IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 21 de julio de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

16.35

17.85

Juzgar por estirpe

14 de octubre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

México cuenta con un sistema jurídico que contempla leyes federales, estatales y municipales, y de igual manera tenemos tribunales para los distintos niveles. Prácticamente todas las materias se encuentran reguladas con una ley, código, tratado o reglamento. Los tribunales se encuentran al alcance de todos los ciudadanos y cada vez se presentan más especializados para atender por expertos las necesidades de justicia de la sociedad mexicana.

La maquinaria jurídica parece suficiente para atender las demandas de los mexicanos que buscan que los jueces decidan casos concretos. Los tribunales se han creado para eso, para decidir los casos controvertidos.

En el complejo camino de aplicar las leyes es difícil satisfacer a las partes, lo normal es que una de ellas resulte vencida, así es el derecho, asíestá diseñado nuestro sistema jurídico y tal pareciera que funciona sin mayores contratiempos.

Lo correcto y lo legal es que los tribunales decidan conforme a la ley los asuntos de su competencia. Sin injerencia de nadie y sin consigna. Que juzguen conforme a la ley, ese es el ideal.

Contamos con un sistema jurídico perfectible, para ello los diputados tienen la alta encomienda de adecuar las leyes a las necesidades sociales. Se supone que en eso trabajan y por dicho concepto reciben remuneraciones fabulosas.

Y si tenemos todo un engranaje de tribunales, leyes y operadores jurídicos, ¿Por qué la sociedad adelanta juicios y somete al escarnio público a muchos justiciables?

Debemos reflexionar profundamente sobre este fenómeno que en muchas ocasiones es impulsado desde instancias de gobierno que deberían de pugnar por el fiel cumplimiento del estado de derecho. Pero no solamente desde el gobierno sucede, sino que la sociedad misma con los recursos que tiene al alcance lo realiza, para ello se vale de medios de comunicación, redes sociales o cualquier otro aditamento tecnológico que permita la comunicación y la difusión de las ideas.

Ejemplos encontramos suficientes, pero únicamente me voy a referir a juzgar por estirpe o por familia.

En el año 2013 la hija del titular de una dependencia federal salto a la fama a través de redes sociales por ordenar supuestamente la clausura de un establecimiento mercantil en la ciudad de México. Los señalamientos no se hicieron esperar y el titular de dicha dependencia fue retirado del cargo.

En fechas recientes la esposa de un político fue inhabilitada para participar por un cargo público por el partido político de su militancia, debido a que su esposo estaba siendo procesado por delitos federales. Al acudir a los tribunales fue restituida en sus derechos.

Varios gobernantes de importantes niveles han sido retirados de sus cargos por la comisión de delitos de familiares cercanos.

Estos ejemplos no requieren de nombres, porque se ajustan a muchos casos que han sucedido en los últimos años; lo lamentable de todo este asunto, es que como sociedad estamos juzgando por los nexos familiares y no por las conductas individuales.

No podemos decir que existía un deber familiar para que las conductas reprochadas no ocurrieran, una teoría de esta naturaleza de antemano sería incorrecta.

Es lamentable para un país que busca consolidar su estado de derecho, que surjan tremendos rasgos autoritarios. No debemos permitirlo. Debemos dejar que los tribunales hagan su trabajo y que sancionen las conductas personales. Nunca por estirpe.

 

Posdata. Sobre el Ferrocarril de Kansas City.

En mí pasado artículo abordé el tema del pernicioso ferrocarril que corre sobre Michoacán. Hoy los hechos nos dan la razón.

Lamento el grave accidente de un niño sobre las vías del tren. El tren no solamente le ha cortado sus piernas, quizás también muchas ilusiones.

Es momento de que se tomen cartas en el asunto por los gobiernos en el nivel que corresponda. No se trata de que se atienda medicamente al menor o que se le pague una indemnización, eso es lo menos que debe ocurrir. Este niño debe ser el ícono para resolver el tema del tren a la brevedad posible.

También es muy lamentable que en este hecho se señale que los padres tenían el deber de cuidado porque sí, en efecto, hubo descuido, pero México es de los pocos países donde el tren no está debidamente delimitado de las casas, luego entonces, no podemos salir ahora con que debemos defender al tren cuando existe una clara negligencia de los propietarios.

No podemos permitir nuevos accidentes con resultados lamentables. Creo que el tren puede ser amigable y parte del entorno urbano, solo que en esas condiciones no es posible que se permita su operación.

Aylan, un niño sirio movió al mundo. Este niño  de Morelia  puede mover al gobierno y a la empresa para que se construya el equipamiento necesario para su paso sin contratiempos para los ciudadanos.

Por supuesto que se puede, hace aproximadamente dos meses una tormenta destruyó parte de la vía en el municipio de Gabriel Zamora, causando destrozos considerables a los habitantes; su reparación implicó muchos millones de pesos y fue inmediata pues no había forma de que pasara el tren, luego entonces deben hacer el equipamiento sobre la vía y de manera prioritaria y urgente en los centros de población. No hay de otra.

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario