores modos de vida, etc. Las maravillas del planeta, las ciudades más hermosas, escenarios de series magníficos como en la italiana del Comisario Montalbano, donde Sicilia luce  mar, arquitectura privilegiada, historia, y hasta se antojan los platillos regionales. Y los héroes no son precisamente guapos, como la serie del Comisario Maigret o la del Pequeño Francés, dado el gusto por los misterios y su forma de desentrañarlos en cuanto a lo criminal. Es fabulosa la visión e ingenio de los autores. Y aprendes historia en buena porción. Compra costumbres, modo de vida, modas, etc.

Lo malo es lo repetitivo: películas, episodios, hasta el cansancio y luego que un bloque de canales pasa de uno a otro la misma cinta cinematográfica muchas veces. O que uno repite lo de otro, en fin, que el usuario como que sale espinado.

Hay videos musicales que muchas veces alarman, como cierto caso de música de banda donde se ha hecho un escandalazo espantoso porque encuentran a la dama con el amante, lo mata el ofendido y luego hace lo consecuente con la traidora. Sin embargo, tome usted en cuenta que las canciones reflejan la realidad que se vive, ya no las hay románticas como hace años, ni estupendas en melodía y letra como Bésame Mucho. Aparte, los corridos nunca han exaltado valores, más bien señalan conflictos sociales y protagonistas de ellos.

El usuario de tele por cable quisiera ser más selectivo en sus programas, posiblemente hay quien quiera bodrios, pero también el que desea cultura, saber o un ocio placentero.

La tele por cable es deficiente en contenidos, en cuanto  producto comercial, no puedes elegir libremente por lo que vas a pagar un servicio carillo y con fallas. Si no te cobraran estaría bien con cambiar el canal, pero el pago es lo que duele. Cuesta bastante. Alguna compañía se niega a admitir este pago de servicios con tarjetas de débito: los jubilados son algunos de los que más ven televisión, por lo cual es extraño.

En México, no nos hagamos, la libertad de expresión la puede reducir hasta un presidente municipal o gobernador autoritario, porque se han dado los casos e prohibir programas por los contenidos de corridos basados en los hechos reales que se han vivido. Algún programa de tele incluso informa que ciertos hechos delictivos se inspiraron en filmes o en casos difundidos.

Pero la libertad de expresión debe ser un hecho, sin restricciones dado que el hombre tiene su libre albedrío y puede usarlo a satisfacción. La libertad es el derecho más importante después el de la vida y la salud. Y es deseable que los expertos sobre estos asuntos procuren mejorar este importante servicio, porque es una de las diversiones favoritas de aquellos que no tienen ya movilidad, o que sirve para complementar enseñanzas y en último caso, como un grato momento de recreación, de ocio.

Comparte la nota

Publica un comentario