IMPRESO | RADIO | TELEVISIÓN

Morelia, Michoacán a 20 de enero de 2017
Morelia
Compra
Venta
USD

21.00

21.80

Ser o no ser, ésa es la cuestión

5 de abril, 2016

admin/La Voz de Michoacán

México tiene perspectivas prometedoras de bienestar, pero no podrá ir más allá de donde vaya la educación. Fernando Solana Morales (+).

La  Reforma Educativa, por lo que resta de este sexenio, es irreversible. Lo único que la puede torpedear es el resultado de la elección federal del 2018 y se dé la alternancia en la titularidad del poder Ejecutivo Federal,  se haga una rectificación, lo que sería un atentado contra la sociedad nacional, una detención del país en su desarrollo, que, dado el ritmo de desarrollo de los demás países, sería un atraso nacional, además de pérdida e inversión  improductiva, porque lo canalizado a su aplicación, no logró los objetivos  establecidos como política pública.

Es lógico entender los obstáculos que viene venciendo la Reforma Educativa: Por el lado de las cuestiones jurídico-laborales tiene el respaldo de la ley; la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación establece que sobre los derechos laborales de los trabajadores, está el derecho de los niños mexicanos a recibir una educación de calidad; así que entendiendo: ¡No hay vuelta de hoja! Hubo en amplio debate nacional y la reforma educativa fue aprobada por el Constituyente y, junto con las leyes secundarias,  fue a votada por las 2 terceras partes y pasó por la aprobación mayoritaria de los congresos locales. Así que ¡No hay de otra!

Lo que se manifiesta en cuatro estados – Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán -,  son las respuestas naturales de un moribundo, algo semejante a lo que sucedió, a partir de 1980,  con la descentralización del SEP y establecimiento de sus delegaciones, ahora secretarías de educación o entes estatales responsables de los servicios educativos en cada estado de la Federación. Ahora, a más de una generación, 36 años, todas las  angustiosasdificultades que se pasaron en cada estado ya son pura referencia anecdótica y pasó a ser parte de la historia de la SEP, y de cada estado. Las antiguas delegaciones de la SEP están fuertes y vigorosas: ya es posible  continuar con su actualización y modernización: la municipalización de los servicios educativos. Lo de hoy, a 30 años de distancia, será historia.

Sobre los sucesos de 1980, Gilberto Guevara Niebla, en el suplemento CAMPUS, del diario MILENIO, edición del 17 de marzo, escribió  LA COLONIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN, del que extraigo las siguientes líneas:  Con el pretexto del Plan de Once años – 1959-1970 –  que se propuso expandir la oferta escolar para que ningún niño se quedara sin escuela primaria, con el acuerdo de los líderes sindicales se propuso se adoptara la regla de que la escuela…multiplicara sus servicios ofreciendo no uno, sino dos, y hasta  tres turnos con horarios reducidos, aproximadamente a la mitad (Turno Matutino, de 8 a 12.30; Turno Vespertino, de 14 a 18.30 y Turno Nocturno de 19 a 21 horas. Rápidamente el Sindicato aprovechó la coyuntura para demandar que, junto con los turnos se multiplicara el número de plazas docentes, y de esa manera el gremio creció aceleradamente. La jornada de trabajo del profesor se redujo a  22.5 horas a la semana, horario que hoy todo el mundo acepta es insuficiente.

La intervención del SNTE en la gestión de la educación produjo una relajación de las reglas del trabajo (que a la postre quedaron en manos del propio sindicato) y un creciente descuido del desarrollo intelectual y técnico de los docentes. El SNTE se apropió muyrápidamente del control de las plazas, de la facultad de designar directores de escuela, supervisores y jefes de sector. También se hizo casi una regla que el sindicato designara, con la anuencia de las autoridades federales y estatales, directores de las escuelas normales públicas.

Cuando se crearon los servicios coordinados en los estados, el SNTE se apoderó de la mayoría de las direcciones de estos órganos. Desde los años cincuenta su poder se había instalado con firmeza en la SEP. Pero en los sexenios 2000-2006 y 20006-2012, al ascenso del poder del SNTE (concentrado en la figura de su lideresa, Elba Esther Gordillo) llegó a alturas jamás imaginadas, junto con la expansión de la matrícula escolar. El sindicato creció hasta rebasar la cifra de 1 millón de  miembros, lo cual incrementó su poder de intervención. Por añadidura, desde el año 2000 comenzaron a fluir enormes cantidades de dinero del Estado hacia los dirigentes sindicales (se ha documentado que alrededor de 2005, el gobierno federal transfirió al SNTE ilegalmente – sin documento de por medio – millares de millones de pesos). Ensoberbecida la lideresa sindical decidió ampliar su poder hacia la arena política y fundó el Partido Nueva Alianza (PANAL), que se presentó al público como el partido de los maestros”.

Su apogeo llegó en el sexenio 2006-2012 cuando, con cobijo gubernamental, el SNTE se apoderó de la Subsecretaría de Educación Básica y, en 2013, se estimaba, que 17 de las  32  secretarías de educación de los estados, estaban en manos de incondicionales del SNTE. Por añadidura, en ese mismo sexenio, el sindicato impuso a la SEP un programa sectorial de educación, la llamada Alianza por la Calidad de la Educación (2008), que puso en manos de comisiones mixtas integradas con la mitad de líderes sindicales y mitad de funcionarios de la EEP la dirección nacional de la educación pública. Por primera vez en la historia, una entidad privada (el SNTE) asumía la dirección de la educación pública.

El gobierno descubrió que bajo su  amparo, el SNTE se había convertido en un monstruo antediluviano, una estructura poderosa que había desborrado con mucho sus facultades y había generado en el gremio magisterial una cultura de corrupción y atavismo que impedían introducir en el sistema educativo nacional cualquier cambio que afectara sus poderosos intereses. Lo que las autoridades buscaban, desesperadamente, era corregir y limitar las facultades del sindicato con el fin de recuperar el poder rector del Estado sobre la educación pública nacional”.

En estas líneas hago reconocimiento al Lic. Fernando Solana Morales, fallecido el 23 de marzo pasado. Para mí, uno de los mejores secretarios de educación pública.

Transcribo de Jorge Medina Viedas – CAMPUS 650. 31 de marzo-abril 6.2016: Polivalente, estudió ingeniería, filosofía, ciencias políticas y administración pública. Se desempeñó como Secretario General de la UNAM, Secretario de Educación Pública en 2 ocasiones, Secretario de Relaciones Exteriores, Secretario de Economía.  Llegó a la calle de Argentina en su momento de madurez, cuando se ha reunido experiencia y se puede apostar a la trascendencia. Estaba formado en la ética que obliga al ser humano a buscar siempre algo superior o mejor a lo que existe…importa mucho lo que hizo en la SEP: El Programa de Educación para Todos -proponía que todos los niños educación básica tuvieran un espacio asegurado -; creó el INEA, Instituyó la Universidad Pedagógica Nacional, el CONAFE, el CONALEP, las delegaciones federales, se involucró en la reforma de la autonomía y del 123 que puso en sosiego a los sindicatos universitarios. Uno de sus logros más notables fue el aumento de las aulas y alumnado de educación básica, lo que permitió que para 1982, la enseñanza primaria  hubiera logrado el 86% de cobertura con una eficiencia terminal de 50.4%; la matrícula de enseñanza secundaria creció 1, 500,000 alumnos con una eficiencia terminal de 70%. Hizo posible que las bibliotecas públicas se multiplicaran y creciera la edición popular de historietas y fotonovelas con fines didácticos; además,  le dio fuerte impulso a Radio Educación, al teatro, a  la danza y a la música sinfónica. El gasto educativo se incrementó de 2.9% al 5.2%, aprovechando el boom petrolero. Solana lo hizo en sólo 4 años”.

Comparte la nota

Publica un comentario