IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 27 de mayo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

17.60

19.10

Disfrutar la vida

3 de enero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Pbro. Daniel García Ibarra

Presbiterio del sur

Lectura bíblica Salmo 90 y Eclesiastés 11:9

Texto bíblico: Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud”. Eclesiastés 12:1

Nuevo año, nuevas experiencias, retos que hay que enfrentar, razones para reír; otras para llorar; en fin, oportunidades para disfrutar la vida. Nadie desea ni piensa en fracasos o molestias de alguna naturaleza; todos esperamos obtener lo mejor de lo mejor.

Salomón, el rey sabio, con mucho recorrido en la vida,  con experiencias de grandes y valiosas enseñanzas, recomienda a su hijo: “Disfruta de la vida mientras que eres joven, pásala bien; déjate llevar como tu corazón te diga y lo que tus ojos te atraen…” Definitivamente son palabras con el propósito de que el muchacho goce de su vida;  Salomón se adelanta al poeta que afirma: “Juventud, divino tesoro,  que te vas para no volver…” Lo cierto es que esta edad como la niñez, la adolescencia, la vida adulta como la ancianidad, se viven una sola vez. Cada etapa de la vida pasa rápido, como un suspiro; por lo tanto hay que disfrutar de cada una de ellas.

Pero disfrutar de ninguna manera quiere decir derrochar ni desperdiciar la vida; todo lo contrario, es una invitación a gozar de todo el bien que Dios nos ofrece en ella. Disfrutar es apreciar el bien de lo que somos y tenemos para recibir sus beneficios; no para obtener malestares posteriores.

Otra  muy importante recomendación al  hijo, implícitamente indica que en todo lo que haga y a donde quiera que vaya, se haga acompañar de su Creador. Con esto no hay razón para pensar que la recomendación es a que viva desordenadamente desperdiciando  toda la riqueza de la vida, con el recordatorio, de que se recibirán resultados de acuerdo a todo lo que se haga o deje de hacer.

Oración: Señor Creador de mi vida, acompáñame y guíame para disfrutar el bien de la vivaque me estás  dando. Por Jesucristo, amén.

Comparte la nota

Publica un comentario