IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 24 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

20.20

21.84

Repensar la paz

18 de noviembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

Son muy lamentables los actos de terrorismo en la ciudad de Paris, Francia, mismos que se han atribuido al Estado Islámico y, que además, dicho grupo se atribuye la autoría, mostrando en redes sociales su beneplácito por el resultado de los cobardes actos.

El terrorismo ha golpeado fuertemente a muchas naciones, sobre todo a las potencias bélicas que han participado en actos de guerra contra los países islámicos. Pero países que no tienen nada que ver en los conflictos también han sido afectados, como el caso del nuestro, donde ya han muerto una decena de connacionales víctimas directas del terrorismo o de sus efectos colaterales.

Los terroristas argumentan que atacan en la misma medida que ellos son atacados, que matan como mueren muchos ciudadanos en sus países donde injustamente los mata el imperialismo.

Las partes en conflicto argumentan  tener la razón y así buscan exponerlo al mundo.

Lo cierto es que ambos grupos biligerantes ponen en riesgo la paz. No solamente de sus naciones y sus regiones sino de todo el mundo, y los demás países reciben los efectos colaterales como directos de esta lucha injustificada.

Ahora los ciudadanos del mundo tienen que pasar múltiples revisiones en las aduanas y los aeropuertos, todo a consecuencia del denominado terrorismo; y eso sería lo de menos, el problema es cuando mueren connacionales como en el atentado de la semana pasada en Paris y la lamentable confusión en Egipto que costó la vida de 8 mexicanos.

Ahora que en el ámbito internacional parece diluirse la paz, porque después de los ataques, Francia ha decidido atacar con bombardeos el lugar donde se encuentran los terroristas; se hace muy necesario repensar la paz.

Y en verdad que la paz es tan natural en mucha naciones que solo cuando se pierde se valora. Era inimaginable que una nación como Siria tuviera los conflictos armados que ahora la destruyen diezmando su población y su riqueza cultural.

El belicismo aflora por muchas regiones y parece que los  países se alinean en bloque para defender sus intereses. Por un lado Rusia, China e Irán tocan los cañones de guerra para defender a la endeble Siria; y por otro lado, los países occidentales encabezados ahora por Estados Unidos de Norteamérica, Francia, Inglaterra  y otros, afinan sus armas para lo que podría ser una guerra de grandes dimensiones. Una guerra no mundial en el concepto que se conocieron las anteriores, sino un conflicto con consecuencias y secuelas de índole global, que afectará no solamente algunas regiones, si no que dañará el medio ambiente con todos sus recursos naturales, y diezmará la población en forma significativa.

No se trata de augurios catastróficos, sino de lo que sucede en el entorno mundial.

Por ello la importancia de recuperar la paz, de revisar lo que hemos hecho hasta ahora para abonar a este propósito.

Quizás muchos países puedan decir que hantenido una paz duradera, un equilibrio interno que los hace excepcionales. No es el caso de México. Por ello, el país debe retomar su tradición pacifista y contribuir en el entorno mundial a fortalecer los mecanismos que han creado entre las naciones para  este noble propósito.

Es hora de que se proponga finiquitar a la ONU, como principal organismo para promover la paz, dado los notorios fracasos y los pocos logros que se pueden atribuir en el ámbito internacional. Que surja un nuevo organismo mundial con gran credibilidad y con las herramientas necesarias para poner en orden a los rijosos.

Debemos proponer que el nuevo organismo cambie de sede, porque el solo hecho de encontrase en Estados Unidos de Norteamérica, lo hace poco autónomo e independiente.

No pueden las naciones esperar a que se desarrollen los grandes conflictos para luego alcanzar los convenios o tratados. Es necesario anticiparse a los problemas.

Pensar en encontrar un nuevo orden mundial con justicia para todas las naciones, donde se respete ideologías y creencias de la índole que sean. Donde los equilibrios impidan los abusos de los poderosos.

Debemos retomar las mejores ideas de los pacifistas en el mundo, quizás sintetizado en la frase del ilustre mexicano y liberal Don Benito JuárezGarcía: “entre los individuos como entre las naciones,el respeto al derecho ajeno es la paz”.

El mundo es nuestra casa, lo que suceda en él nos afecta, y debe preocuparnos de sobremanera. Repensar la paz es algo que nos atañe a todos, porque no es un concepto acabado ni tiene los mecanismos necesarios para mantenerse.

No solamente en el ámbito internacional debemos retomar los conceptos y mecanismos de pacificación, sino además en el régimen interior del país.

Gozar de la paz, no es siquiera parte de un sistema jurídico propiamente dicho, es parte del derecho natural, inherente al hombre, con el que nace y debe morir.

 

[email protected]

Comparte la nota

Publica un comentario