IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

El solitario del poder

1 de septiembre, 2015

admin/La Voz de Michoacán

“La historia rara vez, ¡jamás!, llega a conocer a los jerarcas en toda su dimensión humana… No hay nadie de quien se espera más y a quien se comprenda menos que a un gobernante… ni los que lo desdeñan ni los que lo ensalzan, comprenden al gobernante; que no es, no puede, no debe, no quiere ser todo lo malo que creen unos, ni todo lo bueno que desean otros… ¡Qué imbéciles son los que creen que la vida de un jefe de Estado es una sucesión ininterrumpida de placeres y bienestar… Alguna vez dije que los nuestros son pueblos de mala memoria y que los políticos, lo que es cierto, tipos de poca palabra”. César Darío, en El tiempo de la ira, de Luis Spota.

Hoy es primero de septiembre.

Hoy, el titular del poder Ejecutivo de la Federación, inicia la segunda mitad de su mandato sexenal, Está en la mitad política, aunque formalmente lo sea el primero de diciembre, inminente.

Llega, casi,  a la cúspide de su poder.

Y si he de hacer caso a los rituales de la “vieja política mexicana” – que es la misma, pero con otros personales -, estará en la cima de ese poder cuando elija al Hombre,  y pronuncie el nombre de su sucesor.

Será porque soy, y estoy, viejo – disculpa de Jorge Luis Borges –que veo las cosas de manera diferente y varios podrían considerar que defenderé a Enrique Peña Nieto, titular de nuestro poder Ejecutivo Federal, más no necesita que nadie lo defienda y menos yo…tiene todo el poder de la presidencia de la República y de sus instituciones y órganos de comunicación social y relaciones públicas, además del trabajo y resultados de sus secretarios de Estado.

De entrada, un servidor público y menos el primero de la República, tiene una varita mágica para resolver, de volada, inmediatamente, así como Mandrake o David Cooperfield, con un ¡zas! ¡Tris! todos los problemas de la sociedad nacional, sea él populista, neoliberal o Jacobino o Franciscano, de Derecha o de Izquierda. Es imposible, no hay en la realidad ni en el mercado.

Todos lo criticamos por todo, y de todo – como lo de las calcetas – y frente a esto, está sólo, y solo y es incomprendido.

En esta mitad política, los escenarios no son nada halagüeños, todo es complejo, gris: la economía desacelerándose, el dólar por las nubes, el petróleo por el piso, devaluación galopante, las principales Bolsas bailando,  mercado interno no débil,  muerto; ahorro nacional, en sus registros mínimos – primero comer que ser cristiano -, desempleo creciente, insuficientes plazas laborales, aumento del comercio informal, y de la piratería, crecimiento de la pobreza – pero sin hambre (¿¡!?)-reforma energética que no da luz, reforma educativa va, pero muy lentamente; aumento-concentración-distribución desigual de la riqueza, presupuesto federal a la baja, “base cero” – anuncian recortes, sobre todo en Educación, que es insensato, en contra de todo sentido común que así lo hagan -; creciente inseguridad, corrupción manifiestamente presente, de la mano con la impunidad, superlativos errores mayúsculos  en la administración: Tlatlaya, Tanhuato, Iguala= Ayotzinapa la fuga de Joaquín Loera, el Chapo, Guzmán e  inmovilidad  y no acción contra responsables, las exhibidas y balconeadas con los casos, explicados pero no creíbles, de las residencias de Higa, todo ha conducido a la administración Peña Nieto a un desplome de su aceptación social y a una incredulidad y desconfianza terribles, nunca antes vista, ni en los peores días posteriores al 68.

Sin embargo, el presidente de la República debe cumplir el mandato constitucional e informar al pueblo el estado que guarda la administración pública  a él encomendada por mandato popular.(Por otro lado, todo gobierno necesita la crítica. Algunos lo critican – bueno o malo  – en relación a los favores que reciben del gobierno o son rebeldes  de contrato o profesionales de la oposición. En los primeros momentos los efectos parecen terribles. Después… ¡Se acostumbra!).

Y al informar, debe ser autocrítico y esperar a la crítica y salir airoso, porque de esa manera estará trabajando para la recuperación de su personalidad y de la aceptación de su imagen, de su trabajo en la sociedad nacional para ir abatiendo, desvaneciendo la desconfianza y la incredulidad.

Pero, aparte de lo anterior o paralelamente, debe ofrecer resultados y en todos los órdenes, por mínimos que sean y, además, detallados, pormenorizados para que la sociedad sepa que se trabaja y se está al día de lo que sucede en el territorio nacional.

Sus palabras y los hechos deben generar, sembrar confianza, creciente seguridad, que se deduzca que la nación está en manos firmes, seguras y que saben en qué camino se está y hacia dónde se va; que en un mundo, en donde quiera y en cualquier momento hay dificultades, en el nuestro también las hay, pero se tiene firmeza y seguridad.

Y, además, así es: en Guatemala las anteriores autoridades nacionales están en la cárcel o por llegar,  por confabularse para extorsionar y delinquir; en Brasil, Dilma Rousseff está en crisis y su partido, el PT, igual; China, devaluando y jugando con su moneda,  en Chile, la presidenta Bachelet está seriamente cuestionada por la corrupción que involucra a su familia; en Argentina, igual; en Estados Unidos y Francia asesinatos masivos todos los días – xenofóbicos o no – ; en los países insignias de la eurozona – Alemania Francia, Italia, España, Hungría y Serbia, etc. –problemas de todo tipo por los emigrados-desempleados-desplazados  africanos y asiáticos que buscan ingresar al paraíso europeo para encontrar trabajo; Grecia en crisis total – política, financiera, laboral, administrativa – ; en España, corrupción en todas los niveles de la administración y son escandalosos los casos de corrupción, que auguran pocos días en el poder al partido popular; Oriente Medio, Tierra de Religiones, no se sabe qué hacer con él; Pakistán, Afganistán, en crisis constante y así por el estilo. No vivimos en el mejor de los mundos, pero sí en uno aun, verdaderamente, muy disfrutable.

Los cambios realizados en el gabinete presidencial anunciados este pasado jueves son muestra  de su estilo personal de gobernar: pragmático. Ha colocado las cartas abiertas, a la vista de todos, a los elegibles y “sus” presidenciables, engañando con la verdad y diciendo que tuvo la colaboración de sus amigos amigos para al inicio de la administración le hicieran el trabajo “sucio”: 1°.-Gobernar con minorías. 2°.-Construyó – con las minorías, – una mayoría ficticia y obtuvo las reformas “estructurales” que necesitaba: Energética y Educativa. Ahora con la mayoría natural, gobernará y aplicará su visión y percepción de país, de nación y de sociedad.

El presidente de la República está relanzando su administración  para la segunda parte de su mandato y en este juego va por todas las canicas y sólo habrá un único triunfador, por lo que sus palabras base en este informe deberán ser, y serán: esperanza, confianza, credibilidad y seguridad.

Comparte la nota

Publica un comentario