IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Trata, la esclavitud del siglo XXI

5 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Mucho se ha escrito sobre los extremos en que se ha llegado a principios del Siglo XXI, la era del Conocimiento, la Etapa de la Sociedad Educadora, como el sistema más elevado de consideración de los derechos, incluso la generalidad de los Estados, en convenciones internacionales, que han asumido, como soporte de políticas para proteger la vida, como el valor superior de lo humano y para lo que no hay sino lugar de destino local, el lugar de su nacimiento, como la diferencia estratégica para tomar la vida y su valor de frente a todas las sociedades, la de Europa, de América, en Asia, Oceanía e incluso África, al menos en el carácter legal, la vida es móvil de todo fundamento, de toda perspectiva, para asociarse y emprender, frente al Estado, que lo protege, la conquista y el usufructo de otros derechos, que dan soporte a la vida democrática, como la libertad de prensa, de pensamiento, de asociación, merecedor de una vida digna, en tanto productor de riqueza social.

Pero lo negativo, en una sociedad como la de México, que tiende a inscribirse en el futuro democrático de la sociedad, la miseria promueve diversos vicios, entre ellos, el sentido de la mercadotecnia, que se impone, con todos sus filos, todas las heridas, paradójicamente se lanzan en contra de todos los sentidos de la existencia humana.

En la sesión del Congreso local, la Diputada Talía Vázquez la definió como la “Esclavitud del Siglo XXI” y con el antecedente de juicio del Secretario General de la ONU, quien amplía las amplias circunstancias de los delitos que atentan contra la vida del hombre, Kofi Atta Annan, afirma que “los hombres y las mujeres tienen derecho a vivir su vida y a criar a sus hijos con dignidad y libres del hambre, del temor a la violencia, a la opresión y a la injusticia, y que la liberación del temor y de la miseria, es precisamente uno de los valores esenciales del siglo XXI”. Aspecto fundamental es el trabajo forzado para los niños, la desprotección a las niñas y en general a la mujer, que viven en condiciones económicas y sociales, sometidas a todos los delitos, en especial a los que, promovidos por el Crimen Organizado, organizan verdaderas bandas con los niños y hacen víctimas de “donación” para la trata de músculos y órganos para la compraventa de la salud, a costa de sus propias vidas.

Sólo hasta el año 2000 la asamblea de la ONU creó el instrumento jurídico, y generó una Convención contra la Delincuencia Organizada en Palermo, el 15 de noviembre de ese año, firmada para su ejecución en diciembre, para lo cual se incorporó el “Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas” Proyecto de Ley.

No obstante la distancia de 15 años para atender en la Constitución de Michoacán el asunto de la Trata, como un delito que implica todo tipo de delito contra la vida, la compraventa para el uso sexual, el secuestro como el arrebato de toda voluntad para liberarse del sometimiento, la violencia como la negación de toda la voluntad, la disposición y sometimiento por la fuerza, la compraventa de uno o varios músculos, de uno o de varios órganos o de la vida misma, es el mayor peligro y sometimiento absoluto, además de que en lo individual y sometido por los familiares mismos, sólo el Crimen Organizado lo ha convertido en un Negocio en que llega a más de 30 mil Billones de Dólares, con el tráfico de órganos, músculos y piel de los sujetos, los más propicios, los más pobres de los pobres, son ahora sin duda, los grandes ejércitos de migrantes, los centenares de miles que cruzan nuestro país, y para los que no hay ninguna medida de seguridad, ninguna medida de registro de su paso por tierras nacionales y se pueda luego, buscar su paradero.

Para tener una idea de la magnitud de este delito y de sus consecuencias para los ejecutores y cómplices, “El primero es el acto, esto es, la captación, transporte, traslado, acogida o  recepción de personas; el segundo son los medios para lograrlo, o sea, amenazas, uso de la fuerza, coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación; por último, el propósito de explotación, incluyendo como mínimo la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas, la servidumbre y la extracción de órganos.”  (Proyecto de Ley)

Para el 9 de diciembre del 2004, se presentó en México, ante el Senado la iniciativa de Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, que se presentó luego a la Cámara de Diputados y su regreso para su aprobación definitiva el 27 de noviembre del 2007. Hasta entonces, después de la recomendación de la ONU para establecer esta legislación, se da cabida para que luego se extienda como asunto, de urgencia en los demás estados.

Para estas fechas, julio del 2015, las Comisiones del Congreso local se dan cuenta que en el “Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), México ocupa  el tercer lugar respecto de América Latina y el Caribe.” Y que “La oficina de la Naciones Unidas para el control de las drogas y la Prevención del Delito (ONUDD), señala que México es un país de origen, tránsito y destino de la trata de personas en cuestiones de explotación sexual y trabajo forzado.” (Proyecto)

Con ello nuestro país se integra, aunque tardíamente a disponer de los protocolos internacionales para atender y combatir la Trata de personas, pero como un delito del Orden del Crimen Organizado, sin ver y sin tratar como lo hizo ahora la Diputada Cristina Portillo, el ambiente familiar, el del entorno de sus familias, qué hacer que los niños y niñas, qué con los jóvenes en vida precaria, que las mujeres entren en este juego al que sólo la miseria los puede llevar al callejón sin salida, en donde ya no hay quien acuda en su ayuda, ni los restos del Estado Benefactor, para los que ya no hay solución, si no es una ciudadanía social que le dé vida a la subsistencia a partir de las prestaciones del Estado.

Pero además pone en claro que en el mundo hay por lo menos 27 millones de víctimas de delitos del Crimen Organizados, de los cuales, 600 mil por trata y dentro de esta cantidad, 22 son niños, y 21 mil son sometidos al turismo sexual. Es en este contexto que México ocupa el 5º lugar del mundo, 3º en América Latina y Michoacán, en este contexto, ocupa el 3º nacional, sin que se haya hecho notar de la tragedia a la sociedad, y en general para prevenir de estos excesos a nuestros pequeños, con el tercer lugar del delito en el planeta.

Pero además, ya introducidos en la vorágine de este problema, de origen condenatorio de todos los derechos a la proyección de la vida de nuestros niños, no se encuentra el tema como una atención que debe darse para los niños y para las mujeres en grado precario de su vida, pero es más, para que este tema sea tratado y atendido en educación y otras secretarías, para tener todas las estructuras de prevención alertas y parar todo el régimen de Trata con toda su intensidad, tal y cómo desde la ONU lo hicieran con relativa prontitud hace 15 años y se fueran preparando para que Michoacán, no se encontrara en el ojo del huracán, y a la vuelta de 3 quinquenios tomara las medidas pertinentes, en material legislativa, ojalá también de gobierno.

Habrá que coincidir con la Diputada Cristina Portillo, que aunque la medida no sea oportuna, todas las medidas sean puestas como materia emergente para dar seguimiento y atención a la Trata de Personas, que es vital que se establezcan puntos de llegada y de refugio para los migrantes, que se lanzan al Norte, buscando el “Sueño Americano”, que aunque no llegan a alcanzarlo, tengan por su paso en Michoacán, puntos para llegar y tomar fuerza en su destino de busca migratoria en EEUU, que le dé puntos de salida.

Como ya sabemos en su paso  por diversas partes de la “Bestia”, el tren que sale desde Chiapas, en varias partes, brigadas de mujeres se lanzan a su paso y les ofertan comida, dando el lado fraterno que no se encuentra en ninguna institución de gobierno, o grupos de religiosos, que han hecho ya su tarea, que han puesto su cuota de solidaridad, sin que se oferte atención para nuestros hermanos migrantes, que por lo demás, no son menos víctimas ya a su paso en las fronteras del norte a su paso a los EEUU.

Por lo demás, es sabido que el desarrollo de las grandes empresas capitalistas en el mundo de la Globalidad, han liquidado todas las economías llamadas en transición y que a las economías de esas sociedades, en particular la de Centro América y varios países del Sur, no les queda más remedio, que trasladar la ventaja comparativa, la de su disposición de su fuerza de trabajo, que se llevan a cuestas, porque no hay capital que se invierta en las economías pobres, de subsistencia, como en particular los Estados al sur de México, que se hermana en la situación económica, política y más de acoso de la Seguridad para la Democracia, frente al Crimen Organizado, que se niega a dar estabilidad a estas economías.

Pero sin duda, hay que estar de acuerdo con el reclamo de la Comisión conjunta de las comisiones de Derechos Humanos y Seguridad Pública y Protección Civil que turnó la iniciativa de Ley Estatal para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas, que ésta es una medida para que se integre su informe, formalmente, en los programas de gobierno, anualmente, y que dé cuenta de ello, solución para que no sea una Ley de la formalidad, sino informe de gobierno, puntual, con todos los datos de la tragedia del Siglo XXI.

Comparte la nota

Publica un comentario