IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 26 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

El papa Francisco, paz y justicia

27 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

En la visita del Papa Francisco a Cuba, el pueblo se manifiesta como un pueblo creyente a pesar del sincretismo religioso, en que se combinan todas  las tradiciones africanas, pero que en su conjunto, reconocen a la Virgen de la Caridad del Cobre, como la Santa Patrona, la protectora que sin discusión es reconocida como el puntal religioso del país.

La asistencia del Papa Francisco no sólo es oportuna para el pueblo cubano, porque la larga y profunda contradicción de la revolución con el Imperialismo Norteamericano, a tan sólo 90 millas de distancia, y con una carga moral, en donde la Isla de Fidel era acusada como la promoción de todo acto de terrorismo contra los EEUU, que provoco la expulsión de la Organización de Estados Americanos, por ser un peligro internacional, para la paz, la paz del continente Americano.

Después de 57 años de revolución y más de medio siglo de bloqueo económico, porque la posición de Barak Obama refleja el convencimiento que las acciones de embargo contra Cuba, ha sido un fracaso económico y declarando una posición de guerra en contra de cualquier relación con la economía de Cuba y sostuviera cualquier forma de su desarrollo, prohibiendo y condenando toda visita de los hijos, de los familiares porque todos se encontraban inscritos con la revolución cubana.

Ante las quejas de los religiosos cubanos de que su lucha la mantenían en medio de la pobreza, de las más profunda pobreza y pusieron de ejemplo las limitaciones de todo individuo en medio de la revolución, y un hospital de tratamiento a los limitados psicológicos, seguramente a partir del síndrome de Doun, en que las religiosas tenían que padecer descalzas para demostrar su humildad.

Consciente el Papa que en Cuba se protege a los jóvenes, teniendo la garantía de su empleo y que existe la protección automática de a todos los jubilados, tuvo que referirse a la política de la Globalidad Económica que cimienta su desarrollo en el Descarte de los más débiles, de los que tienen los mínimos para vivir, los mínimos para existir. Como los enfermos psicológicos con limitaciones para entenderé al mundo, para comprenderlo, no era obra casual de un cristiano, sino un paso a la labor de protección de los débiles, de los desamparados, y que en el juego del descarte del sistema económico de la globalidad, también los jóvenes y los jubilados, las mujeres, incluso los niños, son las piezas de los descartes sociales de este sistema, y que mantiene a todos los pueblos, subordinados a la economía de los más eficientes, que se tiene ahora, en una crisis que, por lo menos a media población de todos los pueblos con los mínimos, y conduce a situaciones como la de México, que existan más de la mitad de la población, más de 60 millones de habitantes, sometidos a esta política del descarte económico y social en la globalidad, la pobreza.

Esta denuncia del sistema de la globalidad, lo convierte en un sistema fracasado, que genera más problemas que los que resuelve, y lanza una carta abierta al mundo, que los hombres políticos, paren la política del descarte económico y social y en general, abran la perspectiva, de que, como en Cuba, el Estado dé garantía absoluta de empleo para los jóvenes y para todo trabajador, y que además dé protección a los jubilados, teniendo, automático, una garantía de paz y la jubilación de la vejez, por la garantía del Estado Nacional, como un remedio de la democratización social de la humanidad toda.

Pero el Papa Francisco  no sólo viajaba a la Isla acosada por el bloqueo económico por más de medio siglo, sino que su travesía incluía a la primera potencia mundial, que por cierto en proceso electoral, en medio de un sinfín de inquietudes temáticas que acosan el interior del sueño americano y una movilidad internacional empujada lo que el Papa Francisco, denominó también como una guerra religiosa, pero que empieza por el acoso del Estado Islámico, (EI) como forma doctrinaria musulmán, que ha provocado la emigración de todo Medio Oriente, en especial de Siria, pero también Turquí e Irak, además de una vasta extensión de Irán, región que los países Aliados con los EEUU, ya se inscribieron en la batalla militar, con bombardeos masivos, que ha provocado un éxodo de más de medio millón de refugiados, en busca de un territorio en paz, la paz democrática, para integrarse al desarrollo de punta en la Europa comunitaria.

Ya el Papa Francisco, para sólo comentar el discurso presentado en al Congreso de los EEUU, allí, él sabía era el punto de discusión y de presentación de la temática sobre la estabilidad y el control mundial, de la paz, de la guerra, pero también allí, se  encuentra a discusión como dinámica interna de la elección presidencial, la propia emigración hacia los Estados Unidos, así como el despliegue de la justicia, hay un movimiento que lucha, que resiste a la aplicación diferenciada de la justicia, de los derechos humanos como fuente de todo derecho en la Sociedad del Silgo XXI, el asesinato por incidentes de la  policía, con negros y con latinos, en donde causan la tensión en su arresto, para luego ultimarlos sin ningún recato.

´Siento una profunda satisfacción recibir esta invitación, de los hombres libres y valientes´ de los EEUU, así empezó el preámbulo de todo un compromiso con la filosofía religiosa y la voluntad de vivir en este mundo de complejidad y de atracción de la temática del hombre del Siglo XXI.

´Yo quiero reflexionar con el pueblo de los EEUU a través de Ustedes, hablar con ustedes por los que luchan por la vida diaria y un poco de dinero además de satisfacer la mesa´, para hacer referencia a los problemas con los jóvenes, con los que ven otro mundo diferente al que heredamos y que incorporan los calores de la cercanía del mundo que a ellos les tocó vivir, pero que están insertos en el sueño de Martin Luteher King de la diversidad del mundo, que pueda exigir la igualdad de los hombres sin que importe el color, la cultura, su procedencia, porque al fin y al cabo, la tierra ahora resulta ser  nuestra casa, la de todos, por lo mismo, hay que diseñar, dijo al Congreso, medidas para protegerla, para reconstruirla.

En EEUU se da el Primer discurso de un Papa, del titular del ejecutivo de la Santa Sede en el Congreso, como un mensajero con la catequices de la actualidad en un mundo que ha acudido ahora a la religión, como la institución más racional, más conocedora, más sabia a cerca de los problemas que el hombre del Siglo XXI está trabajando, como el de la violencia familiar, su política del Descarte económico y social, de los jóvenes, de los jubilados, las mujeres y los niños, como un sistema de la globalidad, que empuja al descrédito del Estado como representante del bien público, del bien común, todo por encima de las leyes del encuentro, todas las leyes del encuentro para que todos, un niño, el joven, las mujeres, los humildes sin razón y los descartes de las enfermedades, convocan al reto de la igualación, a la justicia como un precepto natural, en medio de la lucha global por la democracia. Frente a la emigración como un problema planetario ´pidió ver a los inmigrantes como personas y responder a sus circunstancias de manera humana, justa y fraterna.”Recordemos la regla de oro: tratar a los otros como quisiéramos ser tratados nosotros”, agregó.

Allí también pienso en la marcha que dirigió Martín Luther Kin, para pensar que se diera su sueño que se diera ese sueño, ese sueño sigue inspirándonos a todos, me alegra que EEUU siga siendo la tierra del origen de ese sueño por la libertad. Sueños que mueven a la nación y al compromiso, sueños que despiertan lo más profundo de la viuda de un pueblo, sueños para construir un suelo de políticos de libertad. No temamos a los extranjeros, porque la mayoría fuimos extranjeros.

Pero sin duda, el llamado a renunciar a la pena de muerte, ha sido el punto capital de justicia, de perdón todo en manos del colectivo social, que es el que juzga y que reconoce la gravedad de acudir con la propia muerte, como un reclamo individual y no como circunstancias de fuera de toda legalidad, que son condenados también por ser de la raza latinoamericana o descendencia afroamericana.

El Papa se refrió también a la temática propia, de condena de los religiosos católicos en los EEUU, Condena en estos términos, el acoso a los débiles, a los niños. ´Los crímenes de la pedofilia, como un pecado máximo, en el que un pequeño, un inocente que impregna de inseguridad y falta de confianza, no sólo en la familia y su discurso, sino en la gracia de Dios, en el perdón, la misericordia, como un llamado de Jesús, de nuestro Santo Padre´.

Porque además afirma, tenemos que ir al encuentro de los problemas, como es la necesidad del refugio de los Emigrantes, que acuden a las iglesias para encontrar protección, para obtener la caridad del alimento y de la esperanza de una opción de vida.

El Papa Francisco no sólo fue a abrir las penas y los temas de sufrimiento de los EEUU, sino que fue claro con ellos, son fuerza importante y decisiva para cambiar los rumbos de la tierra, como la casa de todos, pero de todos por igual, sin las armas que se alojan en las manos que hacen dinero con sangre, sino porque hay que ser todos, en especial los EEUU, responsables del destino de la humanidad, de  todos los hombres, fue la palabra del Papa Francisco.

Comparte la nota

Publica un comentario