IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 25 de marzo de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

18.13

18.90

Reflexiones papales

23 de febrero, 2016

admin/La Voz de Michoacán

Después de la burbuja distractora de estos días papales, el miércoles 17, poco después de las 20 horas, regresamos a nuestra realidad. Parece ser que nada cambió, todo sigue igual como estaba el viernes 12: pobreza y miseria total, inseguridad, corrupción, impunidad, abaratamiento del peso, lento, pero persistente incremento del dólar, la rutina diaria, etc. No hay cambios. Y por esta histórica visita no cambiará nuestro mundo, ni el ajeno.

Trataré de ser lo menos subjetivo posible y escribiré sobre esos días, no sobre la Iglesia, ¡Dios me libre!!!

1°.- SS Francisco es un hombre – aguantó todo el trajín de estos 5 días, más los viajes intercontinentales -, no un Dios, aunque lo representa, pero no hace milagros y así, como por ensalmo, las cosas terrenales de nuestro México no cambiarán – ni los de ninguna parte -. No han cambiado los asuntos de El Banco para la Obras Pías – Banco del Vaticano -, ni los pederastas en la Iglesia, ni su protección, ni se darán más vocaciones, ni… – menos los de nuestro país, que está muy lejos de El Vaticano.

2°.- La visión política del gabinete de SS Francisco eligió muy bien las ciudades, regiones y lugares a visitar, así como los temas a presentar. Se ganaron un diez.

3°.-En sus discursos hablo de todo y de nada: muy general. Fue muy político. Está en un lugar y posición políticas, más que dogmática, canónica, de fe. Jamás le puso nombre a las deficiencias que indicó y que fueron motivo de sus palabras. ¡Y vaya que sí tienen nombres!

4°.-Nunca dijo nada que incomodara o molestara a los hombres de poder – presidente de la República y políticos y factores reales de poder -.

5°.-Se debería de imitar el cómo esquivar – batear – temas que parecían ineludibles, de cajón, vamos.

6°.- SS Francisco, de golpe y porrazo, revivió y reencarnó al Diablo como causante de TODOS nuestros males y abrió la herida, que aun no cicatriza, sobre la decisión de los triunfantes liberales del siglo XIX, encabezados por Don Benito Juárez, al aplicar las leyes de Reforma e incorporarlas a la Constitución de 1857, y quedar como herencia histórica – aunque a muchos no agrade – para los constituyentes de 1917: la división de Estados y la libertad de cultos. La Iglesia Católica no olvida.

7°.-Palabras como éstas:”Frenar los traficantes de la muerte, hacer de nuestra tierra, tierra de oportunidades donde no exista desesperación, ni pobreza y nadie termine destruido, ni haya necesidad de emigrar para soñar; necesidad de ser explotado para trabajar, de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos, oportunismo de pocos. Para que México sea una tierra que no tenga que llorar a hombres, mujeres, jóvenes y niños que terminan destruidos en manos de los traficantes de la muerte. Un cristiano no puede menos que mostrar su solidaridad para solucionar la situación de aquellos a los que aun no ha llegado el pan de la cultura o la oportunidad de un trabajo honorable; no puede quedar insensible mientras las nuevas generaciones no encuentran cauce para hacer realidad sus legítimas aspiraciones. La cuaresma es tiempo para desenmascarar esas tres grandes formas de tentaciones que rompen, dividen la imagen que Dios ha querido plasmar. Tres tentaciones que buscan degradar y degradarnos. La primera, la riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí y para los míos. Es tener el pan a base del sudor del otro hasta de su propia vida. Esa riqueza, que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia, en una sociedad corrupta, es el pan que se le da de comer a los propios hijos. La segunda tentación es la vanidad. Esa búsqueda de prestigio con base en la descalificación continua y constante de los que no son como uno. La búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la fama de los demás, haciendo leña del árbol caído, deja paso a la tercera tentación es la peor: el orgullo, o sea ponerse en un palo de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la común vida de los mortales y que reza todos los días: Gracias, Señor, porque me has hecho como ellos.Sabemos lo que significa ser seducidos por el dinero, por la fama y el poder, por eso   se ha optado por Jesús y no por el demonio, porque con el demonio, no se dialoga. O como estas otras: Si tienen algo qué decir, díganselo de frente, cara a cara. No se puede dejar solo y abandonado el presente y el futuro de México, en manos de la corrupción, del salvajismo y de la falta de equidad; Dios les pedirá cuentas a los esclavistas de nuestros días y nosotros hemos de hacer todo lo posible para que estas situaciones no se produzcan más, porque el flujo del capital no puede determinar la vida de las personas; se debe invertir en las personas y dar oportunidad de desarrollo a los jóvenes; la mejor inversión que se puede realizar es hacerlo en la gente, en las personas, en la familia. La mejor inversión es crear oportunidades. ¿Qué quiere dejar México a sus hijos? ¿Quiere dejarles una memoria de explotación, de salarios insuficientes, de acoso laboral, o quiere dejarles una cultura de la memoria de trabajo digno, de techo decoroso y de la tierra para trabajar? ¿Qué atmósfera van a respirar? ¿Un aire viciado por la corrupción, la inseguridad y desconfianza, o por el contrario, un aire capaz de generar alternativas, renovación y cambio? En México existen luces de esperanza y no se puede quedar a oscura…son palabras al viento, porque si tuvieran efecto, en todo el mundo cambiarían los equilibrios y correlación de fuerzas económico-sociales y nada sería igual. Desde hace milenios no se ha podido cambiar hacia el espíritu franciscano, evangélico, de amar al prójimo como a uno mismo, como lo dice el sermón de la montaña: Bienaventurado los pobres, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán la tierra. Bienaventurados los que lloran porque Dios los consolará. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia. Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados Hijos de Dios. Bienaventurados los que sufren persecuciones por causa de la justicia, pues de ellos es el Reino de los Cielos. En el fondo no hay diferencia.

8°.- Cuando afirmó: ¡Qué bien nos haría a todos un examen de conciencia y aprender a decir perdón a los pueblos indígenas, representantes indígenas de la Comisión Continental Abya Yala,   del Norte, Centro y Sudamérica ya se le habían adelantado y en misiva dirigida a SS Francisco como jefe del Vaticano, le pidieron que: “Con la intención de avanzar deliberadamente hacia el fin de la era del colonialismo, hacia la descolonización, con el mandato ancestral de superar el esquema de la dominación que ha sido normalizado y justificado por la Doctrina del Descubrimiento, hace más de 523 años en este continente Abya Yala, hiciera un pronunciamiento público en repudio de la Doctrina del Descubrimiento, una Bula del papa Alejandro – la llamada línea Alejandrina – que justificó la colonización y el despojo de tierras y que emita una nueva, “La del desagravio”. El perdón público que hizo en Santa Cruz, Bolivia, en julio de 20015, no es suficiente, si no hay justicia, reparación y garantías de reconocimiento internacional de nuestro derecho a la libre determinación como pueblos originarios”. No ha habido respuesta, juicio o cometario, con todo y lo que se dijo en San Cristóbal, Chis.

Dejó bastantes viejas ideas para pensarlas.

Comparte la nota

Publica un comentario