IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 9 de diciembre de 2016
Morelia
Compra
Venta
USD

19.47

20.70

Educación: De la movilización a la gobernanza

4 de noviembre, 2016

Redacción web/La Voz de Michoacán

Mexicanos Primero Michoacán, A.C.

Horacio Erik Avilés Martínez

Sin duda quedan muchos cabos sueltos después del primer encuentro que se dio entre los diferentes líderes de las expresiones gremiales aglutinadas en la Sección XVIII y el Gobierno del Estado, a través del titular del Ejecutivo Estatal, del Secretario de Gobierno y del Secretario de Educación, en donde se realizó la exposición del marco referencial ideológico para la elaboración de sus consignas.

Por parte de los especialistas que estuvieron al pendiente de lo expuesto por la CNTE se manifestó cierta desazón por no haberse presentado el tan proclamado modelo pedagógico alternativo, del que solamente se exhibieron algunas pinceladas, pero que el alcance del evento realizado el pasado 26 de octubre no daba para tanto. Esperemos se den esos encuentros sucesivos con la participación abierta a la sociedad en general, ya que incluso se mencionó en la reunión la posibilidad de que se presente una propuesta alternativa a la Secretaría de Educación Pública y al Poder Legislativo Federal.

Sin embargo, se quedaron en el aire muchas incógnitas que deben ser respondidas a la brevedad posible para dotar de credibilidad a los propios dichos de la mencionada fracción sindical.La gran cantidad de dudas y suspicacias que generó este encuentro no deben echarse en saco roto y deben esclarecerse con efectividad gubernamental.

Es muy fuerte el clamor de todos aquellos que vieron en los recientes relevos institucionales en la SEE una posibilidad de que se haga justicia en el sistema educativo michoacano. Lograr poner orden en la educación estatal implica necesariamente cumplir el prerrequisito de atender las demandas legítimas de los actores de la misma. El abandono en que se ha sumido históricamente a la educación nacional es indignante e indefendible.Lograr efectividad gubernamental dotará de legitimidad a las autoridades de nuestro sistema educativo y permitirá construir una situación muy diferente a la que actualmente nos embarga.

Por ejemplo, es perentorio concluir con la precariedad en la infraestructura educativa estatal, así como lograr establecer un sistema de participación ciudadana para la rendición de cuentas en las comunidades escolares, así como hacer respetar sus derechos a los profesionistas idóneos que a la fecha padecen ingentes dificultades para ejercer su vocación docente a pesar de haber realizado todo lo estipulado en la Ley General del Servicio Profesional Docente.

También debe de solventarse el rezago en cuanto al pago de salarios, bonos y prestaciones atrasados, jubilaciones y toda clase de adeudos con los trabajadores de la educación, para poder iniciar una nueva etapa que tenga una relación duradera basada en el cumplimiento recíproco de las responsabilidades y compromisos previamente contraídos.  Por supuesto urge solucionar de fondo los problemas de cobertura y acceso a la educación superior en la entidad, para evitar ulteriores protestas estudiantiles que estén motivadas por tal situación.

Asimismo, lograr reincorporar a la normalidad a los subsistemas en los que se han dado irregularidades, treguas y triquiñuelas para evadir la ley, entre otras acciones perentorias a realizarse, muchas de las cuales están contenidas en los Diez Compromisos por la Educación Michoacana con Inclusión y Calidad, que requieren la instalación de una mesa de seguimiento a la brevedad. Lograr hilvanar estos pasos firmes en la política educativa abrirían una posibilidad auténtica de cambio en el statu quo imperante en el sistema educativo estatal, ya que los nubarrones  que amenazan el retorno a la movilización están muy vigentes. Por ejemplo, al interior de la CNTE michoacana, los más duros, los antisistémicos más radicales perciben intenciones desmovilizadoras en las acciones del actual Comité Ejecutivo Seccional, lo que les enardece y les infunde ánimos para continuar denostando su actuación.

En ese tenor, el diálogo sin efectividad gubernamental no servirá más que de escarnio para las propias bases y para la sociedad en general. Es momento de realizar las acciones de gobierno que sacien las auténticas necesidades educativas del pueblo michoacano. Para el gobierno del Estado no habrá otra oportunidad, o construye alianzas reales, sanas, legales y sinceras con todos los actores del sistema educativo estatal o debe resignarse al fracaso.

Lograr lo posible en el ámbito educativo servirá para instalar la confianza necesaria para que los planes y proyectos políticos que deseen cimentarse en el ejercicio de la función pública en la entidad federativa para catapultarse hacia otros escenarios, tengan fundamento real. En caso contrario, se pierde Michoacán y se evapora toda posibilidad ulterior. Es el momento de transitar a nuestro sistema educativo de ser víctima de la movilización constante a poseer un estadio superior de gobernanza.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en  @Erik_Aviles

Comparte la nota

Publica un comentario