IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 22 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Evaluación de los docentes: Diagnóstico

28 de junio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

El rezago educativo ha sido, hasta ahora, la gran tragedia de todos los michoacanos, un tema de la política que ha lastimado a todas las generaciones, en especial a las tres últimas generaciones que no pudieron ubicarse en los primeros lugares de aprovechamiento nacional como el DF, Nuevo León, o el Estado de México, entre otros. Esta tragedia nos coloca en el último bloque de los 120 millones de mexicanos, en cuanto a las oportunidades profesionales, de vida, con un poco más de 6 años de escolaridad, imposibilitados, por estos altos rezagos en educación, de entender al mundo como una gran opción democrática para todos, como el caso del DF, con una escolaridad superior a 10 años de escolaridad y que tienen por ello, niveles de enseñanza preparatoria y con nuevas inquietudes de cómo ejercer la democracia bajo la versión de los derechos humanos, impulsado por la nueva generación que habitará el Siglo XXI.

Pero en la actualidad tenemos a un Nuevo Michoacán, como el punto de fuga de todos los rezagos de los michoacanos,  en lo económico, en los social y en la conciencia política, como oportunidades para promover democráticamente al bien común, como la legítima rebelión de ese bien común, que se expresa como una sociedad sometida, motivada por una educación sin calidad, como una educación carente de principios y que muestra apenas una conciencia de tan sólo la educación primaria, con las limitaciones con que aporta estos conocimientos a todo ciudadano.

De todas las deudas de gobierno, de la clase política del estado, esta es la más cruda y bárbara de todas, que demandan un pago exigente e inmediato, que es el de la retribución de la calidad de nuestra opción de vida, de tener abierta de par en par todas las posibilidades de la inteligencia, de la educación, y en definitiva de toda la cultura, sustentando en los aprendizajes para la vida, para emprender una ruta por la democracia, válida para toda la sociedad y no la conveniencia para un sector, como si la sociedad hubiera qué perdonar todos los excesos y tuviera que soportar la opacidad, la confusión de que, con la fuerza, se puede obtener gobiernos a “modo”, de cómplices que aun están allí, como testimonio eterno para el pago del chantaje, por el pánico social, concretado en boletas, en “minutas” de acuerdos, cómo un recuento de que todos cobran, porque no hay disciplina en el sector educativo.

Pero esto no es una assunto que nace recientemente, ya el Gobierno Federal había auspiciado, como una profunda critica, el Título “La Catástrofe Silenciosa” coordinado por Gilberto Guevara Niebla y que en la misma presentación afirma, que “La Catástrofe Silenciosa se refiere al deterioro que ha sufrido la educación nacional y que hace de México ´un país de reprobados´” (Diciembre de 1996, Gilberto Guevara N.). Esta es una obra colectiva que México aportó al mundo, cuando los resolutivos críticos a la Educación que Jaques Delors reportaba en su informe de la UNESCO, en el mismo año, 1996, ante la demanda de la Unión Europea sobre qué había qué enseñar a las generaciones de niños y de jóvenes, para el Siglo XXI, demandante desde entonces de un Modelo de Educación que pusiera en la mente de todos los pueblos del mundo la aspiración a la democracia, como el móvil central de toda la educación de occidente, que explica además cómo una de las tensiones que hay que vencer con la educación, “La misma supervivencia de la humanidad…” p 18, “La Educación encierra un Tesoro” Jaques Delors, y que como pulso también tendrá que recoger para sí, como tarea fundamental, la enorme acumulación de ciencia y tecnología acumulada en este periodo de finales de Siglo y que recibe todavía, el influjo de la Cuarta Ola de la informática, su aplicación en la medida de la precisión del ADN, de la composición estructural de las ciencia biológica, en fin, de su presencia en la comunicación telefónica, en e-mail, en las grandes redes de la información para la ciencia en nodos específicos, pero también en los medios de comunicación en el aula, en una escuela en la que la información sobre la ciencia es insuficiente; todas las formas gráficas, las formas de mostrar la ciencia como conocimiento complejo, toma el lugar en todos los medios de comunicación del docente en el aula; la escuela entonces se vuelve encuentro de conocimientos, de innovación, de experimentos, de robótica, etc.

En este contexto internacional, de problemas globales del conocimiento y de sus nuevas lógicas para el aprendizaje, impulsa al docente a mejorar su perfil profesional, que de tradicional comunicador de información, de fenómenos del conocimiento, de la ciencia y la tecnología, debe pasar a la de actor, a la de protagonista efectivo para ser innovador en el proceso de conocer, de reiterar su condición de docente, año con año; pero no parte ya del mismo punto de partida, aquella tradición que hacía repetir al maestro, aquello de que cada docente tiene su librito, ya no es estrictamente verdad, porque el cúmulo de la experiencia del docente es una experiencia acumulativa y cuantitativamente diversa, como lo son ya, las demandas individuales y colectivas de los niños y de los jóvenes estudiantes.

Esta reforma trae consigo diversos desafíos y retos que tienen que colocarse como los propios desafíos y  los retos de la educación en su conjunto y que el docente, como profesional de la enseñanza, de la enseñanza para la vida social, y académica, al mismo tiempo, es el promotor político de la ideología del sistema, nacionalista, republicano, democrático, plural, pero que a fin de cuentas, la aspiración del sistema, ya no es atractivo democrático de la sociedad pero sí crece a sombra del liberalismo social de la globalidad, de la no pertenencia absoluta del ámbito de la nocional, sino que se apunta como relativo, ante la presión del capital internacional, que se desarrolla a costa de que las propiedades nacionales sean liquidadas bajo promesa de compraventa, como materias primas, el petróleo en México, que comparte con el atraso técnico, las reservas ubicadas a profundidades que sólo pueden con otras ciencias de empresas más desarrolladas, especialistas en las extracciones a profundidades de más de 3 mil metros de profundidad.

Después de la Reforma Educativa en México en 2013, atrás cuando menos 20 años, comparado con Europa, el Secretario de Educación, Chuayfett para aclarar porqué no se realizarían los exámenes en el periodo, vinculado a los tiempos de la elección del 7 de junio. Evidentemente que por discreción y por seguridad de Estado, nos e hiuzo del conocimiento de los maestros y de la sociedad. Miguel Alonso Raya puso en claro, que porqué no se promovieron las virtudes de este examen, de la necesaria evaluación de la Educación, -pero no de los docentes- como punto de referencia, lo hizo en tanto asignado a la Comisión de Educación en el congreso de la Unión.

En Europa todas las medidas están puestas en evaluar la educación y sin duda también evaluar las condiciones del proceso Enseñanza-Aprendizaje, actor por actor, funcionarios que promueven los programas y los planes de trabajo, en primer lugar, y que no son docentes, sino especialistas y técnicos teóricos de la educación, así como el docente, a los padres de familia, a los directivos, inclusive a los funcionarios, promotores del Modelo Educativo. Esta si alcanza a ser una verdadera evaluación del Sistema Educativo Nacional y deben promoverse, como un acto de conciencia y de compromiso por la educación nacional. Sí, hace falta la Reforma como un acto de autoconciencia política de todos los actores de la enseñanza y no un mecanismo burocrático.

Ante la opinión de  un Senador, el senador del PAN por Oaxaca, Chuayfett afirma que por su parte no hubo intentos para poner orden desde en el Estado, suponiendo también, que desde el interior no se puso orden desde la gubernatura, como patrón sustituto, como son los Gobernadores y los Secretarios de Educación, según los acuerdos de 1992, les corresponde a ellos denunciar las incidencias de personal y hacer sus reporte a la federación, y ésta, la federación, es decir Chuayfett, tampoco puso orden, no dio la orden de clarificar y precisar la responsabilidad escalonada desde el patrón nacional y los de los estados.

Así, con un menor juicio de responsabilidad como posiciones de gobierno local, se perdonan las faltas a dar clase por asistir a una manifestación, desde los Secretarios, Martínez de la Rocca en Guerrero y aquí, Armando Sepúlveda en Michoacán, que no reporta la asistencia de los maestros, en uso normal del calendario, pero tampoco las faltas a las escuelas cuando se promueven programáticamente problemas de educación y se plantean problemáticas de la educación.

Los que vivimos en el proceso educativo, que lo entendemos como una forma de construcción de una conciencia solidaria, nacionalista y democrática, que asumimos  a la educación como un acto de liberación de todos los fanatismos, incluidos los ideológicos, entendemos que es la hora de la conjugación de todas las fuerzas que intervienen en educación, para emanciparnos de los rezagos en cultura, en ciencia y tecnología, en educación, pero sin ser víctimas de la omisión de los funcionarios de educación de la federación o de la entidad. No entender la reforma como un acto de conciencia, de autoconciencia del magisterio, nos puede llevar a un camino lleno de resistencias y de oposición, en la que para nada cuenta la experiencia que hoy tiene el magisterio y que se tiene como punto de partida, como diagnóstico, para que se impulse la voluntad a caminar otros trechos, otras rutas para lograr, como un acto de autoconciencia, la reforma educativa. El maestro, como nunca, no ha sido tomado en cuenta en este proceso de equilibrio, entre los avances y los métodos de enseñanza, el maestro de carne y hueso, que es mucho más que la teoría de los “recursos humanos” de la globalidad, y que hay que tomar en cuenta vocación y su capacidad de cambio.

Silvia Smerkel, propone que la evaluación es una convocatoria al equilibrio entre facultades y responsabilidad, y comparece como el cumplimiento de una de una vocación de encontrar las medidas para superar cualquier deficiencia, siempre en el logro de una calidad de la educación, pero no significa la suspensión en el servicio docente. Así cada examen, es una búsqueda de las medidas que los especialistas deben recoger y proponer mediadas y acciones concretas para superarlas, y no una medida laboral extrema, como lo propone la federación en una sucesión de medidas sin que se dictaminen cursos, diplomados, maestrías para superar las ausencias.

A estas alturas es conveniente afirmar que el Comité Nacional de Evaluación de la Educación, se refiere a todos los exámenes a los docentes, como previo, como elemento diagnóstico en la evaluación a la educación nacional, cuando afirma en el artículo 30 de esta Ley, en su apartado “VIII. Construir mecanismos de interlocución con Autoridades para analizar los alcances e implicaciones de los resultados de las evaluaciones, así como las directrices que de ellos se deriven.” Pero definiendo antes en al apartado “VII. Establecer los mecanismos para la coordinación y del Sistema Nacional de Evaluación Educativa, y así se refiere en todos sus términos, Evaluación Educativa y no los alcances de expulsión laboral del docente, previsto en otra disposición.

Con esto corrige, la misión laboralista y punitiva de la Reforma, por cierto, corregida desde la ciencia y la tecnología, de los viejos como maestros Silvia Smerkel,  Gilberto Guevara Niebla, Olac Fuentes Molinar, sin duda de izquierda democrática en Educación, todos ellos conscientes de que la Reforma Educativa es en primer lugar un acto de autoconciencia, conceptual e ideológica, sobre todas las acciones a reformar en Educación.

Comparte la nota

Publica un comentario