IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 23 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Fin al embargo a Cuba

6 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

“Es de sabios cambiar de opinión”, Refrán popular.

Más de cinco décadas han pasado desde que los Estados Unidos de Norteamérica decidiera imponer el embargo comercial a la Nación caribeña de Cuba, en ese entonces bajo el gobierno que dirigía el Comandante revolucionario Fidel Castro Rus, quien desde ese tiempo “definió a su país como una República socialista”.

El embargo comercial, del todo injusto, trajo como consecuencia grave crisis económica en la población.

Los gobiernos del país del norte mantuvieron su postura por el tiempo mencionado apoyados por ambos partidos políticos, tanto por el Demócrata como por el Republicano.

Pese a todo esto el gobierno de Cuba se afirmó más como un régimen socialista, que más bien tendía a ser un comunismo nacional cubano con ideas marxistas-leninistas. Esto motivó a que muchos ciudadanos se exiliaran en los EUA y en naciones de América Latina.

Pero las cosas, pensamientos y posturas políticas cambian con el tiempo de tal modo que dan un vuelco a la historia de las naciones y con ellas la de los individuos. Esta es la razón por la que el presidente de ese país del norte, Barak Obama, haya restablecido las relaciones diplomáticas con el país comunista de Cuba; y a la vez ha solicitado al Congreso que levante el embargo.

Por su parte la demócrata Hilary Clinton, exsecretaria de estado, precandidata a la presidencia de ese país hace un reclamo a su Congreso para que de por terminado el embargo ya indicado.

No cabe la menor duda de que una de las causas, si no la más importante, para el proceder de los gobiernos estadounidenses contra de Cuba, es porque esta se había proclamado socialista con tendencias al comunismo internacional; aunque más bien lo era a la manera nacional del país.

Para los gobiernos con un régimen capitalista como el de los EUA, eso no lo podían permitir, y menos en un país vecino en el que tenían muchos intereses petroleros y comerciales; además de que les proporcionaba un lugar ideal para sus vacaciones.

Hubo un tiempo que en nuestro país, la ciudadanía se vio perseguida con el “coco” del comunismo. Ser comunista o con ideas de avanzada era ser ateo; eso era peor que ser el mismo

Diablo en persona. Con esta idea completamente equivocada se acusaba a las personas ante sus respectivas organizaciones; lo que daba lugar a ser marginado del grupo, y en ocasiones a ser depuesto del cargo que ocupara.

Las Iglesias de las diferentes confesiones cristianas, incluyendo a la Católica Romana, como la principal, promovieron un rechazo muy fuerte contra toda idea que en alguna manera dejara entrever que se simpatizaba con la postura de justicia social, en particular en cuanto a las leyes laborales que no permitían a los obreros participar con mejores salarios, y tampoco tenían acceso a la educación y a la salud popular; porque eso era ser comunista, ateo, enemigo de Dios y de la religión.

Por ésta razón, aún ministros del culto, en las diferentes denominaciones fueron señalados y estigmatizados por sus ideas liberales, que basados en los mensajes de los profetas y del mismo Jesucristo, luchaban por la justicia particularmente en los más desposeídos de la sociedad.

Como anoté antes, gracias a Dios, las cosas han estado cambiando en mucho; cada día se observa que la población toma más conciencia de su realidad y lucha por ponerse al lado de los que padecen las injusticias de los poderosos. Las iglesias con algunas acepciones anuncian cada vez más que se encuentran comprometidos con un mensaje evangélico en favor de los más pobres de este mundo.

Comparte la nota

Publica un comentario