IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 17 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.73

21.85

Reforma educativa… ¿con qué se come? (1/3)

11 de agosto, 2015

admin/La Voz de Michoacán

“Si queremos éxito en el siglo XXI debemos cambiar lo que enseñamos, el modo de enseñar y lo que esperamos de los alumnos. Si declina el nivel educacional de nuestro pueblo, la democracia en sí será la primera víctima. Debemos reconocer que muy pocos de nuestros graduadis dominan siquiera los conocimientos mínimos necesarios en un mundo mucho más competitivo. La verdadera meta es el desempeño estudiantil. El valor agregado de la escuela es el conocimiento”. Reinventando la educación. Louis V. Gerstner, Jr. Editorial Paidós.

 

Como se nota por las imágenes, la llamada reforma educativa de la administración Peña Nieto, va y va, desde el punto de vista jurídico-legal, viento en popa, a toda vela. El laboratorio Oaxaca está mostrando que los actos de autoridad – anunciado por Emilio Chuayffet Chemor – dieron resultado, y aunque el asunto no está totalmente resuelto, desde el punto de vista legal ya lo está – pues la sección 22 ya es cadáver y tratan de espantar con el petate del muerto -, es un hecho: recuperar la rectoría del Estado de la función social y pública de la Educación y cumplir a cabalidad lo establecido en la Constitución. En Oaxaca ya se recuperó y como dicen los dichos y refranes: Si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar. Palo dado, ¡Ni Dios lo quita! Óyelo, tú mi hija, entiéndelo, tú mi nuera.

Por lo que se ha conocido, mostrado, y lo oculto, en Oaxaca se está viviendo un nuevo modelo administrativo de contratación de TODO el personal del IEEPO; por lo que se conoce, los alumnos egresados de Ayotzinapa, generación 2015, ya se presentaron ante las autoridades de la SEE de Guerrero, y en Acapulco se les aplicó el examen de selección para la asignación de una plaza e iniciar su empleo como servidores de los servicios educativos de ese estado.

Si bien es cierto, falta regularizar los estados de Chiapas, Michoacán y Guerrero, el camino ya se abrió con la experiencia y muestra de Oaxaca; ciertamente el camino no será fácil, pero en dos habrá cambio de gobernador – Guerrero, priísta y Michoacán, perredista–, por lo que los inicios de esas administraciones serán muy difíciles y mucho contarán dos hechos: la designación de los titulares de las secretarías del ramo y la disposición del titular del Ejecutivo.

Ahora bien, por partes: ¿Qué es esta reforma Educativa?

Si lo deseamos ver tal como se está haciendo en Oaxaca, habrá millones de pesos en programas federales para mejorar materialmente muchas escuelas; hasta policías estatales, municipales y Federales estarán pintando escuelas y mejorando su planta física, instalaciones sanitarias, anexos y servicios, y sus equipos. (En realidad existen en buena parte del país – el censo-inventario escolar levantado el año pasado registra que por lo menos el 50% – escuelas públicas carecen de agua potable y líneas de suministro de agua, así como sanitarios o letrinas; otro porcentaje parecido tiene computadoras, televisiones y antenas, pero ¡carece de energía eléctrica!)

Pero esto NO Es la reforma educativa…que recuerde, desde la administración López Mateos – 1958-1964 – se estableció el programa federal de “Ayuda a la Escuela Más Cercana a Tu Corazón” y quedó ahí, como un buen intento. Así que debe ser otra cosa.

En nuestro país vivimos una disputa triangular por dirigir la educación. La historia del artículo 3°.constitucional lo registra y la historia nacional lo guarda, así como los Medios de todo tipo y clase. Un inacabado periodo de tensiones y conflictos, así como de incertidumbres: No hay respuestas o no llegan las políticas públicas que impulsen el crecimiento económico, ofrezcan plazas laborales, y bien pagadas, y se terminen las desigualdades, entre ellas las educativas y la sociedad mexicana está exigiendo al Estado que proponga y aplique las políticas públicas que brinden seguridad, bienestar, certeza del rumbo y fortalezca – o reconstruya – el tejido social.

Todo parece indicar que será el Estado – no la disidencia, ni la oposición – quien se hará presente e impondrá su hegemonía. La fuerza con que salga el Estado de esta lucha en la esfera del poder será crucial, si en efecto se pretende crear una sociedad democrática, con derechos e inclusión de todos para reducir los niveles de desigualdad entre las personas y las regiones del país. La energía del Estado es vital para reducir el analfabetismo y el rezago educativo y para que los jóvenes de familias vulnerables puedan tener las mismas igualdades en oportunidades de estudio y trabajo en todos los niveles, no sólo en el superior.

El Estado mexicano tiene suficientes elementos informativos que le configuran un perfil tomográfico de la realidad de nuestro sistema educativo: planta física-material, cuantitativa y cualitativamente sus recursos humanos y su perfil profesiográfico, programas, gastos y presupuestos y planes y programas, así como los inventarios de sus anexos y servicios.

Tanto los exámenes del Servicio Profesional Docente, como las pruebas ENLACE-PISA muestran indicadores de dónde se es ineficiente, y dónde, y en qué,   se es incompetente y qué se debe cambiar, modificar, reformar, innovar y mejorar; se deduce que las áreas técnicas del Instituto Nacional de Evaluación para la Educación debe estar trabajando a marchas forzadas para usar esas líneas indicadoras del desplome de nuestros servicios educativos, ofrecer sus diagnóstico, pronóstico y propuestas de solución. Sería estéril inversión no sacarle provecho al universo de datos que arrojaron esos instrumentos informativos, de selección y evaluación.

¿Por qué es prioritariamente urgente cambiar, avanzar en el proceso de reforma educativa? (TODOS) Nuestros maestros-alumnos=escuelas, se han rezagado y no hay fuerza que los motive: De hecho no existe diferencia entre la escuela de nuestros hijos y nuestra escuela: un maestro está de pie frente al grupo repitiendo una versión del conocimiento que está en el libro de texto y los recursos innovadores de la tecnología ahí están, pero atemorizan. Los maestros saben que esas habilidades=competencias=aptitudes utilizadas ya no son ni adecuadas ni recomendadas ni eficientes para las exigencias actuales de la sociedad y de la nación. Los niños, los adolescentes y los jóvenes hacen menos con más, se están quedando atrás. Tienen resultados, en términos de aprendizajes-conocimientos-competencias, mucho menores que los niños- adolescentes y jóvenes del siglo XX. Ahí están los comparativos: mal en los instrumentos competitivos: lenguaje y matemáticas, además de marcadas deficiencias en ciencias. En las instituciones de educación media Superior y Superior está corriendo un temor: Sus estudiantes no saben leer, ni escribir legible y ortográficamente, ni redactar: sólo el 1% de sus estudiantes puede–sabe redactar una nota deportiva; ¿nota científica? ¡Mucho menos de ese porcentaje! Pareciera que únicamente las tecnologías más primitivas sobreviven.

A todos – Estado, gobierno, autoridades políticas, funcionarios y autoridades del sector, maestros, áreas normativas y de supervisión, padres de familia, alumnos, sectores sociales, etc. – nos ha faltado el mecanismo, el espíritu de la renovación.

Si queremos éxito en nuestros servicios educativos, en la educación mexicana, el remedio es directo: 1°.-Debemos cambiar lo que enseñamos, el modo cómo, y con qué, lo enseñamos y lo que esperamos de nuestros alumnos=Más y mejor educación. (Continuará)

Comparte la nota

Publica un comentario