IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Apuntes para la Reforma Educativa

24 de mayo, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Una responsabilidad ineludible de los actores del campo educativo es el de poner a tono todas sus estructuras, sus conceptos, su visión de sociedad y de refrendar sus compromiso con ella, todo ello en un marco de requerimientos de un mundo que tiende a limitar y a destruir las identidades históricas y culturales de los pueblos menos desarrollados, frente a esa dinámica incontenible, en la que el poder de la ciencia y de la tecnología se convierten en instrumentos de vanguardia de las economías del primer mundo, no podemos quedar impasibles y resignarnos a ser los complementos de mercado y receptores de los valores que desde allí se generan, desde la Aldea Global, desde la comunicación un situ a todos los lugares del planeta.

México goza de una tradición de soberanía en la determinación de sus destinos políticos, económicos y sociales y ha sido la educación la que permitió llevar a los ciudadanos la idea de autonomía, de democracia, de justicia para entender el lugar que ocupamos en el concierto internacional y enfrentar las tareas que nos esperan en el interior de la nación.

La historia reciente de nuestro país da muestras del papel de la educación en la toma de conciencia de la vida nacional, el impulso desde todos los partidos políticos. Desde la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales se ha fortalecido de manera fundamental la concepción educativa que el pueblo de México tiene en el derecho a la educación pública, en tanto derecho constitucional, una de sus mejores conquistas además de irrenunciable, que los diferentes gobernantes desde la revolución han mantenido inquebrantablemente. Nada ni nadie nos podrá apartar de este aporte de la Revolución Mexicana. Hoy es preocupación de los gobiernos de la Federación y del Estado ha sido la de enriquecer con esos aportes y con las políticas institucionales sobre educación, la formación para la vida, para el trabajo, para el despliegue de las facultades de los educandos en la convivencia democrática, en el diálogo constructivo y solidario con las opiniones diversas, en la idea de la construcción del interés común en toda problemática.

Además Michoacán ha sido en la historia y, lo es también en la actualidad, una gran reserva en la formación de la conciencia nacional. Fuimos protagonistas fundamentales en la Independencia y en la Reforma, luego en la Revolución. En la última década la aparición de fuerzas políticas en Michoacán nos instala como conciencia que se inquieta, que se autoconvoca al cambio desde todas las direcciones partidarias sin que lleguemos a la confrontación fatídica, sin duda en la educación hemos encontrado la vitalidad de la civilidad en todos los ciudadanos, porque en ella se han socializado los aportes de los mejores michoacanos, de la misma manera que los perfiles de una nacionalismo democrático desde las mejores conciencias nacionales.

Junto con los profesores y profesoras, con los trabajadores de apoyo a la educación, con los funcionarios celosos de ofertar un servicio a tono con las exigencias sociales, tenemos la responsabilidad de construir con las acciones y el pensamiento de los mejores hombres de México una identidad del mexicano y del michoacano, y todo este intento sería demagogia si no se hace a través del papel socializador y de toma de conciencia a partir de la educación. Esta toma de conciencia, este conocimiento reflexivo que se fomenta en la escuela crítica, deviene en la brújula para entender su región, para hacer que el mapa curricular recoja las particularidades de nuestras regiones constituidas por formas específicas de cultura, de arte, de historia, de economía que le dan identidad a una socialidad de carne y hueso, La Escuela Comunitaria.

Desde esas particularidades los ciudadanos nos piden que hagamos de la educación un medio de movilidad social en cada niño, en cada joven, pero sin que para ello deban emigrar a otros confines para realizarse, sino que convirtamos las respuestas a sus necesidades económicas, políticas y sociales en el soporte del arraigo, de la permanencia ateniéndonos a la formación de los profesionales, de técnicos, de un ciudadano de nuevo tipo.

Los gobiernos de los Estados, conscientes de ello, han recomendado que hagamos coincidir los esfuerzos de las políticas educativas con su plan de gobierno que contempla en cada región estrategias de desarrollo económico, que demandan un nivel superior de conocimiento y que, en la medida que la productividad se eleve con la formación profesional y técnica, en esa medida avanzaremos a niveles de vida y de competitividad que habrán de derivar en estabilidad social y en arraigo y conciencia regional y nacional, cumpliendo ideológicamente con postulados del magisterio democrático y revolucionario.

En lo sindical, nos felicitamos de que fluya la diversidad política porque de allí, la dirección sindical adquiere su fuerza para la propuesta de reivindicación gremial, pero sobre todo para que, así mismo, se asuma el compromiso social con los alumnos, los padres de familia y con el entorno que le exige la eficiencia terminal, pero sobre todo que la educación sea pertinente, que le sea útil para la existencia material, para que pueda involucrarse en las estructuras y los requerimientos de la economía de la región. En un diagnóstico serio nos hemos dado cuenta que los trabajadores de la Dirección de Servicios Regionales son conscientes de ello y se habrán de esmerar para que la educación articule en su entorno educativo las exigencias ciudadanas. Cada subdirección representa esa voluntad de aportar una educación de excelencia, de acercar el Movimiento por la Educación de Calidad, tanto al trabajador de la educación como también a los padres de familia, a las instancias de gobiernos municipales que tienen, junto la Federación y el Estado, la tutela constitucional de la educación. Este recuento de atarea y de acciones, de compromisos con la educación no son, no pueden objetivarse si no es a condición de reconozcamos que esta es una empresa del colectivo total de los actores en la educación, por ello hemos definido nuestro compromiso como una tarea de todos, juntos tendremos que trabajar por la educación.

Desde la Dirección Educación Básica, se propone que ampliemos el abanico de los actores que intervienen en educación, que asumamos en primer término que esta responsabilidad alcanza al conjunto de la sociedad. que cada día se muestra más exigente con el cumplimiento de un derecho constitucional de impartir, desde el Estado, una educación laica, gratuita y obligatoria, pero también que el municipio abra la conducción institucional abriendo la Dirección Municipal que atienda la Conducción de la Educación básica. Aprovecho este espacio para reafirmar la voluntad del Gobernador, Salvador Jara Guerrero, de consolidar el sentido público de la educación que imparta el Estado, reconstruir con el conjunto de la sociedad, con los profesores y con los mandos directivos, la idea de que la escuela ha de ser un laboratorio de experimentación y capacitación para la vida laboral, en la Escuela Comunitaria, pero habremos de poner énfasis especial en que allí se construye el espíritu y la conciencia nacionales, que es allí donde se fortalecen los valores de la libertad plena y la vocación democrática de la sociedad, de toda la sociedad, sin escatimar extensiones ideológicas de institucionales o democráticos.

Por ello es necesario crear y ampliar las instancias de participación de la ciudadanía, de los padres de familia, de los municipios desde las regidurías de educación para que incorporen sus iniciativas y sus exigencias a los actores cotidianos de lo educativo. Pero también al interior de la Secretaría, en cada región, que en cada municipio, aparezca la responsabilidad constitucional, tendrán que abrirse espacios, instancias de atención a lo sustantivo de la educación, a la academia. El docente reclama una formación permanente que le ponga al día con las innovaciones en tecnología educativa, en el discurso pedagógico, en la filosofía de la educación que le permita entender en su totalidad los sentidos de la educación de esta época, de la globalidad como punto de referencia, como lo local como destino.

De allí que la primera tarea que nos proponemos emprender es la de situar a cada trabajador en el nivel de capacidades necesarias para desempeñarse en sus responsabilidades laborales, como gestor inmediato de las funciones de la SE, como responsable de que la burocracia no haga presa de quien reclama un servicio, de quien se acerca ha informarse. Nuestra fuerza de origen es nuestro personal de cada Dirección Municipal de Educación Básica, que debe tener el perfil o la experiencia suficiente para desempeñarse en cada responsabilidad.

Este planteamiento supone una reformulación de las estructuras y de las relaciones con los diferentes niveles educativos, pues la idea de atender las regiones, como municipios, aceptando que sus demandas serán fuente de los perfiles de los servicios y de la propuesta educativa, nos llevan a bajar las funciones de planeación, de formación profesional, de diseño incluso de particularidades del currículum en las diversas regiones. Allí se requiere que se incentive a la planeación democrática en donde cada agente directo e indirecto de la visión educativa tenga instancias en donde pueda proponer, sugerir, evaluar y criticar constructivamente el desempeño en lo educativo, en lo administrativo en fin, en todo plan de las políticas educativas.

Tendremos que aprender a pensar, a administrar y a operar los planes y programas educativos con el sello, con el sentir de cada región que le debe imprimir su particular identidad social, por ello necesitamos pensar en que no somos burocracia, sino un gran cuerpo de acción y de voluntad de operación y de gestión de lo educativo, somos un instrumento social que se reforma para que la inteligencia y la propuesta ciudadana se conviertan en acciones de gobierno. Esta es sin duda una gran apertura, una nueva forma de pensar y de operar nuestro compromiso social con Michoacán.

Los funcionarios de supervisión y gestión como los Jefes de Sector, los Supervisores y los propios directores nos reclaman determinados servicios, que desconcentremos más, nos reclaman la apertura de oficinas en cabeceras municipales o teniendo las diputaciones como cabeza de región.

Nuevos espacios de consulta y de diálogo nos permitirán que la educación cuente con una participación democrática de la sociedad y que hagamos juntos los proyectos de mejoramiento de la oferta educativa, de la calidad de la educación, que estimulemos el desempeño distinguido en la docencia, en la innovación educativa, en la calidad de la atención al público. Que se abran todas las puertas para el encuentro educativo para la Reforma.

Comparte la nota

Publica un comentario