IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 28 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Matrimonios civiles y religiosos

25 de mayo, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

 

Daniel García Ibarra

“Dad al César lo que es del César y  a Dios lo que es de Dios”

Jesús

Mucho me he pensado y detenido para escribir esta nota, mayormente por el temor de que no pueda expresar debidamente y en forma completa lo que yo llamo aquí como realidades; de las cuales muchas veces no nos detenemos a reflexionar en lo que ellas son exactamente. Casi estoy seguro de que  algunos de mis amigos católicos y protestantes cuestionarán y no estarán de acuerdo con mi forma de pensar, y de cómo yo veo este asunto; con todo, siendo fiel a mi conciencia y a mi libertad de expresión, la cual me asiste como un derecho, me permito compartir los siguientes comentarios sobre el tema que encabeza este artículo.

En primer lugar, es muy conocido lo que los medios de comunicación, prensa, radio y tv principalmente, informan sobre las últimas disposiciones legislativas en cuanto a las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo. Esto ha dado lugar a que dirigentes religiosos católicos y protestantes expresen su sentir desaprobando tales leyes; las cuales confirman los matrimonios- uniones- entre un hombre con un hombre y una mujer con una mujer.

Por lo pronto, creo firmemente que no deben llamárseles como matrimonios sino más bien sólo como uniones. La nominación de matrimonio entre un hombre y una mujer, tiene todo es derecho de ser llamado así por su milenaria historia judeo-cristiano.

Otra realidad es que queramos o no, haya solamente dos clases de matrimonios, el civil y el religioso. El primero, el que se establece y se realiza conforme a las leyes del Estado; y el segundo, el que se establece y lleva a cabo conforme a las leyes religiosas, sean católicas o de alguna otra confesión.

Aunque vivimos en donde la mayoría de la población se confiesa católica, también una realidad innegable es que existen otras confesiones cristianas, amén de pequeñas minorías que no confiesan su fe en el credo cristiano. Por lo tanto, cada iglesia tiene su propia forma de gobierno el cual legisla sobre los matrimonios; y a ninguna le asiste el derecho de disponer sobre el particular hacia las demás.

“El matrimonio civil, según lo define la Enciclopedia Salvat, es el que se contrae y cuyo régimen se regula por las leyes del Estado” “Quien decide las formas, las condiciones y los efectos- en el matrimonio- es la ley”.

Una realidad más es que vivimos y pertenecemos a un país con un régimen laico, con separación de Iglesia y Estado; en el cual la ley del Estado es el que está regulando lo concerniente a los matrimonios civiles, sean  estos entre un hombre y una mujer o entre personas del mismo sexo.

Por lo expuesto, según yo lo entiendo, estas disposiciones legales en nada involucran o contradicen a las leyes religiosas, sean católicas romanas o de cualesquier otro credo, cristiano o no. Tampoco veo en qué forma perjudican a la familia conformada por matrimonios entre un hombre y una mujer.

En el tiempo cuando la Iglesia y el Estado estaban unidos, ambos en conjunto podían dictar leyes respecto al matrimonio, pero hoy, insisto, somos  un país laico en el cual el Estado tiene todo el derecho y responsabilidad de legislar lo conveniente para dar respuesta a las demandas y necesidades de sus ciudadanos. Y por supuesto, estas leyes no son aplicables a los matrimonios que la religión establece; de otra manera estarían interviniendo en los asuntos internos de las iglesias; y por otra parte, esto no se aceptaría jamás tomando en cuenta la misma separación que existe por ley, entre lo civil y lo religioso.

Comparte la nota

Publica un comentario