IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Un nuevo Oaxaca, ¿y Michoacán?

26 de julio, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Cada apertura de gestión de gobierno se impone un recuento por la vida, ahora en especial por la vida social de Michoacán, fuente de esperanzas, una aspiración  frente al saldo de una crisis siempre acumulada en contra de los más elementales sentidos de la política: más pobreza, desempleo, violencia, emigración detrás de un sueño que no es nuestro, pero que deja vacío de jóvenes los pueblos michoacanos, ahora que en conjunto se asigna a la entidad un 59% de pobreza, y que se fueron acumulando en la dependencia de los trabajos del Crimen Organizado como la lógica superior del sistema político.

En un apretado resumen del 2015, el incremento del costo de la vida, la violencia desatada por la propia federación en errática estrategia de combate, salen a la luz los Ninis, como desastre de los jóvenes que ni estudian ni trabajan, la emigración, como la tragedia que se mueve en una paradoja, como queja, se convierten en puntos que hay que superar en un Michoacán que se parece más a la tragedia interminable de los Cien Años de Soledad de García Márquez, que a la posibilidad de la construcción del sueño, de la gran esperanza propia de los Michoacanos.

Lo que en otras etapas del movimiento político y desarrollo de la riqueza, los jóvenes eran la esperanza  inmediata y suprema de la sociedad, hoy el sistema político les oferta tan sólo becas para terminar sus estudios, pero no la vinculación laboral para adquirir experiencias, por cierto nuevas experiencias en el desempeños de sus funciones, que pasan de transitar por las nuevas aulas de la Reforma Educativa del mundo, que trae consigo la incorporación de los conocimientos de la informática, pero ya vinculados a otros procesos de la combinación entre informática y movimientos mecánicos de  la física, conocimientos que se pueden adquirir por lo menos con los años propios del bachillerato, del conocimiento preuniversitario, y con el promedio de escolaridad de México de 7.2 y de 6.2 de Michoacán, no alcanza ni siquiera a la media de 16 de los EEUU, menos la de 20 años de escolaridad de Corea, de Noruega  y de Finlandia, vanguardia educativa mundial.

Es en este sentido, que dentro de la Educación, y en particular en el Rezago Educativo de Michoacán, los Ninis ocupan el primer lugar de atención, acción sustantiva, si se requiere que la Coordinadora, es decir, la CNTE, esté dentro de la temática que urge tomar nota en la próxima plataforma de Gobierno de Silvano Aureoles. Pero el caso es que en educación, no sólo este es motivo de rezago, el mecanismo que ha utilizado para conseguir la mayoría de las canonjías, establecidos a través del Marchómetro, ha concluido en Oaxaca, cuando al principio de la Semana el Gobernador Gabino Cué, declara para Oaxaca, un proyecto del Instituto de Educación en manos de la Sección 22, para ponerlo ahora al servicio de la entidad e incorporar a la función oficial, ahora al lado del sistema de la federación, como lo que obligaba a toda obediencia de los preceptos del “Marchómetro”, con toda la capacidad de que los efectos académicos fueran suspendidos ante el poder y la fuerza que se desplegaba por un modelo educativo, bajo los cánones sindicales, y que contaban con ello, desde Mayo de 1992, como una concesión de gobierno, en donde, oiga Usted, se concede la función administrativa, absoluta, de todo lo conectado a la contabilidad y la nómina del Estado de Oaxaca del conjunto del proceso educativo.

Ciertamente a todos causó sorpresa,  incluso a algunos que pensábamos que de origen se trataba de toda una distorsión, de un poder mal habido, y no de una concesión coyuntural que establecido en 1992, a 23 años de poder absoluto, el gobernador cancela la “entonces” nueva relación poder del Sindicato Local de al CNTE, unilateralmente, con el entonces reparto del poder en todo el rubro de educación del Estado, astucia que no prendió en otros estado.

Esto les permitía ser dueños de la Educación, totalmente de un proyecto que no tenía al centro la declaración del perfil nacionalista, republicano, de aprecio internacional de la solidaridad, menos la calidad de la Educación, y que tenía sus razones para despreciar, en calidad de propietario, plenipotenciario, desde el principio a fin de la política educativa, impulsada desde ahora la Reforma de Peña Nieto. Finalmente, sin pena ni gloria, se corrige esa concesión de poderes a la CNTE en 1992, con el Decreto de Gabino Cué, que se apropia ahora de todas la funciones administrativas de la Secretaría de Educación Pública, y se pronuncia por el impulso oficial, a la Reforma Educativa con el apoyo propio y de Peña Nieto.

En México en el 2015 la clase política se ha estado disputando más a los culpables de los desastres que a  los posibles constructores de un México superior, que las acciones conjuntas de la clase política, para superar el escenario de crisis que no nos abandona desde hace 30 años, pero además porque todas las candidaturas anticipadas a la presidencia de la república han reducido el tiempo de gestión del Presidente Peña Nieto a tan sólo 3 años, porque el tobogán del 2018, se ha iniciado, sin remedio, a partir de este 2015.

Para Michoacán, no hay salida alguna que no sea la fuga hacia adelante, que superemos la crisis del Estado Mexicano, tratando de superar la confrontación de los orgullos entre el presidente de la república y el gobernador electo por aplastante mayoría, circunstancia con la que a los michoacanos nos ha ido muy bien, y que nuestra territorio más parece un punto en el que todas las fuerzas sociales se quejan de que no hay tono de gobierno, con el gobierno que nos deja, pero sí del que entra, el de Silvano, se ha dedicado a recorrer de nuevo el Estado, para fortalecer la capacidad de negociación con los recursos federales, estatales u municipales, en línea con la iniciativa privada.

En este contexto, queda la duda de que es una minuta en la que, en secreto, se haya desviado el sentido nacionalista y republicano de la educación, y todos los excesos que le han dejado al “marchómetro” para resolver el asunto “sindical” estén dentro de una serie de derechos acumulados a lo largo del tratamiento con la CNTE, o con los actuales dirigentes del SNTE, que no sabemos, si por otros medios, lograron la imposición del “Marchómetro” como la figura fundamental para otorgar ingresos, para la promoción, para la adscripción y para el retiro.

Ahora, con la experiencia de Oaxaca, y la fuerza con que contaba la Sección 22, como órgano de poder de una Secretaría, pasa en Michoacán, a recuperar todas las funciones sustantivas de la Educación y la principal, de un nuevo criterio para que Silvano, dé cuenta de los exámenes, en participar el primero, que le denomine de diagnóstico, no para expulsar del servicio a los docentes, sino para la detección del nivel académico para impulsar la Reforma Educativa y se justifiquen luego, las medidas tomadas por el Instituto Nacional para la Investigación Educativa, para reeducar, para instruir en las medidas exactas que demandan la reforma para el logro de la Calidad de la Educación.

Queda como experiencia en Oaxaca que poner en las manos del SNTE, o bien de la CNTE, un órgano como el de la Secretaría de Educación, es un contrasentido, es  impropio de la cultura política entregar al gremio la función sustantiva de la educación, ésta debe entregarse a la academia para el desarrollo, para impulsar el sentido nacionalista y republicano, para creer en la diversidad de las fuentes del desarrollo político, en las asociaciones civiles de la educación, y no precisamente en los partidos políticos. En educación, más que en otro lugar del poder del Estado, los criterios de entrega del poder, no pueden ser con el sentido partidario e ideológico de una organización, menos de una asociación que se comporta, que es, un órgano de negociación política de frente a otros partidos, al  poder de los estados,  incluso frente al poder del Estado de México, como lo ha hecho la CNTE.

Sin embargo queda pendiente la liquidación, en definitiva, la violencia del crimen organizado, para una paz constituyente como puede ser la paz para la democracia y sería sin duda un buen precedente que se resolviera, por las partes en educación, que privara el imperio del derecho, incluso del derecho individual o del colectivo, para que cada uno resuelva quién tiene el mejor derecho, en donde se  ponderan, no sólo los resultados inmediatos, sino el derecho a la experiencia, como fuente fundamental de todo derecho, la acumulación de la experimentación, a la medida en que han de  pesar también los nuevos conocimientos, adquiridos en la función educativa, siempre en contacto con sus contenidos de la función educacional, no es posible que se ponderen posgrados, que no tienen que ver con la función en la docencia, pero sí para adquirir derechos sobre otros, pero no sobre la docencia expresa.

Ahora, tenemos el problema de Oaxaca, casi resuelto, aunque aún falta la respuesta de la Sección 22 de la CNTE, bueno de la Coordinadora, que tenía en sus manos el Instituto de Educación de Oaxaca, todo el control administrativo, que habían conseguido el mayo de 1992, de control absoluto de todas las formas de control administrativo, de la nómina, incluso de la validez de las boletas y certificación de los conocimientos, sin exclusión.

Hacía falta una decisión de gobierno, que  pusiera orden en toda la situación plenipotenciaria sobre educación, en Oaxaca, se decidió ingresar a la legalidad, al Estado de Derecho, con ello seguramente en Michoacán, habrá otras fuentes, de consenso para que las medidas correspondan a la respuesta que Silvano quiere y que Michoacán necesita, en la búsqueda de una educación de calidad, derecho de todos los niños y de los jóvenes demandan, curada del gremio y de su influencia de poder maligno.

Comparte la nota

Publica un comentario