IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 16 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.65

22.00

Jesucristo derriba barreras

16 de marzo, 2016

admin/La Voz de Michoacán

En  el marco de la celebración del Día internacional de la mujer hace unos diez días, es importante traer a colación la postura de Jesús,, el Mesías prometido al pueblo de Israel, respecto a la mujer; y poner en práctica en nuestro tiempo lo que él vivió y enseñó con su propio hacer en su relación con la humanidad, en este caso, con el sexo femenino

Al respecto el Apóstol Juan en su evangelio capítulo cuatro nos narra que Jesús y sus discípulos se dirigían de Judea hacia Galilea. Para ello tenían que pasar por Sicar de la provincia de Samaria,  perteneciente al reino del norte. Mientras que los discípulos fueron a la ciudad a comprar alimentos, Jesús cansado del camino se sentó junto al pozo de Jacob, era medio día cuando el sol estaba con todo su esplendor; y por lo tanto hacía mucho calor.

A esa hora llegó una mujer con su cántaro para sacar agua. Jesús sediento le pidió de beber; a lo cual ella respondió la razón de  qué él siendo judío, y ella samaritana, le pedía de beber; porque judíos y samaritanos no se trataban bien.

Esto dio lugar para que entablaran un diálogo muy importante. Él le habla de las realidades civiles en que ella vivía, de los, principios religiosos de cómo Dios espera de que se le adore; y finalmente le declara que Él es el Mesías prometido tanto anunciado por los profetas. Ella dejando su cántaro va a la ciudad para decir a los hombres sobre su plática con Jesús.  Viniendo ellos corroboran el dicho de la, mujer; y muchos creyeron que Jesús era verdaderamente el Salvador prometido.

En éste hecho histórico de la relación de Jesucristo con la humanidad Él derriba barreras  que se habían levantado respecto a la mujer en general.

En primer lugar Él derriba la barrera de género. Cuando los discípulos regresan y encuentran a Jesús  hablando con una mujer, se extrañan de esto.  Y es que el pueblo de Israel siendo altamente machista, la mujer al igual que los niños, no eran tomados en cuenta en sus relaciones sociales; por eso los discípulos se maravillan de que su Maestro entablara plática con una mujer.

El mismo apóstol Pablo no se escapa de ésta forma de vivir, y por eso cuando escribe su primera carta a la iglesia en Corinto enseña que a la mujer no le es permitido hablar en la congregación.  Jesús al hablar con la samaritana derriba esa barrera  por la cual segregaban a la mujer por solo el hecho de ser mujer.  En nuestro tiempo hemos de contemplar esta realidad ante el hecho de prohibir a la mujer que ejerza todos sus derechos como ser humano; además de vejarla hasta quitarle la vida.

En segundo lugar  en su dialogo con la mujer Jesús derriba las barreras sociales.  La samaritana era tenida como prostituta ya que había vivido con cinco hombres y con el sexto con el que cohabitaba tampoco era su marido.  Ésta situación la obligaba  a ir por agua al pozo al medio día cuando nadie más acudía a ese lugar,  así evitaba ser objeto de críticas.  Jesús al relacionarse con ella le da su lugar como persona en la sociedad que la marginaba.

Por otra parte derriba barreras internacionales.  La samaritana pertenecida al reino del norte, Jesús al del sur; por eso la declaración de la mujer de que judíos y samaritanos no se trataban bien.  En nuestro tiempo hombres como Donald Trump, pre candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos del Norte se empeñan en querer levantar muros entre las naciones; mostrando de ésta manera su espíritu racista. Jesús muestra, con hechos que no debe haber barreras que impidan las relaciones humanas.

Finalmente en  éste histórico hecho Jesús derriba también barreras religiosas.  El que los samaritanos adoraran lo que no sabían, y los judíos adoraban lo que sí sabían, según las palabras del Nazareno, no le impidieron entablar dialogo con una persona de diferente religión con  quien compartió las nuevas de salvación.

En una sociedad como la nuestra que se confiesa creyente en Dios, según las diferentes confesiones cristianas, desde las más grandes hasta las más pequeñas, vive una realidad de ateísmo con prácticas que levantan barreras en las relaciones humanas, y en parcticular con la mujer en general.

Si Jesús, fundador del credo cristiano derribo las barreras de las cuales tratamos, nos enseña a no solo derribar sino también a  no levantar barreras que nos impiden practicar la vida conforme a la justicia y a los derechos humanos.

Comparte la nota

Publica un comentario